Aprender a Pensar

Repensar la Educación

CineHistoria

Tomás Valero Martínez

Centre d'Investigacions Film-Història

Sobre cinehistoria

Centre d'Investigacions Film-Història

 
Entradas de cinehistoria

Cine e Historia en las aulas de Aularia

escrito el 9 de Marzo de 2012 por en General

seguir leyendo...

Polanski, un cineasta que hace historia

escrito el 2 de Marzo de 2012 por en General

Roman Polanski

En el nuevo artículo de nuestro colaborador Josep Alemany se subraya la vocación historicista de la filmografía de Roman Polanski. Así, la presente retrospectiva del director polaco-francés nos sumerge en intrincados episodios intrahistóricos que destacan la capacidad de transformación que han adquirido las vetustas superestructuras de la sociedad. Ejemplos cercanos los tenemos en la alternancia de los sucesivos partidos en el Gobierno y en los atropellos que éstos cometen en nombre un ideal, como si éste último simbolizara un cambio de era. Asómese el lector a este sucinto pero interesante artículo sobre Roman Polanski (también, en catalán).


seguir leyendo...

CineHistoria “viu la vida” en Mataró Ràdio (ex novo)

escrito el 25 de Febrero de 2012 por en General

radio_antigua

Ya son varias las veces que he sido entrevistado en Mataró Ràdio como creador de CineHistoria, pero, esta vez, lo he sido como autor de dos libros, a los que ya he hecho referencia en ocasiones anteriores:  Historia de España Contemporánea vista por el Cine y Nos vamos al cine. La película como medio educativo, ambos, publicados por Publicacions i Edicions de la Universitat de Barcelona, en los años 2010 y 2011, respectivamente. La entrevista se ha grabado en catalán, pero, a fe que se hace sumamente llevadera.


seguir leyendo...

Cuando Hollywood cambia la historia

escrito el 18 de Febrero de 2012 por en General
Cuando Hollywood cambia la Historia

Fotograma de La lista de Schindler (Steven Spielberg, 1993).

Jorge Moreno Matos ha realizado estudios de periodismo, tanto en España como en Chile. Es docente en la Escuela de Periodismo de la Universidad Particular San Martín de Porres (Perú), donde imparte el curso de Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación. Actualmente es Coordinador del Archivo Periodístico del diario El Comercio de Lima, Perú. El Dr. Matos ha tenido la gentileza de enviarnos un interesante artículo acerca del poder de abstracción que el cine ejerce sobre el imaginario colectivo, cuya facultad de reinvención está fuera de toda duda, lo que no obsta para que todo historiador que se precie confíe en su intrínseco valor documental. No dude el lector en echarle un vistazo. + info…


seguir leyendo...

Edmon Roch, arquitecto del cine histórico

escrito el 10 de Febrero de 2012 por en General
Edmon Roch

Edmon Roch

PelículaEdmon Roch es periodista y licenciado en Historia del Arte, además de antiguo miembro del Centre d’Investigacions Film-Història. Ha escrito, dirigido y producido cinco cortometrajes. En 2008 publicó Películas clave del cine bélico. Garbo. El espía es su primer largometraje como director. Su juiciosa contribución a la divulgación histórico-cinematográfica acreditan una prometedora carrera como realizador. CineHistoria se precia de publicar una breve entrevista con don Edmon que, a buen seguro, será del agrado del lector.

CineHistoria: Es un placer contar con usted, don Edmon. ¿Podría decirnos cómo fue su bautismo cinematográfico?.

Edmon Roch: Mi primer bautismo fue en manos de mis padres, como debe ser, yendo al cine a ver películas en Girona, y en la escuela de La Salle, donde también había una sala en la que hacíamos sesiones. Allí vi no solo “El Señor de la Salle” y algunas de Disney, sino cine de animación checo y hasta algún clásico japonés. El cine era una fiesta. Luego, el segundo bautismo fue estudiar en la Universidad de Barcelona donde tuve el lujo de conocer a don José María Caparrós y Lera, y profundizar en el valor del cine dentro de nuestro entorno, y el tercero fue ya en el mundo de la producción de cine, con la película de Whit Stillman Barcelona (1994).

CineHistoria: Usted fue miembro de Film-Història. ¿Qué supuso para usted formar parte de un centro universitario de investigaciones?.

Edmon Roch: Me permitió indagar mejor en el cine como herramienta para conocer la historia y la sociedad, más allá del simple argumento de las películas y de los elementos artísticos. Cada película tiene su razón en un momento concreto, y de la misma forma que una vasija nos puede dar información de una civilización remota, una película es una de las mejores fuentes de información del momento en que se ha realizado.

CineHistoria: Film-Història –como CineHistoria– analiza las relaciones entre el Cine y la Historia. ¿Qué valor documental reviste, en su opinión, el cine de ficción?

Edmon Roch: Todo cine es documento, y como tal, tiene valor documental. Es innegable. Ya sea una película histórica o una comedia adolescente, todo es un documento que aporta muchísima información sobre el momento en que se ha hecho.

CineHistoria: Usted ha producido y dirigido películas de ficción y de no-ficción. ¿Considera, usted, que las diferencias estético-formales entre ambos géneros son, cada vez, más tenues?

Edmon Roch: Depende de cada proyecto. Sí que existe una trasvase de géneros cada día más pronunciado, pero siguen existiendo líneas claras también para separar los distintos géneros.

CineHistoria: Antes de acabar, unas consideraciones finales. ¿Piensa usted hacer nuevas aportaciones cinematográficas al cine con vocación histórica?.

Edmon Roch: Espero que sí. Ahora mismo estoy produciendo la próxima película de Daniel Monzón, El Niño, una película de acción llena de referencias concretas. Como a mí me gusta: una ficción absoluta según una realidad muy concreta.


seguir leyendo...

Asignatura pendiente

escrito el 3 de Febrero de 2012 por en General

Colegio José María Caparrós

No me estoy refiriendo a aquella célebre película de José Luis Garci realizada en la Transición (1976), sino a una realidad que desde hace muchos años reclamamos los profesionales del cine y muchos pedagogos: el estudio de los medios audiovisuales en la escuela.

Esa necesidad educativa ya estaba solicitada en sendos puntos que comentamos en el artículo anterior: vincular el cine a la educación, e impulsar el estudio y la reflexión sobre cine; reclamados por los expertos y los mismos partidos políticos para esta nueva legislatura.

Hace pocos días, en el aula magna de la Universidad de Barcelona se presentó un libro que está encaminado a cubrir esa asignatura pendiente: “NOS VAMOS AL CINE. La película como medio educativo”, libro original de Juan Vaccaro y Tomás Valero, que introduce a los alumnos en el Séptimo Arte; pues ambos autores explican cómo se hace una película, incluyen un glosario básico y ofrecen una síntesis histórica del medio. Asimismo, acometen una práctica educativa -cómo ver y analizar un filme-, concretada en cuatro ejemplos de películas famosas -El gran dictador, Los hermanos Marx en el Oeste, Shrek y Harry Potter, con claves de trabajo para el profesorado y ejercicios prácticos para los alumnos, y añaden también una relación por materias de otros títulos recomendables. Al final se ofrece una amplia bibliografía especializada.

Estamos, por tanto, ante una obra útil y sencilla (92 páginas), que ayudará a cubrir una asignatura pendiente en nuestro país, y evitará la fácil manipulación de los jóvenes espectadores por los mass-media.

Fuente: CAPARRÓS, José Mª. “Asignatura pendiente”. Diario Ya.es, 3 de marzo de 2012.


seguir leyendo...

Mystic River, ¿reflejo de la era Bush?

escrito el 27 de Enero de 2012 por en General

Mystic RiverJosep Alemany, colaborador de CineHistoria, concibe Mystic River (Clint Eastwood, 2003) como un alegato a favor de la venganza, como la que desplegaría G. W. Bush tras los atentados de Nueva York perpetrados el 11 de septiembre de 2001. Los asesinatos que comete uno de los personajes principales de esta intrincada trama, liberan el odio de todo el elenco, como si se tratara de un acto de purificación espiritual teñido de sangre, comparable a una guerra que se libra con el único objeto de calmar las ansias de venganza de un mandatario zaherido. El comentario crítico de Alemany no hace honor a Eastwood, pero destripa con acierto el contenido aparente, así como el contenido latente que encierra el filme. La crítica a la película está disponible tanto en castellano como en catalán.


seguir leyendo...

20 películas históricas nos contemplan

escrito el 20 de Enero de 2012 por en General

20 películas históricas nos contemplan20 películas nos contemplan es el postrer libro electrónico publicado por mi colega Francesc Marí, con la inestimable colaboración de su equipo, formado por Gemma Serra y Xavi Serrano. La obra ha sido prologada por don José Mª Caparrós, catedrático en Historia Contemporánea y Cine de la Universidad de Barcelona, bajo el epígrafe: “La ficción histórica”. Las películas que aquí se someten a análisis son las que siguen: Los diez mandamientos (Cecil B. DeMille, 1956), Troya (Wolfgang Petersen, 2004), 300 (Zack Snyder, 2007), Spartacus (Stanley Kubrick, 1960), Gladiator (Ridley Scott, 2000), El Reino de los cielos (Ridley Scott, 2005), Becket (Peter Glenville, 1964), Braveheart (Mel Gibson, 1995), 1492 (Ridley Scott, 1992), Cromwell (Ken Hughes, 1960), La Misión (Roland Joffé, 1986), María Antonieta (Sofia Coppola, 2006), Austerlitz (Abel Gance, 1960), Las cuatro plumas (Shekhar Kapur, 2002), El último samurái (Edward Zyick, 2003), Largo domingo de noviazgo (Jean-Pierre Jeunet, 2004), La lista del Schindler (Steven Spielberg, 1993), Salvar al soldado Ryan (Steven Spielberg, 1998), El tercer hombre (Carol Reed, 1949) y Apocalypse Now (Francis Ford Coppola, 1979). ¿Quién dice que el Cine no hace Historia?.


seguir leyendo...

El siglo XX a través del cine

escrito el 13 de Enero de 2012 por en General

El siglo XX a través del cineCinemanet.info es un sitio web que promueve los valores humanos, cívicos y educativos a través del cine. No obstante ser éste su principal lema, Cinemanet.info también aborda temas de interés histórico como el que hoy presenta CineHistoria: El siglo XX a través del cine, “…un repaso a la historia del siglo XX a través de la mirada de un cineasta de prestigio”. En adelante, el lector desentrañará, capítulo por capítulo, los principales acontecimientos que jalonaron la pasada centuria, tomándose como ejemplo un director de prestigio. Agradecemos a Cinemanet.info haya tenido la deferencia de brindarnos la oportunidad de acceder libremente a sus contenidos. Gracias.


seguir leyendo...

Read me! ¡Léeme!

escrito el 6 de Enero de 2012 por en General

Read Me

Interesante recurso educativo, centrado en estimular la capacidad de anticipación en el alumno. En este caso, se propone adivinar las sucesivas secuencias de una película o del tráiler que la anuncia. Está dirigido, fundamentalmente, a alumnos de Primaria, aunque la franja de edad linda con Secundaria, pues es susceptible de complementar otras actividades lectivas. Para más información, haz ‘clic’ en la imagen superior. NOTA: la propuesta está en inglés.


seguir leyendo...

Hoy va de juegos… ¡Adivina la película!

escrito el 30 de Diciembre de 2011 por en General

El ahorcado¿Os acordáis del juego del ahorcado? Pues bien, CineHistoria presenta hoy una versión interactiva del famoso pasatiempo. Como no podía ser de otro modo, se trata de adivinar películas. En este caso, un número máximo de cinco títulos, que se han elegido a modo de ejemplo. Cualquiera que posea nociones de informática, puede crearse el suyo propio para divertimento de sus allegados. Éste es el enlace al juego: Juego del ahorcado.


seguir leyendo...

Una sociedad construye sus relatos sobre aquello que le intriga y le fascina

escrito el 22 de Diciembre de 2011 por en General

Corresponsales de la Guerra Civil

Por cortesía de InCinema, remitimos al internauta a una entrevista cuyo principal interlocutor, Vicente Sánchez-Biosca, describe con prestancia las connotaciones que la Guerra Civil española ha adoptado en el cine a lo largo de la Historia. Durante ese periplo, el conflicto fratricida -que, como él mismo apunta, en Francia se denomina “Guerra de España”, como consecuencia de la trascendencia internacional que alcanzó-, ha pasado de la cruzada a la reconciliación, aunque, en estos últimos tiempos, haya tomado visos de reivindicación socio-histórica. + info.


seguir leyendo...

George Méliès a 150 años de distancia

escrito el 16 de Diciembre de 2011 por en General

Homenaje a Georges Méliès

Aunque la ficción cinematográfica se origina en las entrañas mismas del séptimo arte, pues, no en vano, El regador regado (Louis Lumière, 1895), tiene el honor de ser el primer filme de ficción de su historia, fue George Méliès quien se convirtió, involuntariamente, en el primer ilusionista y prestidigitador del cine. De sus truculentas películas derivan otros géneros sin los que, difícilmente, se concebiría el cine tal y como hoy lo conocemos. Una de sus obras más populares es Viaje a la luna, datada en 1902. Invitamos al lector a ver el significativo homenaje que Televisión Española le rinde en el vídeo al que puede acceder haciendo ‘clic’ sobre la imagen superior.


seguir leyendo...

Un buscador de película

escrito el 9 de Diciembre de 2011 por en General

Wolfram AlphaTan acostumbrados como estamos a las genialidades del titán Google, olvidamos a menudo la existencia de otros buscadores computacionales que permanecen en la cuneta de las autopistas de la información. Hoy presentamos uno de ellos. Se trata de Wolfram Alpha, cuyo funcionamiento, que se rige por el cálculo matemático, también responde a las expectativas de un investigador. Como prueba, un botón: http://www.wolframalpha.com/input/?i=cinema.


seguir leyendo...

Cine histórico: una selección de película

escrito el 3 de Diciembre de 2011 por en General

CámaraHoy presentamos una selección de películas de Historia Contemporánea que, a juicio de los críticos, retratan con acierto los episodios históricos a los que se remontan, al tiempo que dejan entrever las pulsiones del momento en el que se rodaron. A saber:

  • Revolución Industrial: .Revolución Industrial: GERMINAL (1993), de Claude Berri.
  • Independencia de los Estados Unidos de América: PATRIOTA, EL (2000), de Roland Emmerich.
  • Revolución Francesa: MARSELLESA, LA (1937), de Jean Renoir.
  • Restauración y revoluciones burguesas: VIVA ITALIA (1960), de Roberto Rossellini.
  • Nacionalismos. Unificaciones de Italia y de Alemania: GATOPARDO, EL (1963), de Luchino Visconti. 
  • Movimiento obrero hasta la I Guerra Mundial: JOE HILL (1971), de Bo Widerberg. 
  • Segunda Revolución Industrial: TIEMPOS MODERNOS (1935), Charles Chaplin. 
  • Imperialismo y colonialismo: 55 DÍAS EN PEKÍN (1962), de Nicholas Ray.
  • I Guerra Mundial: SENDEROS DE GLORIA (1957), de Stanley Kubrick.
  • Revolución rusa: OCTUBRE (1927), de S. M. Eisenstein.
  • Crack de 1929: LAS UVAS DE LA IRA (1940), de John Ford.
  • Fascismo y Nazismo: EL GRAN DICTADOR (1940), de Charles Chaplin.
  • II Guerra Mundial: PATTON (1970), de Flankin J. Schaffner.
  • Guerra Fría y política de bloques: EL TERCER HOMBRE (1949), de Carol Reed.
  • Descolonización y Tercer Mundo: LA BATALLA DE ARGEL (1966), de Gillo Pontecorvo.
  • Problemas de hoy: SYRIANA (2005), de Stephen Gaghan.
Invitamos al lector a sugerir títulos alternativos a los que aquí se enumeran, para lo que le emplazamos a escribirnos a: cinehistoria@gmail.com o bien, a participar en la red de Facebook de CineHistoria: http://www.facebook.com/pages/CineHistoria/192184198207.

seguir leyendo...

Una UB de cine: presentación de "Nos vamos al cine"

escrito el 26 de Noviembre de 2011 por en General

Invitación de cine

Me complace anunciar la presentación de mi segunda obra (la primera como coautor) que tendrá lugar el lunes 28 de noviembre a las 19.30 h. en el Aula Magna del edificio histórico de la Universidad de Barcelona (UB), sita en Gran Via de les Corts Catalanes, nº 585, Barcelona. Al acto asistirán el doctor Pere Quetglas, vicerrector de Información y Comunicación de la UB y el catedrático de Historia del Cine José Mª Caparrós, director del Centre d’Investigacions Film-Història. Conducirá el acto don Lluís Bonet, crítico de cine del diario La Vanguardia. Durante el transcurso de la sesión se presentará Nos vamos al cine. La película como medio educativo, de la colección Film-Història, coeditada por Publicacions i Edicions de la UB y por el Centre d’Investigacions Film-Història. Acto seguido, se proyectará la película Puzzled Love, del ESCAC. Se ruega confirmación y asistencia a: premsa@ub.edu.


seguir leyendo...

¡Nos vamos al cine! Mi segunda obra (y la primera como coautor)

escrito el 19 de Noviembre de 2011 por en General

Nos vamos al cine. La película como medio educativo

NOS VAMOS AL CINE. La película como medio educativo

Juan Vaccaro y Tomás Valero.
Colección: Film-Historia, 15
ISBN: 978-84-475-3547-7
Formato: 17 x 24. 94 pág. PVP 18,00 €
Materia: Cine. Material didáctico. Crítica cinematográfica.
Barcelona, noviembre de 2011

Desde que en 1895 se proyectó la primera filmación en un café de París, el cine forma parte de la cotidianeidad de nuestras vidas. En la actualidad, y gracias a la tecnología, el arte cinematográfico está más cerca que nunca de nosotros, hasta el punto de haberse convertido en una importante herramienta educativa, presente en las aulas de todo el mundo.

Nos vamos al cine. La película como medio educativo nace con la intención de aproximar el cine al alumnado y de ofrecer a los profesores un recurso didáctico útil y enriquecedor, e incluso como incentivo para disfrutar en familia del séptimo arte. El libro contiene las claves básicas para entender el cine, su lenguaje, técnica e historia, así como una serie de fichas sobre películas de diversos ámbitos y una amplia bibliografía. Más allá de las aulas, el lector aficionado al cine también encontrará en estas páginas una fuente de información, de diversión y, por qué no, de inspiración.

Prólogo

QUÉ ES EL CINE. Cómo se hace una película. Palabra de cine. Glosario. Breve historia del séptimo arte

UN DÍA DE ESTRENO. Cómo ver una película. Una práctica educativa. Películas para divertirse y aprender

El gran dictador (Charles Chaplin, 1940)
Un clásico imperecedero
Los hermanos Marx en el Oeste (Edward Buzzell, 1940)
Gran filme cómico
Shrek (Andrew Adamson y Vicky Jenson, 2001)
Genial cine de animación
Harry Potter y la piedra filosofal (Chris Columbus, 2001)
Obra maestra de acción y fantasía

Otras películas

Bibliografía

Juan Vaccaro (Barcelona, 1973) es licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Barcelona y miembro del Centre d’Investigacions Film-Història. Es autor del volumen 100 Natural Disasters (2006), editado en Holanda, y coautor de los libros especializados La historia desde el cine: ciudad, guerra, mujer (2006) y La historia a través del cine: China y Japón en el siglo xx (2008).

Tomás Valero (Barcelona, 1974) es licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Barcelona y miembro del Centre d’Investigacions Film-Història. Director de la web CineHistoria.com, está especializado en la aplicación didáctica del cine para la enseñanza de la Historia. En esta misma colección ha publicado Historia de España contemporánea vista por el cine (2010).


seguir leyendo...

Para todos La 2 – 'Raza', el espíritu del franquismo

escrito el 12 de Noviembre de 2011 por en General

Para todos La 2

La investigación archivística ha dado lugar a grandes logros, muchos de los cuales han caído en el olvido porque no han obtenido la difusión necesaria. Afortunadamente para el catedrático José Mª Caparrós y el doctor Magí Crusells, su último hallazgo ha obtenido suficiente resonancia en los medios de comunicación, y en especial, en Televisión, concretamente, en el programa “Para todos La 2”, de Televisión Española, en cuyo plató debatieron ambos estudiosos con su presentador sobre el abundante número de películas que el dictador Francisco Franco visionó en el Palacio de El Pardo. Invitamos al lector a ver el extracto de la entrevista haciendo ‘clic’ en la imagen superior. Asimismo, sugerimos la consulta del siguiente vídeo en el que el Prof. Caparrós hace mención al cine catalán contemporáneo: “Catalan cinema is on the path to international recognition” (en catalán subtitulado en inglés).


seguir leyendo...

Spain is Culture

escrito el 5 de Noviembre de 2011 por en General

Spain Is Culture

El Ministerio español de Cultura ha creado una página web de cine y fotografía dentro del tejido de páginas web pertenecientes a un nuevo sitio llamado “Spain is Culture“, cuya finalidad es promocionar la cultura española allende sus fronteras para demostrar, de paso, que en España no todo es sol y playa, aunque el ocio y la cultura no hayan sido siempre los mejores socios.


seguir leyendo...

Día mundial del patrimonio audiovisual

escrito el 2 de Noviembre de 2011 por en General

UNESCO

Recientemente, la Conferencia General de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) declaraba el 27 de octubre como Día Mundial del Patrimonio Audiovisual. La noticia se difundió rápidamente por todos los medios de comunicación, y la impronta que tal efemérides ha dejado, ha alcanzado una enorme relevancia archivística. Como muestra de ello, recomendamos la consulta de una web que El Museu de Cinema Tomàs Mallol de Gerona creó a tal efecto con el título de “Patrimonio Audiovisual“.


seguir leyendo...

CineHistoria en Biblioteca Digital de Cinema

escrito el 23 de Octubre de 2011 por en General

Biblioteca Digital de Cinema

El fruto de nuestra perseverancia brota con éxito si ésta no decae. Prueba de ello, es la presencia que CineHistoria gana progresivamente en todos los ámbitos. Por primera vez, uno de sus vástagos, Historia de España Contemporánea vista por el Cine (Ediciones UB, 2010), ha pasado a engrosar la ya dilatada bibliografía de la Biblioteca Digital de Cinema de la Universidad de Barcelona. Desde aquí, agradezco la colaboración del equipo de Publicacions i Edicions de la Universitat de Barcelona, del equipo del Centre d’Investigacions Film-Història y, en especial, de su director, el catedrático de Historia del Cine, don José Mª Caparrós Lera, merced a cuyo entusiasmo he podido acabar cuantas empresas he emprendido. Gracias a todos ellos.


seguir leyendo...

Sesión de tarde con Franco

escrito el 15 de Octubre de 2011 por en General

Sensación de tarde con Franco

El Prof. José Mª Caparrós, Catedrático de Historia del Cine por la Universidad de Barcelona, y director del Centre d’Investigacions Film-Història, vuelve a la carga con un interesante descubrimiento, que revela el interés que el séptimo arte despertaba en el caudillo quien, según los datos que ha recogido don José Mª, asistió a la proyección de 2.094 películas de diverso género, aunque, en menor grado, de las denominadas de “arte y ensayo”. Sugerimos la edificante lectura del artículo correspondiente publicado por el diario El País el pasado día 21 de agosto de 2011.


seguir leyendo...

III Congreso Internacional de Historia y Cine

escrito el 9 de Octubre de 2011 por en General

Entre los días 3 y 5 de noviembre del presente se celebrará el III Congreso Internacional de Historia y Cine, del que la prensa ya empieza a tomar nota (Vid.: http://www.lavozdegalicia.es/barbanza/2011/10/08/0003_201110B8C12996.htm). La semilla que Gloria Camarero, Beatriz de las Heras y Vanessa de Cruz plantaron y abonaron desde la Universidad Carlos III de Madrid con la participación de grandes historiadores del Cine, ya ha empezado a dar sus frutos. Prueba de ello es el plantel de ponentes que acudirán a esta tercera edición.


seguir leyendo...

Allí y entonces…

escrito el 2 de Septiembre de 2011 por en General

Del mismo modo que la Historia ocupa un lugar en el mundo conforme sobreviene, el Cine ocupa un lugar en la Historia. El servicio que hoy presentamos identifica las localizaciones de películas pasadas con emplazamientos actuales. Las secuencias que aparecen aquí pertenecen a películas documentales o de no-ficción. Con todo, desde CineHistoria proponemos se pueda hacer lo propio con filmes históricos de interés. + info.


seguir leyendo...

¿Películas "históricas" mejor calificadas?

escrito el 26 de Agosto de 2011 por en General

Éstas son, según IMdB, las películas “históricas” mejor calificadas. ¿Estás de acuerdo?:

Puesto Clasificación Título Votos
1. 8,9 La lista de Schindler (1993) 332.872
2. 8,5 La condición humana I: No hay amor más grande (1959/I) 1.333
3. 8,5 Salvar al soldado Ryan (1998) 325.420
4. 8,5 Lawrence de Arabia (1962) 90.844
5. 8,5 El submarino (Das Boot) (1981) 80.425
6. 8,3 El hundimiento (2004) 101.204
7. 8,3 El hombre elefante (1980) 70.161
8. 8,3 Braveheart (1995) 288.058
9. 8,3 La gran evasión (1963) 72.795
10. 8,3 ¿Vencedores o vencidos? (1961) 17.331
11. 8,3 El discurso del rey (2010) 109.783
12. 8,3 Hotel Rwanda (2004) 111.288
13. 8,3 La batalla de Argel (1966) 16.825
14. 8,3 La pasión de Juana de Arco(1928) 13.355
15. 8,2 Andrei Rublev (1966) 11.904
16. 8,2 Ben-Hur (1959) 68.945
17. 8,1 Sin novedad en el frente (1930) 25.320
18. 8,1 La herencia del viento (1960) 11.994
19. 8,1 Gandhi (1982) 61.788
20. 8,1 Z (1969) 9.357
21. 8,1 El león en invierno (1968) 14.002
22. 8,1 El acorazado Potemkin (1925) 19.581
23. 8,1 Rang De Basanti (2006) 15.006
24. 8,1 Yip Man (2008) 27.205
25. 8,1 Aguirre, la cólera de dios (1972) 20.024
26. 8,0 Ben Hur (1925) 3.775
27. 8,0 A sangre fría (1967) 11.399
28. 8,0 Intolerancia (1916) 6.080
29. 8,0 La última cruzada (1971) 4.099
30. 8,0 Todos los hombres del presidente(1976) 35.858
31. 8,0 Cartas desde Iwo Jima (2006) 70.265
32. 8,0 Becket (1964) 6.004
33. 8,0 J.F.K. (1991) 65.569
34. 8,0 La última orden (1928) 1.049
35. 8,0 El gatopardo (1963) 7.669
36. 8,0 Espartaco (1960) 56.191
37. 8,0 Tiempos de gloria (1989) 60.496
38. 8,0 Ivan Vasilevich menyaet professiyu (1973) 4.111
39. 8,0 Simón del desierto (1965) 2.750
40. 8,0 Los intocables de Eliot Ness(1987) 99.076
41. 8,0 El enigma de Gaspar Hauser(1974) 5.534
42. 8,0 Lluvia negra (1989) 1.144
43. 8,0 La última noche del Titanic(1958) 6.147
44. 8,0 Consejo de guerra (1980) 6.467
45. 7,9 El espejo (1975) 8.537
46. 7,9 Los gritos del silencio (1984) 24.041
47. 7,9 Mahoma, el mensajero de Dios(1977) 8.692
48. 7,9 Los corceles de fuego (1965) 1.770
49. 7,9 Talvisota (1989) 4.168
50. 7,9 Kagemusha, la sombra del guerrero (1980) 12.670

seguir leyendo...

El tercero, ¿era el primero?

escrito el 20 de Agosto de 2011 por en General

Charlie Chaplin

Charlie Chaplin, alias “Charlot”, se considera el cómico más popular de todos los tiempos. El personaje que engendró su desbordante imaginación cosechó imitadores por doquier, pero lo que su creador nunca alcanzó a imaginar fue que él mismo sería tomado como uno de sus émulos pues, según se rumoreaba en los mentideros de Hollywood, Chaplin decidió presentarse a un concurso de imitadores de Charlot en Montecarlo, donde, por una de esas ironías del destino, quedó en tercer lugar. ¿Será verdad?.


seguir leyendo...

El cine español durante la guerra

escrito el 12 de Agosto de 2011 por en General

Guerra Civil

El catedrático en Historia Contemporánea y Cine, don José Mª Caparrós Lera, traza unas pinceladas sobre la producción cinematográfica de los dos bandos contendientes que se enfrentaron entre sí durante la Guerra Civil española, de los que destacó, cómo no, la del bando republicano. Huelga decir que la gran pantalla también fue escenario de las sucesivas batallas que se libraron entre los años 1936 y 1939. Y no cabe duda, por otra parte, de que la sugestión que ejercía cada proyección en el ánimo de las tropas reclamó, también, la atención de los respectivos aliados extranjeros.

NOTA

Pincha en la imagen para acceder al mencionado artículo.


seguir leyendo...

GeaCron y el Cine

escrito el 5 de Agosto de 2011 por en General

Internet es una fuente inagotable de recursos. Las sinergias entre algunos de ellos engrosan aún más el ya vasto yacimiento de herramientas didácticas de las que el docente puede disponer en todo momento en favor de sus alumnos. Gracias a Wwwhat’s New, hoy presentamos Geacron, un mapa histórico interactivo, merced al cual el internauta descubrirá la configuración geopolítica mundial desde tiempos remotos. Comoquiera que CineHistoria tiene como fin la divulgación de la Historia a través del Cine, no excluye el uso de recursos educativos como el presente, pues éste -como otros- contribuye a emplazar donde corresponde el momento presente o pasado que evoca toda película histórica.


seguir leyendo...

III Congreso Internacional de Historia y Cine

escrito el 3 de Agosto de 2011 por en General

Carrera de cuádrigas

CineHistoria tuvo la oportunidad de participar en el primer y el segundo Congresos Internacionales de Historia y Cine. Sendos congresos se celebraron en el paraninfo de la Universidad Carlos III de Madrid los años 2007 y 2010, respectivamente, pero el próximo tendrá lugar en la Universidad de Santiago de Compostela entre los días 3 y 5 de noviembre del presente año 2011. Sugerimos la asistencia a un multitudinario encuentro, que se nutre, además, de las aportaciones de los mejores especialistas en el estudio de las relaciones entre la Historia y el Cine. Más información, aquí.


seguir leyendo...

Franco sedujo al papa Pío XII con ‘Raza’

escrito el 22 de Julio de 2011 por en General

Una prueba más del alineamiento ideológico existente entre Pío XII y Franco es el repentino interés que despertó en el pontífice el pase de la película cuyo guión redactó el mismísimo “generalísimo” bajo el pseudónimo de Jaime de Andrade. El descubrimiento de tal primicia se lo debemos al historiador del cine Magí Crusells, miembro, por lo demás, del Centre d’Investigacions Film-Història. No en vano, ‘Raza’ (José Luis Sáenz de Heredia, 1942), consagraba en el poder al último centinela espiritual de la Europa meridional, lo que le haría merecedor en 1953, del Concordato que, junto con otros acuerdos diplomáticos, catapultaría a España al exterior.


seguir leyendo...

Mapa de las mejores películas de todos los tiempos

escrito el 16 de Julio de 2011 por en General
Mapa de las mejores películas de todos los tiempos
Gracias a Vodkaster, disponemos de una curiosa infografía que recoge las “mejores” películas de todos los tiempos. El subjetivismo inherente a toda selección puede provocar controversia, pero queda fuera de toda duda la calidad de algunas de las firmas que siempre han engrosado las listas de las mejores. Para ilustrar al internauta, sugerimos la consulta del atlas del cine, de André Z. Labarrére, publicado por la editorial Akal en 2009.

seguir leyendo...

Cinema en temps de guerra, exili i repressió | Cine en tiempos de guerra, exilio y represión

escrito el 9 de Julio de 2011 por en General

Marta Carrasco, filla del crític cinematogràfic Francisco Carrasco de la Rubia –afusellat pels franquistes–, Magí Crusells –secretari del Centre d’Investigacions Film-Història– i Josefina Puche –filla de Pedro Puche, director repressaliat– ofereixen les seves impressions durant la inauguració de l’exposició, el 22 de setembre del 2010, “Cinema en temps de guerra, exili i repressió”, organitzada pel Memorial Democràtic de la Generalitat de Catalunya, i els comissaris de la qual van ser el propi Crusells i el catedràtic de la Universitat de Barcelona Josep Maria Caparrós.

Marta Carrasco, hija del crítico cinematográfico Francisco Carrasco de la Rubia –fusilado por los franquistas–, Magí Crusells –secretario del Centre d’Investigacions Film-Història– y Josefina Puche –hija de Pedro Puche, director represaliado– ofrecen sus impresiones durante la inauguración de la exposición, el 22 de septiembre del 2010, “Cine en tiempos de guerra, exilio y represión”, organizada por el Memorial Democràtic de la Generalitat de Catalunya, y cuyos comisarios fueron el propio Crusells y el catedrático de la Universidad de Barcelona Josep Maria Caparrós.


seguir leyendo...

Guerra Civil y franquismo vistos por el cine

escrito el 1 de Julio de 2011 por en General

El pasado día 27 de junio del presente año 2011, dirigí en ESADE una ponencia sobre la Guerra Civil y el franquismo vistos por el cine, en consonancia con el contenido de mi ópera prima: Historia de España Contemporánea vista por el cine (Barcelona, 2010). Desde aquí, quiero agradecer la oportunidad que la profesora Gracia me brindó, así como la buena acogida de los asistentes, a quienes invito a participar en el proyecto CineHistoria, con el mismo ánimo que a mí me ha empujado a perseverar en él a lo largo del tiempo. A todos, muchas gracias.


seguir leyendo...

Repositorio del II Congreso Internacional de Historia y Cine de la Universidad Carlos III de Madrid

escrito el 24 de Junio de 2011 por en General

Reina MargotEl “II Congreso Internacional de Historia y Cine”, celebrado en la Universidad Carlos III de Madrid,  los días 9, 10 y 11 de septiembre de 2010, estuvo dedicado a La biografía fílmica.  Fue la segunda edición de un evento de periodicidad bianual y carácter internacional, que se ha convertido en referente dentro de su ámbito de conocimiento. Las aportaciones científicas publicadas en formato electrónico han sido sometidas a una revisión por pares: las ponencias, por evaluadores externos, y las comunicaciones, por el Comité Científico. Todas ellas versan sobre un denominador común, que son las “vidas de cine en el cine” y configuran, en su conjunto, el concepto del “biopic” como género cinematográfico. Son resultados de arduos procesos investigadores y profundizan en las siempre complejas, interdisciplinares y amplias relaciones que suscitan las vinculaciones entre lo “histórico” y  lo “cinematográfico”. Asómese el lector al repositorio que contiene todas las ponencias de este “II Congreso Internacional de Historia y Cine” de la Universidad Carlos III de Madrid.

Gloria Camarero.


seguir leyendo...

Historia, economía y lengua de España y Latinoamérica para profesores de ENE

escrito el 18 de Junio de 2011 por en General

Tal y como adelantábamos la semana pasada, hoy publicamos el programa del ciclo de conferencias que se enmarcan en el seminario de Historia, economía y lengua de España y Latinoamérica para profesores de Español como Lengua Extranjera (E/LE). El contenido de la ponencia de CineHistoria se publicará en el sitio homónimo, con posterioridad a su fecha de presentación.

seguir leyendo...

Historia del cine en cómic

escrito el 11 de Junio de 2011 por en General

Fuente: MARTÍNEZ-SALANOVA, Enrique; MARTÍNEZ PERALTA, Pablo. “Historia del cine en cómic”. Revista Comunicar. Huelva, 1998, pp. 83-86.

seguir leyendo...

Historia Contemporánea y Cine – V

escrito el 4 de Junio de 2011 por en General

Guerra de Independencia de los Estados Unidos de América

El 5 de septiembre de 1774 se celebraba en Filadelfia el Primer Congreso Continental. Allí se dieron cita los delegados de las 13 colonias de Nueva Inglaterra para redactar una Declaración de Derechos y suspender el comercio con Inglaterra en tanto no se restablecieran los derechos anteriores a 1763. Tras el primer desencuentro entre las milicias americanas y las tropas reales en el poblado de Lexington en lo que se consideró como un acto de traición a la Corona, el 18 de abril de 1775 se declaraba la Guerra de Independencia de los Estados Unidos de América. Durante la celebración del Segundo Congreso Continental, se eligió a George Washington, un rico plantador de Mount Vernon (Virginia) para dirigir a los sublevados. A pesar de luchar contra los americanos “leales” y las tribus indias aliadas de los británicos ((En especial, las dirigidas por el líder mohawk Joseph Brant, que se había segregado de la Nación iroquesa para brindar su apoyo a los británicos.)), Washington contó desde un principio con un número de 17.000 mercenarios. Con todo, la lealtad que estos últimos le profesaban no habría sido suficiente para contener el avance de las tropas británicas, de no recibir el apoyo militar de dos potencias en declive como entonces eran Francia y España. El 4 de julio de 1776, se proclamaba la Declaración de Independencia ((Publicamos aquí un extracto de la misma: “Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre ésos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuandoquiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios… declaramos: Que esta Colonias Unidas son, y deben serlo por derecho, Estados Libres de Independientes…”)) de los recién constituidos inicialmente como 13 Estados Unidos de América ((Véase Revolución (Hugh Hudson, 1986), melodrama romántico tras cuyo trasfondo -la defensa de la familia tradicional- se esconde un encendido tributo al nacimiento de Estados Unidos, como se evidencia en la evolución que experimenta su bandera, inicialmente presidida por la Union Jack, y, posteriormente, por las trece primeras estrellas, lo que nos sitúa cronológicamente entre el 2 de enero de 1776 y el 14 de junio de 1777. No pasan inadvertidos otros episodios históricos como la promulgación de la Ley Declaratoria, la colaboración entre insurgentes e indios, la convocatoria del Segundo Congreso Continental o la divulgación de la Declaración de Independencia.)). La oportunidad de tan épico episodio ((Épico por cuanto que la historiografía estadounidense oficial lo concibe como el punto de partida de la construcción de una nación, idea huésped del imaginario colectivo estadounidense.)) quiso que su redactor, Thomas Jeferson, formulara solemnemente la primera declaración de los derechos del hombre bajo el lema Life, Liberty and the pursuit of happiness (“Vida, libertad y búsqueda de la felicidad”). En 1777, Benjamin Franklin, primer embajador de los Estados Unidos, emprende en París una campaña en favor de la causa americana, a la que pronto se unen Francia y España ((España intervendrá en la Guerra de la Independencia en virtud del Tratado de Aranjuez a partir del 12 de abril de 1779.)). En 1780, tropas francesas, a las órdenes de Rochambeau, desembarcan en Rhode Island. Finalmente, tras la batalla de Yorktown en 1781, la victoria se resuelve en favor de los americanos ((En 1787, se aprueba la Constitución de Estados Unidos de América. El lugar elegido por su significado histórico es Filadelfia. Dos años después, George Washington asume el poder como primer presidente de la recién constituida nación. Un nuevo pueblo echaba a andar y en aras de una incipiente prosperidad económica basada en un exponencial desarrollo industrial, comercial y financiero. No en vano, las tesis de Montesquieu surtieron efecto. Se consagró el principio de la división de poderes: el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial, cuya encarnación fue la creación de una república federal. Vid.: http://es.wikipedia.org/wiki/Constitución_de_los_Estados_Unidos_de_América)). Los ingleses deponen las armas. Acaba de nacer una nación ((No obstante esta decisiva victoria, Gran Bretaña no reconocerá oficialmente la independencia de los Estados Unidos, hasta la firma de la Paz de Versalles de 1783.)).

Al grito de: “¡A la horca el Rey Jorge!”, en El patriota (2000), Mel Gibson hace apología del republicanismo estadounidense que, a diferencia del que caracteriza a las naciones que orbitan alrededor de la Commonwealth ((La Commonwealth no sólo es una mancomunidad de naciones, sino un mercado común orquestado por la corona británica que aspira a velar por la supremacía económica y política del mundo anglosajón.)), nunca fue siervo de la realeza. El filme es, además, una oda al patriotismo, interpretado como el único camino hacia la libertad a la que sólo puede aspirar un pueblo capaz de decidir su propio destino. Sobradas son las referencias a la Guerra de la Independencia. Carolina del Sur en 1776 y Yorktown en 1781, delimitan el espacio cronológico de la diégesis, mientras que otros acontecimientos se adueñan de la intrahistoria del reparto de la trama. Entre ellos, el Segundo Congreso Continental celebrado en Filadelfia (Pennsylvania), donde se expone la “campana de la libertad”, cuyo tañido pudo oírse el 8 de julio de 1776, para disponerse los ponentes a la lectura de la Declaración de Independencia. Asimismo, el Rey Jorge III y Cornwallis también son sometidos a juicio. El monarca, por ahogar con sus impuestos a los colonos; el comandante, por asediarles en el campo de batalla. La caída de este último y sus tropas en Yorktown sentencia la independencia de los Estados Unidos ((Con todo, no debemos permitir que nos obnubile tan optimista visión de conjunto, pues lo cierto es que de no ser por la ayuda de Francia y de España, los milicianos difícilmente habrían podido vencer a los casacas rojas. Washington, consciente de la limitada logística con la que contaban él y sus tropas, no pudo por menos que recurrir a la ayuda del eje franco-español, al que más tarde, también se sumaría Holanda.)). En la cinta, la libertad se significa en la obtención de la independencia y en la abolición de la esclavitud, pues, aunque fue Lincoln quien la decretó, Gibson establece como precedente histórico la promesa que hiciera Washington de declarar libertos a los soldados negros que se enrolasen durante doce meses en el Ejército Continental. Pese a tan extraña mezcla de patriotismo y libertad, un relato aparentemente tan folletinesco como El patriota nos retrotrae a un momento histórico trascendental, motivo suficiente como para ver el filme, no sin hacer un ejercicio de análisis cinematográfico exento de impurezas, licencias o anacronismos inclusive.

Cronología

  • 1763. Los colonos norteamericanos se quejan de las limitaciones británicas a su comercio.
  • 1764. La Revenue Act descontenta de nuevo a los colonos.
  • 1765. El Congreso de Nueva York se opone a la Stamp Act, que introduce un impuesto sobre documentos jurídicos, periódicos y libros.
  • 1767. Las Townsend Acts introducen impuestos para las importaciones americanas.
  • 1773. Motín del Té, en Boston.
  • 1774. En el primer congreso de Filadelfia se redacta una declaración de derechos y se decide suspender el comercio con la metrópoli.
  • 1775. Estalla la Guerra de Independencia Americana entre las tropas reales y el ejército rebelde dirigido por George Washington.
  • 1776. El 4 de julio se firma en Filadelfia la Declaración de Independencia de las trece colonias.
  • 1777. Victoria de los colonos en Saratoga.
  • 1778. Francia y España interviene a favor de los colonos.
  • 1781. Rendición de los británicos en Yorktown.
  • 1783. Fin de la guerra. Paz de Versalles. Gran Bretaña reconoce a los Estados Unidos.
  • 1787. Congreso de Filadelfia, que redacta la primera constitución moderna de la historia.
  • 1789. George Washington es elegido como el primer presidente de la nación.

seguir leyendo...

Nueva propuesta de clasificación de películas históricas (por José Mª Caparrós Lera)

escrito el 28 de Mayo de 2011 por en General

Que el arte cinematográfico es un testimonio de la sociedad de su tiempo, hoy nadie lo duda. Es más, el film es una fuente instrumental de la ciencia histórica, ya que refleja –mejor o peor– las mentalidades de los hombres y las mujeres de una determinada época. Además, las películas pueden ser un medio didáctico para enseñar Historia. Es obvio que la evocación de la Historia ha supuesto para el cine uno de los géneros primigenios y más populares. En la actualidad, el film histórico se confunde con el cine de ficción, pues toda película es de algún modo histórica, viene a ser –diría el primer especialista Marc Ferro– un “contraanálisis de la historia oficial” ((FERRO, Marc (1995). Historia contemporánea y cine. Barcelona: Ariel (2ª ed., 2000); FERRO, M. (1975). Analyse de film, analyse de sociétés. Une source nouvelle pour l’Histoire. París: Hachette.)); no interesa tanto el rigor de la reconstitución del pasado, sino cómo ven ese pasado los cineastas de hoy, influidos por lo que se piensa del ayer en ciertos estratos de la sociedad del momento. A veces –dirá su colega Pierre Sorlin– las películas nos “hablan más de cómo es la sociedad que las ha realizado”, del contexto, que del hecho histórico o referente que intentan evocar ((SORLIN, Pierre (1985). Sociología del Cine. La apertura para la historia de mañana. México: Fondo de Cultura Económica; SORLIN, P. (1980). The Film in History. Restaging the Past. Oxford: Blackwell.)).

Así, a partir de los años setenta y, sobre todo, durante la década de los noventa, una serie de historiadores han ido acometiendo el estudio del fenómeno fílmico desde una perspectiva más sociológica que estrictamente cinematográfica ((JARVIE, Ian J. (1979). El cine como crítica social. México: Prisma; JARVIE, I. J. (1974). Sociología del Cine. Madrid: Guadarrama.)). Además, el estudio del cine como arte es, hoy por hoy, una materia bastante estática; mientras que su profundización como reflejo de las mentalidades de la sociedad –y como materia auxiliar de la Historia– es una ciencia dinámica, en constante evolución y desarrollo metodológico. Sobre el arte de las imágenes fílmicas está casi todo prácticamente escrito y discutido, pero acerca de sus posibilidades de investigación –las relaciones entre el Cine y la Historia–, queda mucho camino por andar; es más, resulta todavía un pozo sin fondo ((ROSENSTONE, Robert A. (1997). El pasado en imágenes. El desafío del cine a nuestra idea de la historia. Barcelona: Ariel; ROSENSTONE, R. A., ed. (1994). Revisioning History: Film and the Construction of a New Past. Princeton: Princeton University Press.)).

De ahí que, en el año 2005, Peter Burke –uno de los más prestigiosos historiadores de la Cultura– se pronunciara en estos términos:

Dada la importancia que tienen la mano sujeta a la cámara, y el ojo y el cerebro que la dirigen, convendría hablar del realizador cinematográfico como historiador. La capacidad que tiene una película de hacer que el pasado parezca estar presente y de evocar el espíritu de tiempos pretéritos es bastante evidente.

En otras palabras, el testimonio acerca del pasado que ofrecen las imágenes es realmente valioso, completando y corroborando el de los documentos escritos. Muestran ciertos aspectos del pasado a los que otros tipos de fuentes no llegan ((BURKE, Peter (2005). Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico. Barcelona: Crítica.)).

Por tanto, los documentos visuales pueden transformarse en testimonios históricos. Sin embargo, la diversidad es grande; están hechos con intenciones muy diferentes y dirigidos a distintos sectores de público. Desde el noticiario informativo hasta un film de ficción, pasando por una película documental, el cine –es decir, las imágenes en movimiento, si entendemos el concepto en su acepción global, y en la que se incluye tanto la televisión como el vídeo– puede dividirse de diversas maneras. Hasta el presente, todas las clasificaciones parten de la distinción existente entre filmes de ficción o películas argumentales (fiction films o feature films, en la terminología inglesa), y filmes que no son de ficción (non-fiction films). Resulta curiosa esta unanimidad, dado que posteriormente se puede comprobar que las diferencias que inicialmente parecían muy claras y bien delimitadas no son tan precisas a medida que profundizamos en ellas. Son numerosas las películas –como luego veremos– que podrían pertenecer a ambas categorías, o que poseen la intencionalidad que caracteriza a las unas, y el estilo de realización propio de las otras. Esa diferencia inicial, la mayoría de las veces, suele basarse en criterios metodológicos. No parece, pues –como afirmaba el referido especialista Marc Ferro, en una entrevista ((DANEY, Serge; RAMONET, Ignacio (1975). “Sur trois façons d’écrire l’Histoire”, Cahiers du Cinéma, 257, p. 23. Vid., también, el cap. 19 de Historia contemporánea y cine, cit., pp. 190-198; nueva edición aumentada, donde este autor incluye una propuesta de clasificación global de los filmes según su relación con la historia, que no aparecía en la 1ª ed. de 1977 francesa ni en la española de 1980 (Barcelona: Gustavo Gili).))–, que el hecho de establecer una clasificación suponga admitir la existencia de fronteras, en las que el gran teórico galo manifiesta no creer. No se trata de separar; sino que, como existen diferencias entre diversos tipos de películas, puede resultar útil conocer en qué consisten tales diferencias. Aun así, en 1982 el profesor Denis Richet se planteó la siguiente cuestión antes de exponer los tres tipos de filmes históricos que él diferenciaba: “¿En qué medida y de qué modo puede la Historia beneficiarse de la ayuda fílmica?” ((RICHET, Denis (1982). “Le cinéma au service de l’Histoire”, Les Cahiers de la Cinémathèque, 35-36, p. 8; importante monográfico dedicado al cine histórico.)).

Pienso que éste puede ser un buen punto de partida para explicar los posteriores criterios de clasificación, dentro de las convenciones metodológicas que preside toda sistematización clasificatoria, que en nuestro caso cabe esquematizar de la siguiente forma:

  • Filmes de no ficción:

– Noticiarios

Reportajes.
Actualidades.

– Documentales

Filmes didácticos.
Filmes de montaje.

  • Películas de ficción:

– Filmes de reconstrucción histórica.
– Filmes de ficción histórica.
– Filmes de reconstitución histórica.

A continuación, vamos a comentar cada uno de estos tipos de películas históricas:

Noticiarios

La definición del concepto noticiario o de noticiero en Latinoamérica (newsreel, en la terminología inglesa), que algunos incluyen dentro del denominado documental, nos puede llevar a la consideración de que es aquel film que no es de ficción y, por tanto, realizado sin actores, y con el ánimo de mostrar un hecho real en imágenes. Bien es cierto que hay que desmitificar un poco el aspecto de “cine-verdad” –el célebre cinéma-vérité–, que en numerosas ocasiones se le ha atribuido erróneamente. En este sentido, es interesante constatar las teorías del lingüista y desaparecido cineasta belga André Delvaux, al razonar que es mínima la diferencia entre el film de ficción y el documental o película de actualidades (actualités). Decía Delvaux: “No es la irrealidad del primero lo que se distingue, puesto que el montaje del documental tiene también su parte de imaginación” ((DELVAUX, André (1961). “Le cinéma et l’histoire contemporaine, un art du faux témoignage”, Cahier pédagogique, 26, p. 14, otro monográfico dedicado al cine; revelador artículo –que procede de una ponencia presentada en el Institut de Sociologie Solvay (Bruselas, 20-25 de abril de 1959)– reproducido en CAPARRÓS LERA, José María (1997). 100 películas sobre Historia Contemporánea. Madrid: Alianza, apéndice II, pp. 755-757 (2ª ed. actualizada, 2004, pp. 737-739).)). Pero todavía sería más concluyente el crítico e historiador catalán Esteve Riambau, al afirmar que “una rápida mirada sobre el film histórico de ficción, demuestra que la manipulación de la Historia es independiente del carácter documental o de ficción de los filmes” ((RIAMBAU, Esteve (1982). “Le film de montage: mémoire historique ou manipulation cinématographique”, Les Cahiers de la Cinémathèque, cit., p. 88.)). Por eso, entre el cine de no ficción podemos diferenciar muy claramente aquellos filmes que, si bien sus imágenes constituyen un documento de primera mano, no poseen una estructura fílmico-narrativa compleja. Suelen ser filmaciones breves y sencillas, y casi nunca se efectúa en estas películas una laboriosa labor de montaje. De aquí que, bajo la denominación de noticiario, se puedan incluir las imágenes que para un informativo se toman de una manifestación sociopolítica, o las del encuentro entre destacadas personalidades, hasta viajes de gran trascendencia, un atentado, una batalla, etc. Son noticias periodísticas; pero, en ocasiones, dada su importancia, pueden constituirse en un valioso documento histórico.

En este apartado podemos incluir las filmaciones primigenias de los hermanos Lumière: el histórico rodaje de la salida de los obreros de su fábrica de Lyon, o la llegada de un tren a la estación de La Ciotat, que presentaron al público el 28 de diciembre de 1895. Son imágenes que no se fijan en los acontecimientos importantes o trascendentales, sino en hechos cotidianos, que suceden diariamente. Algunas de ellas, por determinadas características, también pueden constituir un valiosísimo documento histórico: normalmente, lo serán más las filmaciones realizadas hace muchos años, y que muestran una serie de edificios, paisajes, objetos o actitudes que hoy ya han desaparecido. Ésta es, pues, la clasificación que proponemos con respecto a los noticiarios cinematográficos (o noticieros –insisto–, en la terminología latinoamericana):

  1. reportajes de información, tal como podemos ver por las numerosas cadenas televisivas (que se incluyen en los telediarios o telenoticias), debidamente montados, que muchas veces se integran en los noticiarios o, más adelante, en los documentales.
  2. actualidades, los “rollos de noticias” (newsreels) de actualidad, las cuales muchas veces forman una parte de una serie concreta (Pathé News, Paramount, Fox, Gaumont… o el ya histórico NO-DO español), que se editaban con una periodicidad fija (habitualmente uno o dos números semanales).

Esta sería, pues, la materia prima cinematográfica, sólo aparentemente más próxima a la realidad histórica. Los primeros, equivaldrían a un periódico; y los segundos, a una revista.

Por último, cabría añadir que Marc Ferro posee una valiosa metodología, la cual logra clarificar y dilucidar mejor los pros y los contras de tales apartados, cuyas conclusiones intentaremos sintetizar a continuación.

A partir de tres diferentes aspectos, podemos establecer el grado de autenticidad de las imágenes de los non-fiction films, que, como verdaderas, se ofrecen a los espectadores. Es una triple crítica la que establece en su sistema metodológico: autenticidad, identificación y análisis.

Crítica de la autenticidad: en la que explica las posibilidades de alteraciones, modificaciones y reconstituciones de un film; pueden ser detectadas, observando detalladamente el montaje del mismo (plano-contraplanos, que en realidad no se corresponden, aunque así se pretenda).

Como ejemplo, puede ser válida la imagen, habitual en las filmaciones bélicas, de un plano en el que se observa un cañón haciendo fuego, e inmediatamente después vemos el contraplano de la explosión: obviamente, es imposible que ambas tomas pertenezcan al mismo disparo.

Crítica de la identificación: está centrada en la posibilidad de manipulación temática; puede ser analizada a partir de la comprobación de objetos con relación al año de supuesta filmación de las imágenes.

Por ejemplo, se nos puede hacer creer que vemos unas imágenes tomadas en 1917, en que aparece un grupo de soldados franceses; analizando detenidamente los planos, podemos comprobar que no llevan el casco que ya se había adoptado en ese año, sino la gorra que usaban en 1914 o 1915, que es por tanto la fecha de filmación.

Crítica de análisis: en este apartado se analiza la intencionalidad política del film, así como las condiciones de producción, entre las que se incluyen la observación y el estudio de aquellos factores no deliberados e imprevistos por el equipo de rodaje; pero que, sin embargo, sí aparecen en la película.

Este último aspecto es igualmente válido para el film de ficción, lo que denomina Ferro lo visible y lo no visible en una película.

Documentales

Asimismo, los llamados documentales (documentary film, en su terminología anglosajona) cabe dividirlos en los otros sendos grupos señalados más arriba:

  1. filmes didácticos, películas preparadas para la enseñanza (series dedicadas a materias como las Ciencias Naturales, Geografía, Biología, Historia, etc.).
  2. filmes de montaje, filmaciones de la realidad –que utilizan la materia prima ya rodada–, las cuales se pueden combinar con entrevistas y poseen el punto de vista del realizador. Estas películas de no ficción se conocen también como de reconstitución histórica.

Pero cabe especificar mejor ambos tipos de documentales con otros ejemplos, a saber:

Los documentales –que tienen una finalidad eminentemente didáctica– son aquellos realizados por profesionales –en este caso, por historiadores, pedagogos, etc.–, los cuales están pensados para ser exhibidos en centros docentes; aunque, lógicamente, no es éste el único marco en que pueden proyectarse, ni sólo los alumnos sus destinatarios (cada vez son más las cadenas televisivas que emiten documentales en sus programas, sobre todo matutinos). Últimamente, también las salas comerciales ofrecen proyecciones de documentales. Estos filmes pueden recoger imágenes de archivo –de diversos noticiarios y reportajes, especialmente– e incluso otro tipo de imágenes –normalmente fotografías de objetos o de obras de arte; pero también filmaciones elaboradas por el propio equipo de realización, siempre que sea posible y si el relato lo requiere. Documentales, pues, que parten de la idea de ilustrar un aspecto del programa o de la temática general del curso, en el caso más habitual de tener una audiencia escolar, o de poner imágenes a un capítulo concreto de la Historia, si está producido según otro planteamiento. Los filmes dirigidos por Marc Ferro constituyen el mejor ejemplo de este tipo de documentales, aunque también hay que constatar que en Gran Bretaña es donde existen más realizaciones histórico-didácticas ((Es muy interesante el Catálogo editado en 1974. Films for Historians. Londres: British Universities Film Council (BUFC).)).

No obstante, debido a su importancia para la enseñanza de la Historia, relacionaremos aquí –ordenados cronológicamente– la serie de 14 cortos producidos por Pathé Cinéma, realizada por el profesor Ferro –la mayoría codirigidos por Marie-Louise Derrien– y filmada en 16 mm, que después fue editada en vídeo por Hachette (París), con unas espléndidas guías:

  • Ho Chi Minh, mise en cause du système colonial, 1883-1943 (1972), 13 min.
  • Guerrilla, Guerre d’Indochine, 1945-1954 (1972), 13 min.
  • Tunisie, Marroc, lutte pour l’indepéndance (1972), 14 min.
  • Algérie 1954, la révolte d’un colonisé (1973), 13 min.
  • Comment l’Allemagne est devenue nazi (1973), 16 min.
  • De Marx à la révolution mondiale (1973), 13 min.
  • Dernière conquètes coloniales (1973), 13 min.
  • De Ku Klux Klan aux panthère noires (1974), 16 min.
  • La voie indiènne vers l’indépendance (1974), 14 min.
  • Les trois expèriències de la Chine communiste (1974), 14 min.
  • 1959, l’exemple cubain (1974), 16 min.
  • Les tres principes du peuble (1974), 14 min.
  • 1931-1949. Les trois etapes de la révolution chinoise (1974), 14 min.
  • 1914-1918. Transformation de la guerre (1976), co-dir. Pierre Gauge, 15 min.

Aparte de sus tres largometrajes no comerciales:

  • Trenta ans d’Histoire: La Grande Guerre (1964), co-dir.Solange Peter, 140 min.
  • Lénine par Lénine (1970), co-dir. Pierre Samson, 90 min.
  • Pétain (1990), dir. Jean Marboeuf, según el libro del propio Ferro, 85 min.

Todos estos filmes didácticos estaban pensados para alumnos de los liceos franceses –dirigidos entonces a estudiantes de Bachillerato y Preuniversitario–, pero también para un público más especializado. Asimismo, por las características y posibilidades que presentan los documentales –habitualmente, cortometrajes– son las películas que más adecuadamente pueden ser utilizados en los centros docentes sin romper el horario escolar o la duración de una clase.

Por otra parte, bajo la denominación de filmes de montaje cabe incluir aquellas películas de no ficción que nacen con la pretensión de mostrar un suceso real sin recurrir a la ficción interpretativa; es decir, sin utilizar actores que representen e interpreten a los personajes reales o históricos. La ficción interpretativa, por tanto, es el aspecto que más claramente permite distinguir la ficcionalidad o no de una película, y la no existencia previa de un guión en los reportajes y noticiarios de actualidad (aunque haya una selección y montaje posterior); pues los documentales sí poseen un guión, una planificación cinematográfica anterior. Aun así, con la hibridación del actual cine documental, se hace difícil mantener hoy una distinción tan clara. Además, el género documental es una opción artística de muchos autores. Con todo, la célebre serie norteamericana The March of Time (1937-1943), a la hora de presentar los temas de actualidad, ya combinaba el estilo documental con una interpretación de personajes reales por parte de actores famosos ((Cfr. SHORT, Kenneth. R. M. (1998). “The Royal Air Force: World War II Film Propaganda and The March of the Time“, Film-Historia, 8, pp. 153-186.)). Estos filmes toman elementos de la realidad, bien directamente, bien de segunda mano (utilizando materiales ya existentes, como comentamos más arriba), o bien combinando ambas posibilidades, para ofrecer una visión en teoría más realista de un acontecimiento concreto; aunque, eso sí, utilizando en la mayoría de los casos, los códigos narrativos de los filmes de ficción. Pues, como ya antes se apuntó, este tipo de cine no siempre recoge con más fidelidad los acontecimientos reales que las películas argumentales o de ficción.

Generalmente, esta clase de cine de no ficción es denominada documental de reconstitución histórica (o también compilation film, en la denominación inglesa), el cual se diferencia del resto de documentales. Como explicaría muy bien Pablo Bonell:

El montaje es una operación cinematográfica (consistente en la selección y unión de las secuencias filmadas durante el rodaje, así como establecer una relación definitiva entre la imagen y el sonido) que se realiza en todos los filmes, pero que en este caso adquiere una mayor importancia, dado que en muchos de estos filmes se recurre a su vez a introducir antiguas tomas de noticiarios ((BONELL GOYTISOLO, Pablo (1986). El film en la enseñanza de la Historia. Barcelona: Universidad de Barcelona, p. 26; tesina de licenciatura inédita, que dirigí. Discutimos y establecimos una primera propuesta de clasificación conjuntamente. Después, he ido ampliando algunas teorías de Bonell –hoy profesor de Historia en un Instituto de Secundaria–, con la propia experiencia investigadora y pedagógica en este campo.)).

En estos filmes de montaje o de reconstitución histórica, pues, todavía podemos diferenciar tres tipos de películas. Dependiendo de si los materiales que utiliza son o no de primera mano, variará la estructura del documental. Nos explicaremos brevemente, con algunos ejemplos de documentales conocidos:

a) Existen determinadas películas en las que el realizador y el equipo técnico toman directamente de la realidad aquellas imágenes que luego utilizarán en el montaje. Dentro de esta clase concreta de filmes es la única que no recurre al doble proceso de montaje antes aludido.

Resultan aquí muy clarificador aquí el documental de Luis Buñuel Tierra sin pan (1933), rodado en la región extremeña de Las Hurdes, y en el que se muestra la pobreza y la escasez de las gentes y de la tierra; y Norteamérica en España (1937), producido por la firma comunista Film Popular, donde se narra la estancia de dos miembros de la Cámara de Representantes USA, en plena Guerra Civil española, cuya visita tuvo gran importancia para la defensa de la causa republicana en Estados Unidos, al tiempo que constata el homenaje que se rindió a las Brigadas Internacionales en Albacete ((Para un estudio de estos filmes, vid. IBARZ, Mercè (1999). Buñuel documental. “Tierra sin pan” y su tiempo. Zaragoza: Prensas Universitarias, donde descubre algunas manipulaciones realizadas por el propio autor; y CRUSELLS, Magí (2001). Las Brigadas Internacionales en la pantalla. Ciudad Real: Universidad de Castilla-La Mancha.)).

b) Por otro lado, tenemos aquellos documentales que están realizados a partir de otros materiales; materiales que fueron rodados por un equipo distinto al que realiza la película. La labor de este segundo equipo técnico se basa en seleccionar y luego montar –compilar– las imágenes de otros filmes.

Los documentales de Basilio Martín Patino, Canciones para después de una guerra (1971) y Retablo de la Guerra Civil española (1980), pueden servir perfectamente para clarificar tales películas. En el primer film de reconstitución histórica, Patino seleccionó y unió fragmentos de noticiarios y de películas argumentales de la posguerra española, añadiendo a su vez una música y las canciones características de ese período. Y en el segundo caso, combinó noticiarios y documentales de los años 30 en España, junto a imágenes de diarios de la época y el sonido original de las películas –unas pocas de ficción, aunque de apariencia documental–, a fin de ofrecer una panorámica testimonial del conflicto bélico.

c) Finalmente, en este tipo de filmes podemos hallar aquellos que combinan la unión y el montaje de materiales antiguos con el de rodajes realizados a posteriori por el equipo de filmación de la película.

En esta última sub-clasificación –tal vez la más numerosa, cinematográficamente hablando– valga citar sendos ejemplos: el famoso film de Alain Resnais, Nuit et bruillant (1956), en el que el realizador contrasta las imágenes de un campo de concentración alemán rodadas durante la II Guerra Mundial con otras de esos mismos lugares, tal como quedarían unos años después; y la película de Gonzalo Herralde Raza, el espíritu de Franco (1977), en el que el realizador contrasta las imágenes de Raza (1941), de José Luis Sáenz de Heredia –la película que escribió el general Franco–, con entrevistas a su protagonista, Alfredo Mayo, y a la hermana del dictador, Pilar Franco.

Un aspecto a destacar en los documentary films es que el punto de vista del realizador –al revés de lo que ocurre habitualmente con los reportajes y los noticiarios de actualidad– se impone, en buena medida, sobre la realidad de los materiales que se ofrecen; ello suele suceder independientemente de los tres tipos distintos de filmes de montaje que acabamos de comentar.

El cine documental –insisto– que no es más objetivo que el de ficción, pues la memoria histórica –que puede ofrecer lapsos, voluntarios o no– y la manipulación cinematográfica de cada autor es obvia. El mismo Marc Ferro me confesó personalmente en París que, cuando él montaba sus documentales didácticos antes reseñados, escogía aquellas imágenes que refrendaban mejor su visión apriorística de la Historia.

Películas argumentales

Por tanto, resulta evidente que el arte de las imágenes fílmicas es un testigo implacable de la Historia, un testimonio que tener en cuenta, tanto, como medio auxiliar para la investigación, como material complementario para la enseñanza de esta asignatura o interdisciplinario con otras. Pocos medios de comunicación subrayan mejor la actualidad del mundo en que vivimos, ya que las palpitantes imágenes de las películas testimonian el acontecer de los pueblos, reflejan las mentalidades contemporáneas.

De ahí que el desaparecido maestro del Neorrealismo italiano, Roberto Rossellini, declarara en 1963:

La historia, a través de la enseñanza audiovisual, puede moverse en su terreno y no volatilizarse en fechas y nombres. Puede abandonar el cuadro historia-batalla para constituirse en sus dominantes socio-económico-políticas. Puede construir, no en la vertiente de la fantasía, sino en la de la ciencia histórica: climas, costumbres, ambientes, hombres… que tuvieron relieve histórico y promovieron los avances sociales que hoy vivimos. Algunos personajes, regenerados psicológicamente, pueden convertirse, por sus cualidades humanas, en módulos de acción.

Largo discurso de Rossellini que se concretaría en ese singular cine didáctico realizado para la TV italiana.

Por otro lado, sin llegar al maximalismo del maestro D. W. Griffith (que, en 1915, manifestó que los filmes sustituirían a los libros en la enseñanza de la Historia), el referido André Delvaux, que fue uno de los teóricos más importantes del Séptimo Arte, con su mencionada ponencia sobre el tema –presentada en la XXVII Semana Social Universitaria de Bruselas, en 1959–, pondría prácticamente la primera “pica en Frandes” en este terreno ((Entre los pioneros, vid. el ensayo del antropólogo HEUSCH, Luc de (1962). Lé cinéma comme science sociale. París: Unesco.)). En España –aparte de los ya constatados– también han surgido otros especialistas en torno a las películas argumentales: el pionero en el presente campo es Ángel Luis Hueso, catedrático de Historia del Cine de la Universidad de Santiago de Compostela ((HUESO, Ángel Luis (1998). El cine y el siglo XX. Barcelona: Ariel. La primera edición data de 1983, basada en su tesis doctoral El cine, fuente histórica del siglo XX (1974).)); así como los pedagogos Juan C. Flores Auñón, Javier Fernández Sebastián y Tomás Valero ((Director de la web www.cinehistoria.com, es también autor de un reciente libro especializado: VALERO, Tomás (2010): Historia de España contemporánea vista por el cine. Barcelona: UB.)), los profesores universitarios José Enrique Monterde, María Antonia Paz, Julio Montero, Aitor Yraola, Emilio C. García Fernández, Santiago de Pablo, José Luis Sánchez Noriega, Ramon Alquézar, José Carlos Suárez, Alberto Prieto, Gloria Camarero ((Profesora Titular de Historia del Cine de la Universidad Carlos III de Madrid, Gloria Camarero organizó en España dos Congresos Internacionales de Historia y Cine, en los meses de septiembre de 2007 y 2010. Las Actas vieron la luz al año siguiente con los títulos de Una ventana indiscreta. La Historia desde el Cine. Madrid: JC, 2008; y Vidas de cine. El biopic como género cinematográfico. Madrid: T&B, 2011.)), Rafael de España y Magí Crusells, o el fundador del Centre d’Investigacions Film-Història –precisamente, el autor de este artículo– y editor desde 1991 de la revista especializada Film-Historia, quien ha ido impulsando una escuela de historia contextual del cine –Cinematic Contextual History, siguiendo la denominación anglosajona– en el seno del Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Barcelona. Allí celebramos, del 12 al 15 de febrero de 1992, un Congreso Internacional sobre Guerra, Cine y Sociedad, que constituyó la “puesta de largo” de este grupo investigador ((Centro de Investigaciones que después también se desarrollaría con la asignatura oficial que imparto desde el año 1995: Història Contemporània i Cinema, y la realización de 13 tesis doctorales sobre el tema, la mayoría publicadas y siguiendo la denominada Metodología Film-Historia. Cfr. CAPARRÓS LERA, J. M.; ALEGRE, Sergio (1999). “Análisis histórico de los films de ficción”, Cuadernos Cinematográficos, 10, pp. 7-26.)).

Por eso, refiriéndose al cine de ficción, el profesor Jean Tulard se pronunció así en 1982:

La ficción histórica es raramente interesante en un primer grado, salvo obras como Enrique V (Laurence Olivier, 1944). Pero en un segundo grado, su interés es grande. He mostrado cómo los filmes consagrados a Napoleón son normalmente el reflejo de una ideología o de las preocupaciones de una época. El simple film de ficción puede introducir un testimonio sobre la sociedad, pues hace de reflejo ((TULARD, Jean (1982). “Points de vue sur les rapports de l’Histoire et le Cinéma”, Les Cahiers de la Cinémathèque, cit., pp. 17-18.)).

No cabe duda, pues, que los filmes de ficción o películas argumentales (fiction films o feature films, insisto en la terminología original) ofrecen una doble representación: por un lado, la de aquellos ambientes, escenas y diálogos que se están recreando para que sean filmados por la cámara; y, por otro, la de unos actores que están encarnando a unos personajes reales e históricos (Anthony Hopkins, en el Nixon de Oliver Stone, por poner un único ejemplo).

Una propuesta de clasificación del cine histórico argumental –como ya hemos hecho para los noticiarios y documentales– nos puede ayudar a clarificar mejor esta valoración:

a) Filmes de reconstrucción histórica

Se trata de aquellos filmes que, sin una voluntad directa de hacer Historia, poseen un contenido social y, con el tiempo, pueden convertirse en testimonios importantes de la Historia, o para conocer las mentalidades de cierta sociedad en una determinada época.

Un ejemplo muy claro lo tenemos en las películas del movimiento neorrealista (Roma, città aperta, Paisà, del referido Rossellini, o El limpiabotas y Ladrón de bicicletas, del binomio De Sica-Zavattini), e incluso en el cine de Éric Rohmer, quien –desde sus denominados Seis cuentos morales (1962-1972), Comedias y proverbios (1980-1987) hasta los más recientes Cuentos de las cuatro estaciones (1989-1998)– no ha hecho más que estudiar el comportamiento pequeñoburgués de una juventud intelectual francesa con vocación de etnólogo; o el mismo cómico Woody Allen, el cual ha ofrecido con sus filmes un retrato de la sociedad norteamericana contemporánea, especialmente del intelectual judío de Manhattan. Asimismo, habría que situar en esta primera clasificación, buena parte de los filmes de la escuela soviética de los años veinte, o aquellas películas basadas en obras literarias que reflejan una época y unos tipos que hoy ya forman parte del pasado histórico. Tal es el caso, por no citar más, de Las uvas de la ira (1940), de John Ford, según la novela de John Steinbeck, que reproduce el clima de la Depresión norteamericana. Sin olvidarnos del cine español de los años de la Dictadura (especialmente, las películas de Bardem y Berlanga), que puede ser un catalizador del período franquista, así como las cintas de la actual Democracia. E incluso los mismos filmes “serios” de ciencia-ficción (2001: Una odisea del espacio, Blade Runner, Matrix) pueden apuntar hipótesis sobre el mañana o acerca de los miedos e incertidumbres del hombre y la mujer contemporáneos en torno al nuevo milenio. A estas películas de valor histórico o sociológico, Marc Ferro las denomina de reconstrucción histórica, pues son filmes que retratan a la gente de una época, su modo de vivir, sentir, comportarse, de vestir e incluso de hablar. Obviamente son, sin pretenderlo, testimonios de la Historia. Filmes de ficción –o aparentemente de ficción– que requieren ya la atención del historiador, investigador o pedagogo.

b) Filmes de ficción histórica

Cabe enclavar aquí aquellos títulos que evocan un pasaje de la Historia, o se basan en unos personajes históricos, con el fin de narrar acontecimientos del pasado, aunque su enfoque histórico no sea riguroso, acercándose más a la leyenda o al carácter novelado del relato. Tal es el caso, indiscutiblemente, del cine de Hollywood. Y de filmes míticos como Lo que el viento se llevó (1939). Películas que ofrecen, al mismo tiempo, una idealización del pasado, de cómo lo ve en esa época la industria hollywoodiense, dentro de las constantes del género tradicional y de sus intereses –también comerciales–, siguiendo las modas de un período o el estilo de determinada productora; como, por ejemplo, la versión de Los tres mosqueteros (1948), de George Sidney, para la Metro.

Estas películas, denominadas de género y algunas de gran calidad cinematográfica (recuérdese, si no, la gran tradición del cine histórico inglés, con cintas modélicas como Un hombre para la eternidad, realizada en 1966 por Fred Zinnemann), son dignas representantes del film-espectáculo, y utilizan el pasado histórico, únicamente como marco referencial, sin realizar habitualmente análisis alguno (léase el llamado cine de romanos, made in Hollywood, o coproducido en Europa ((Entre la numerosa bibliografía sobre este tema, destaca el reciente libro del especialista ESPAÑA, Rafael de (2009). La pantalla épica. Los héroes de la Antiguedad vistos por el cine. Madrid: T&B.))). No obstante, por su ambientación, escenarios y vestuario, etc., pueden tener cierto interés didáctico. Por ejemplo, los filmes del género peplum de Marcel L’Herbier y Mario Bonard Gli ultimi giorni di Pompei, de 1949 y 1951, para ilustrar el Mundo Antiguo a los alumnos de Secundaria ((Cfr., al respecto, el artículo de INCLÁN, Luis (1994). “Uso didáctico de dos versiones de Los últimos días de Pompeya“, Film-Historia, 4, pp. 223-236; o el análisis de la película La caída del Imperio Romano (1964), de Anthony Mann, realizado por PRIETO, Alberto (1991). El fin del Imperio Romano. Madrid: Síntesis, pp. 127-135. Vid. también su reciente libro La Antigüedad a través del cine. Barcelona: UB, 2010.)).

Aun así, los límites entre el siguiente y definitivo apartado es, en algunos casos, difícil de definir; como ocurre con las piezas de los británicos David Lean (¡quién no ha admirado de nuevo la hoy reconstruida Lawrence de Arabia, modelo del tipo de cine histórico-novelado que ha cultivado este autor!: El puente sobre el río Kwai, Doctor Zhivago, La hija de Ryan, Pasaje a la India) y Richard Attenborough, con Gandhi (1982), por no citar más. Con todo, se trata de un género que sufrió una crisis, pero imperecedero como tal, y el cual parece haberse revitalizado en los últimos años; pues son bastantes las películas históricas o los biopics que saltan a las pantallas comerciales. Estas películas cabría denominarlas con el término acuñado por el teórico y cineasta galo, asimismo profesor de cine en la Universidad de París, Jean-Pierre Comolli: filmes de ficción histórica ((Cfr. sus artículos publicados en 1977: “Le passé filmé” y “Le fiction historique”, Cahiers du Cinéma, 277 y 278, pp. 5-14 y 5-16, respectivamente; revista de la que fue redactor-jefe. Vid. También su reciente libro La Antigüedad a través del cine. Barcelona: UB, 2010.)) .

c) Filmes de reconstitución histórica

Son aquellos que, con una voluntad directa de hacer Historia, evocan un período o hecho histórico, reconstituyéndolo con más o menos rigor, dentro de la visión subjetiva de cada realizador, de sus autores. Se trata, pues, de un trabajo artístico-creativo que está más próximo a la operación historiográfica moderna que del libro de divulgación. Estos filmes de reconstitución histórica, en la terminología establecida por Marc Ferro –no confundir con el término reconstrucción, que no es lo mismo–, son obras fundamentales como fuentes de investigación histórica y como medio didáctico. Pero precisan de un análisis riguroso para ver en qué sirven como nueva reescritura de la ciencia histórica. En este sentido, podríamos citar numerosos títulos: desde la triple visión de la Revolución inglesa del siglo XVII que nos dan Cromwell (1970), de Ken Hughes, Winstanley (1975), del historiador Kevin Brownlow & Andrew Mollo, y Matar a un rey (2003), de Tim Roth, hasta la evocación del Risorgimento italiano realizadas por Roberto Rossellini (Viva l’Italia, 1960; Vanina Vanini, 1961) y Luchino Visconti (Senso, 1954; El Gatopardo, 1963), o los diversos filmes y “lecturas” sobre la Guerra Civil española ((Vid. el más reciente libro del especialista CRUSELLS, Magí (2006). Cine y Guerra Civil española: Imágenes para la memoria. Madrid: JC.)), por no citar más temas de la Historia Contemporánea.

Por tanto, las películas de reconstitución histórica, a veces, nos dicen más de cómo pensaban o piensan los hombres y las mujeres de una generación, la sociedad de una determinada época sobre un hecho pretérito, que acerca del mismo hecho histórico en sí; es decir, clarifican más el hoy o el ayer –el contexto en que ha sido realizado el film– que la Historia evocada. Así, el director cinematográfico se transforma en un historiador. Y el historiador que realiza filmes históricos se convierte –utilizando ahora la terminología acuñada por el profesor John Grenville– en un film-maker II, en un segundo realizador ((GRENVILLE, John. “The historian as film-maker II”, SMITH, Paul, ed. (1976). The Historian and Film. Cambridge-Nueva York: Cambridge University Press.)).

Son muchos los ejemplos que podemos poner: desde las obras maestras de Jean Renoir La gran ilusión y La Marsellesa, realizadas bajo el influjo ideológico del Frente Popular francés, hasta las diversas versiones sobre Napoleón, sin olvidarnos de las particulares visiones de la época revolucionaria soviética de S. M. Eisenstein (El acorazado Potemkin, Octubre, La línea general) y del cine del realismo socialista de la Dictadura de Stalin (el célebre Tchapaiev, Los marinos del Cronstadt, y tantos otros), o las numerosas películas dedicadas a la guerra de Vietnam ((Vid. CAPARRÓS LERA, J. M. (1998). La guerra de Vietnam, entre la historia y el cine. Barcelona: Ariel.)) y al apartheid sudafricano (Grita libertad; Un mundo aparte), por no hacer exhaustiva la lista de temas y títulos. También cabría añadir aquí las biografías desmitificadoras de autores como James Ivory: Jefferson en París (1995) y Sobrevivir a Picasso (1996); o la doble versión comercial sobre el fenómeno de Eva Perón: Evita, de Alan Parker, con Madonna, y la réplica argentina de Juan Carlos Desanzo (ambas de 1996). De ahí que, para terminar, el cine de reconstitución histórica –o de resurrección, como diría Max Weber– esté más directamente al servicio de la Historia. Y que tales filmes resulten verdaderamente interesantes como fuente de investigación y reflejo de las mentalidades contemporáneas.

En 1974, ya lo afirmó el historiador norteamericano Martin A. Jackson –cofundador del Historians Film Committee– ante la UNESCO:

Es imposible comprender la sociedad contemporánea sin referirse a los filmes que se han venido realizando desde hace setenta años. El cine, y no debemos cansarnos en repetirlo, es una parte integrante del mundo moderno. Aquel que se niegue a reconocerle su lugar y su sentido en la vida de la humanidad privará a la Historia de una de sus dimensiones, y se arriesgará a malinterpretar por completo los sentimientos y los actos de los hombres y las mujeres de nuestro tiempo ((JACKSON, Martin A. “El historiador y el cine”, reproducido en ROMAGUERA, Joaquim; RIAMBAU, Esteve, eds. (1983). La Historia y el Cine. Barcelona: Fontamara, p. 21.)).

Sin embargo, en las películas argumentales muchas veces se solapan los tres niveles comentados. Por ejemplo, Las uvas de la ira explica su tiempo –la Depresión estadounidense, en el mundo rural– y reconstruye la Historia, pero no es un film de ficción histórica. Mientras La Marsellesa (1937), que evidencia también su época –el Frente Popular galo–, es un film de ficción histórica y posee una clara voluntad de reconstituir la Historia; como la película de Éric Rohmer, La inglesa y el Duque (2001), que estaría más en la línea revisionista de François Furet sobre la Revolución Francesa, o asimismo, a caballo entre el biopic y la Historia oral. En cambio, las cintas comerciales de Richard Thorpe, Ivanhoe (1953) y Los Caballeros del Rey Arturo (1954), además de ser películas de ficción histórica, tienen cierto valor didáctico –en cuanto a ambientación de la Edad Media, aunque sea más arquetípica que rigurosa–, y sirven para explicar la Historia del Cine o, más concretamente, el estilo de una determinada productora (MGM) y los filmes de género hollywoodienses. Aun así, el historiador Daniel A. Verdú ha ampliado esta triple clasificación de filmes de ficción con una cuarta propuesta posmoderna –siguiendo la nueva línea teórica iniciada por el profesor Rosenstone–: las películas de (de)construcción histórica, que desarrolla en un libro colectivo que acabo de coordinar ((VERDÚ SCHUMANN, Daniel A. “Hacia un cine histórico posmoderno: las películas de (de)construcción histórica”, CAPARRÓS LERA, J. M., coord. (2009). Historia & Cinema. 25 aniversario del Centre d’Investigacions Film-Història. Barcelona: UB, pp. 273-291.)).

En definitiva, se trata de sustituir el medio: los cineastas, en lugar de escribir un libro, hacen textos de Historia. Por eso, la interpretación de los filmes, para fijar su verdadero sentido, pertenece también al arte de la hermenéutica. Enfoque hermenéutico que estudia el acto particular –la película, en nuestro caso– dentro del contexto que ocurre –se realiza o exhibe– y toma como referencia los antecedentes históricos, sociales y personales.

NOTA

© Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra sin el consentimiento expreso de su autor. Su uso no autorizado supondrá una violación de la legislación vigente sobre propiedad intelectual.


seguir leyendo...

El lenguaje cinematográfico (según Testeando)

escrito el 21 de Mayo de 2011 por en General

TesteandoEl presente test es una prueba más de la creciente importancia que ha alcanzado el cine como herramienta didáctica. El código lingüístico al que el séptimo arte se somete, es sensiblemente diferente a los que sostienen a otros medios de comunicación de masas, detalle de no poca relevancia, si tenemos en cuenta que, como McLuhan apostillaba: “El medio es el mensaje”. Este ejercicio interactivo pertenece al sitio Testeando.es, web que ha sabido combinar con acierto el no siempre fácil maridaje entre ocio y cultura.


seguir leyendo...

Historia Contemporánea y Cine – IV (2ª parte)

escrito el 13 de Mayo de 2011 por en General

Causas de la Guerra de la independencia. De camino hacia la libertad

Causa común a los sucesivos estallidos sociales que se han desencadenado durante el transcurso del tiempo, es la carestía económica. No pocos de ellos desembocan en una revolución, al entenderse como tal, la subversión del orden establecido o la sedición colectiva. Ahora bien, para que se dé por cumplida esta última circunstancia, la sublevación se debe regir por una doctrina diseñada para la instauración de un nuevo orden. ¿Cuáles fueron las causas de la independencia norteamericana?. Es indudable que las monarquías europeas, además de toda una constelación de posesiones coloniales, difícilmente pudieron sustraerse al influjo del pensamiento ilustrado, pues éste promovía el reformismo económico, ideológico, político, religioso y social. Muchos de los libertadores que encabezaron procesos de emancipación territorial, exportaron la estela de ideas que la Ilustración preconizaba. No es de extrañar, pues, que el miedo congénito de la clase alta a ser destronada del poder suscitara la creación de “cordones sanitarios”, allí donde la penetración ideológica se estimaba más permeable. Si a todo ese alud de tendencias, unimos, además, factores como la presión fiscal que la metrópoli ejercía sobre sus colonias, máxime, si éstas no eran de explotación, sino de poblamiento ((A diferencia de las colonias de explotación, las colonias de poblamiento eran aquellas que estaban pobladas por colonos procedentes de la metrópoli. Por el contrario, el fin del establecimiento de las colonias de explotación no era la ocupación, sino la explotación de sus recursos naturales.)), ya contamos con los ingredientes suficientes para que estalle una revuelta social, puesto que sus habitantes no tardarían en tomar conciencia de que poseían la capacidad de gobernarse a sí mismos sin la tutela del Imperio y, menos aún, de una adusta monarquía que en nada les iba. Desde sus orígenes, los colonos norteamericanos fueron las víctimas propiciatorias de los grandes dispendios que la metrópoli dilapidó en gravosas contiendas continentales, cuyo más preciado botín fue el control hegemónico de ultramar. Pero la supremacía británica en el Atlántico estaba llegando a su fin. La política autoritaria del rey Jorge III y sus ministros, así como la imposición de gravámenes desproporcionados acabaron por colmar la paciencia de sus súbditos americanos, quienes, durante la celebración del Segundo Congreso Continental enviaron al monarca la siguiente declaración: “Ha abandonado nuestro Gobierno.. Ha asolado nuestros mares, devastado nuestras Costas, quemado nuestras ciudades, y destruido nuestras vidas” ((Vid. http://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_III_del_Reino_Unido#Guerra_de_la_Independencia_de_los_Estados_Unidos)). Pronto se iba a producir una escalada de protestas que coronarían en la consabida Guerra de la Independencia de los Estados Unidos. De entre todas ellas, las más destacadas fueron las que se oponían a la Revenue Act ((La Revenue Act o “Acta del azúcar” era un impuesto que gravaba la exportación de melaza para la elaboración de bebidas espirituosas, en especial, de ron. Como consecuencia de esta medida, no sólo disminuyó la competitividad del sector, sino que aumentó, por contra, el ya habitual contrabando colonial.)) (1764) y a la Stamp Act ((La Stamp Act o “Ley del timbre”, gravaba el papel legal. Tanto ésta como la anterior fueron revocadas, pero la espiral de despropósitos no se detuvo, pues la monarquía implantó una ley a posteriori la “Ley Declaratoria”, que obligaba a las colonias a respetar la legislación británica.)) (1765). Además de estos injustos impuestos, las Townshend Acts ((El desdoro del que estaba siendo objeto el comercio colonial por efecto de este impuesto, que tasaba las importaciones americanas, y de los anteriores, se representa en el blindaje económico, al entenderse como tal el hecho de que la actividad industrial seguía siendo de titularidad británica, lo que exacerbaba al empresariado autóctono que, en justicia, reclamaba poder ejercer su potestad sobre la economía local.)) de 1767, agravaron la tensión que ya dominaba a la población de las colonias. Pero la gota que colmó el vaso, si se me permite la expresión, fue el Motín del té de Boston ((El “Motín del té de Boston, del inglés Boston Tea Party, fue un acto de protesta en el que se lanzó al mar todo un cargamento de té. El descontento provenía de la creación de un nuevo impuesto sobre las importaciones, que afectaba a productos como el té. La monarquía británica pretendía, de este modo, castigar a los colonos americanos, quienes, para boicotear a la Compañía Británica de las Indias Orientales compraban té procedente de Holanda.)) (1773) en protesta contra los impuestos que continuaban gravando el té. Ese episodio se considera el verdadero detonante de la guerra.

seguir leyendo...

Historia Contemporánea y Cine – IV

escrito el 6 de Mayo de 2011 por en General

Estados Unidos… Un horizonte muy lejano ((El título “Un horizonte muy lejano” hace referencia al filme homónimo dirigido por Ron Howard en 1992 y protagonizado por Tom Cruise y Nicole Kidman. El filme evoca, a su vez, el Oklahoma land rush, una orden del Gobierno que decretó la ocupación libre de tierras en Oklahoma entre los años 1889 y 1890. El episodio al que dio lugar ha sido recordado por el Cine, aunque, todo sea dicho, no con mucha profusión. No obstante esto, Howard, en un alarde de patriotismo, rinde tributo a las tesis del historiador Frederick Jackson Turner, quien, en 1893, publicó una obra académica sobre la influencia de la “frontera” en la memoria colectiva estadounidense, que identifica la conquista del Oeste con la victoria de la civilización sobre la barbarie.))

Revolución americanaAunque la doctrina del “destino manifiesto” aún distaba de alojarse en la conciencia colonial estadounidense, bien es verdad, que, en otro orden de cosas, las Trece Colonias británicas de Norteamérica sí estaban consagradas, por el contrario, a segregarse de la metrópoli para, posteriormente, proclamar su independencia, toda vez que para ello recibirían el apoyo de Francia y de España, aunque más adelante la “Doctrina Monroe” blindara a la reciente nación de toda intervención extranjera, incluidos sus iniciales compañeros de campaña. George Washington fue quien encabezó a los sublevados gracias a cuya empresa, tras la firma de la Paz de Versalles ((El Tratado de París o Tratado de Versalles se firmó el 3 de septiembre de 1783 entre Gran Bretaña y Estados Unidos y puso fin a la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Francia, por su parte, recupera Tobago, Santa Lucía y el Senegal, mientras que España recobra Menorca, la Florida y algunos territorios en Honduras, aunque no Gibraltar.  Para Gran Bretaña, la pérdida de las Trece Colonias de América del Norte representa el declive del Imperio atlántico. Para los colonos simboliza la independencia del exterior, pues, a partir de ese momento, abandonaban su condición de súbditos para abrazar la de ciudadanos.)), nacería una nueva nación: los Estados Unidos de América ((A pesar de la polémica que concitó el estreno de El nacimiento de una nación (David W. Griffith, 1915) -una apología del Ku Klux Klan desnuda de complejos-, la obra es un valiente fresco del nacimiento de Estados Unidos. Para muchos es América(1924) la que, sin embargo, más se aproxima a este episodio de la historia americana.)). Pero, parafraseando a Jack el destripador: “Vamos por partes” ((Vid. el filme Jack el destripador (Robert S. Baker, 1959)). Desde el siglo XVII trece colonias poblaban la costa atlántica de Norteamérica de norte a sur. Sus habitantes eran, en su mayoría, puritanos y católicos ((Los primeros habitantes de la región fueron los llamados “padres peregrinos” (en inglés, Pilgrim Fathers). La denominación de “padres peregrinos” designa a los puritanos que huían de las persecuciones religiosas promovidas por el rey Jaime I. Los primeros asentamientos puritanos se establecieron tras atracar el Mayflower en Plymouth (Massachusetts) en 1620.)). En el Norte estaban Nueva Hampshire, Massachusetts, Connecticut, Rhode Island, Nueva York, Nueva Jersey, Delaware y Pensilvania, donde las principales actividades económicas eran el comercio y la industria. Las colonias del Sur eran Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia. Su economía se basaba en las grandes plantaciones de algodón, tabaco y arroz, cultivadas por esclavos negros. ((Fue en esos ingratos latifundios donde el alarido del esclavo africano concibió el jazz, cuyo origen geográfico se remonta a la Luisiana de finales del siglo XVIII)). Las notorias diferencias económicas condicionarán, como veremos, las relaciones entrambos, pues la emancipación territorial no afirmó el sentimiento de unidad del joven pueblo estadounidense, función que sí ejerció la asimilación que sufrió el Sur agrícola por parte del Norte industrial tras la única guerra civil que ha enfrentado mutuamente a los hijos del tío Sam.

 


seguir leyendo...

A José Mª Caparrós

escrito el 29 de Abril de 2011 por en General

José María Caparrós

Hoy me permito la licencia de deshacerme en elogios hacia José Mª Caparrós, incansable trabajador y entrañable persona que presume de descifrar, como pocos, los enigmas histórico-sociales que encierra el séptimo arte. Con la pertinacia que le caracteriza, Caparrós se ha hecho un nombre entre los grandes, no sin sortear cuantos obstáculos pudieran haberle condenado al ostracismo académico. Por si no bastase todo lo anterior, el maestro Caparrós ha creado escuela, aunque, como todo discípulo, adeude a otros maestros parte del bagaje intelectual que atesora. Dado que también nosotros le debemos parte de lo que somos, difundiremos hasta lo indecible la corriente de pensamiento que sus tesis han engendrado, y con el ánimo que infunde el hecho de haberse hecho merecedor de la primera cátedra en Historia Contemporánea y Cine. Agradecemos al Prof. Caparrós su desbordante generosidad y una bondad vocacional que despiertan en cuantos se le acercan una inefable sed de conocimientos, por todo lo cual, deslizo un panegírico a través de este medio de comunicación universal. + info.


seguir leyendo...

Historia y Cine en España

escrito el 23 de Abril de 2011 por en General

Hoy presentamos una interesante exposición en diapositivas que guarda muchas similitudes con el proyecto CineHistoria, y en particular, con la ópera prima de un servidor: Historia de España Contemporánea vista por el cine, publicada por Ediciones UB en 2010. Esperamos que el lector saboree esta última entrega con la intensidad que merece, pues su cuidada estética y calidad conceptual denotan un considerable esmero por parte de su autor .


seguir leyendo...

Tennessee Williams, un escritor de película

escrito el 16 de Abril de 2011 por en General

Como árbol que hunde sus raíces en busca de los nutrientes que harán fluir su savia de abajo arriba, nuestro colaborador, Manuel Ariza Canales, se sumerge en la mente de Tennessee Williams con la elegancia propia de todo amante de las letras. No sin la inquietud del cirujano que disecciona a su paciente con la afilada hoja de un escalpelo, Ariza nos descubre las entrañas de la obra y de su autor, así como la impronta que ambos dejaron en la gran pantalla. Y por si tan brillante análisis no fuera suficiente, me permito la licencia de añadir que  la larga sombra del escritor sureño se hace patente en otros testimonios cinematográficos que dan cuenta de su influencia cultural en la sociedad norteamericana. Tal es el caso de la acaramelada El príncipe de las mareas (Barbra Streisand, 1991) cuyo protagonista mantiene una tumultuosa relación con su familia pero, sobre todo, con su hermana, quien, para mayor gloria literaria de la accidental realizadora, parece ser cautiva del espíritu de Williams. Asómese el lector a este magnífico artículo, no se arrepentirá.


seguir leyendo...

La mirada del samurái: los dibujos de Akira Kurosawa

escrito el 9 de Abril de 2011 por en General

Los dibujos de Akira KurosawaEn esta segunda exposición sobre La mirada del samurái: los dibujos de Akira Kurosawa, se ha editado otro bello catálogo que reproduce los 120 dibujos originales, con textos del comisario de la muestra, Josep Maria Caparrós, y de los adjuntos al comisariado, Andrés Expósito, Carlos Giménez Soria y Jordi Puigdomènech, además de los ensayos de los especialistas James Goodwin y Aldo Tassone, y una introducción a las pinturas a cargo de Juan Pablo Ballester, seguida de la biofilmografía y la bibliografía específica.

Madrid: TF Editores/Museo ABC, 2011, 194 pp. Precio: 27 €

 


seguir leyendo...

Historia Contemporánea (y Cine) – III (2ª parte)

escrito el 2 de Abril de 2011 por en General

Filmografía

Tiempos modernos (Charles Chaplin, 1936)

Tiempos modernosFicha técnico-artístisca

Tiempos modernos (Modern Times). Dirección: Charles Chaplin, 1936. Nacionalidad: Estados Unidos. Guión: Charles Chaplin. Producción: Charles Chaplin Productions. Intérpretes: Paulette Goddard (A. Gamin), Henry Bergman (Propietario del Café), Tiny Sandford (Big Bill), Chester Conklin (Mecánico), Hank Mann (Burglar), Stanley Blystone (Padre de Gamin), Al Ernest Garcia (Presidente de la Electro Steel Corp.), Richard Alexander (Celador de la prisión), Cecil Reynolds (Ministro), Mira McKinney (Esposa del Ministro), Murdock MacQuarrie (J. Widdecombe Billows), Wilfred Lucas (Oficial joven), Edward LeSaint (Chérif Couler), Fred Malatesta (Camarero del Café). Formato: B/N. 1,37:1. Duración: 87 min. Localizaciones: Hollywood Boulevar & Vine Street, Hollywood, Los Angeles, California (Estados Unidos). Estreno: 11 de febrero de 1936.

Sinopsis

Preso de un convulso estado de nervios, Charlot es despedido de la fábrica donde trabaja como operario en una cadena de montaje e ingresado, poco después, en un centro psiquiátrico. Al salir, deambula por la calle. Acusado de encabezar un tumulto, es detenido y encarcelado. Sin ser consciente y bajo los efectos de la cocaína impide la fuga de unos presos. Le ponen en libertad y le procuran un empleo en unos astilleros, pero provocas daños y lo echan. Al final, abandona la ciudad junto a una fiel Paulette Goddard.

Contexto histórico

El filme no es inmune al auge del fascismo y del nazismo, como tampoco a los movimientos contestatarios de izquierdas, ni a las contradicciones derivadas de la Revolución Industrial. El año de su estreno, Hitler y sus acólitos emprenden una campaña de terror que se materializa en un “inventario racial biológico”, una ominosa clasificación racial diseñada con el objeto de exterminar a los judíos en un postrer genocidio, mientras que en Francia y en España se reorganizan la izquierda de León Blum y de Manuel Azaña, respectivamente.

Las amistades peligrosas (Stephen Frears, 1988)

Las amistades peligrosas

Ficha técnico-artístisca

Las amistades peligrosas (Dangerous Liaisons). Dirección: Stephen Frears, 1988. Nacionalidad: Estados Unidos/Reino Unido. Producción: Lorimar Film Entertainment. Intérpretes: Glenn Close (Marquesa Isabelle de Merteuil), John Malkovich (Vizconde Sébastien de Valmont), Michelle Pfeiffer (Madame de Tourvel), Swoosie Kurtz (Madame de Volanges), Keanu Reeves (El Caballero Raphael Danceny), Mildred Natwick (Madame de Rosemonde), Uma Thurman (Cecile de Volanges), Peter Capaldi (Azolan), Joe Sheridan (Georges), Valerie Gogan (Julie), Laura Benson (Emilie), Joanna Pavlis (Adèle), Nicholas Hautrey (Mayordomo), Paulo Abel do Nascimento (Castrato), François Lalande (Curé). Formato: Color (Eastmancolor). 1,85:1. Duración: 119 min.Sonido: Dolby. Localizaciones: Château de Champs-sur-Marne, Champs-sur-Marne, Seine-et-Marne (Francia).Estreno: 10 marzo 1989 (España).

Sinopsis

La decadente Francia dieciochesca prerrevolucionaria es el escenario de las intrigas nobiliarias que rodean al elenco de actores del filme: la marquesa de Merteuil, Cécile de Volanges, Madame de Volanges, Raphael Danceny, el vizconde de Valmont y Madame de Tourvel. La marquesa promete a su amante, el vizconde de Valmont, una noche de sexo, pero sólo si éste es capaz de seducir a la devota Madame de Tourvel con el único propósito de mancillar su buen nombre. Entretanto, el vizconde yace con Cécile de Volanges, prometida de Raphael Danceny quien, tras enterarse de lo ocurrido, se bate en duelo con el vizconde asestándole una estocada mortal. Durante su agonía, el vizconde de Valmont encomienda a Danceny su última voluntad: confesar a Madame de Tourvel haberse enamorado de ella en el último momento. En un alarde de honradez póstuma, el vizconde pone al descubierto las intrigas que la marquesa alimentaba, hecho que convierte a esta última en la comidilla de la Corte.

Contexto histórico

El estreno del filme se enmarca en la decadencia soviética precedida por la “perestroika ((Vid.http://www.historiasiglo20.org/TEXT/perestroika.htm))” de Mihail Gorbachov y su “glasnost” ((Del ruso, transparencia, la glasnost fue un ejercicio de liberalización política que pretendía poner fin a la impermeabilidad del partido comunista. El reconocimiento público del genocidio estalinista y de otras muchas tropelías (Vid.http://www.historiasiglo20.org/GLOS/glasnost.htm) deslegitimó al Politburó, precisamente, por haber sido cómplice de todo lo sucedido hasta entonces. Gorbachov introdujo reformas económicas y políticas para evitar la desintegración de la URSS, pero el efecto que éstas produjeron no fue, ni de lejos, el que él esperaba. No en vano, la Unión Soviética no tardó en empezar a desmembrarse.)). Asimismo, la atmósfera de supremacía socioeconómica que domina la trama argumental, rememora vagamente la política de “patio trasero” amparada en la “doctrina Monroe” y en el “corolario Roosevelt“, bajo cuyo auspicio el gobierno de los Estados Unidos practica en todo el continente americano un imperialismo voraz al que tampoco es inmune el resto del mundo.


seguir leyendo...

Historia Contemporánea (y Cine) – III

escrito el 26 de Marzo de 2011 por en General

La Revolución Industrial

Revolución IndustrialLa Revolución Industrial, que se desencadenara en Inglaterra para extenderse, posteriormente, al resto de Europa y a países como Estados Unidos o Japón, tiene como detonantes el exponencial progreso técnico -espoleado por las teorías científicas que se formularon durante la Ilustración-, además del efecto económico que concitará la práctica del liberalismo político. ((Doctrina política que defiende las libertades y la iniciativa individual, y limita la intervención del Estado y de los poderes públicos en la vida social, económica y cultural.)) Asimismo, parte del capital amasado por mercaderes y terratenientes se destinará a la construcción de fábricas ((A partir de entonces, el viejo taller artesanal y el sistema de producción dispersa conocido como putting-out system quedan relegados a un segundo plano, puesto que los diferentes procesos productivos convergirán en la fábrica.)), cuyo incremento atraerá masivamente a la población rural, fenómeno que acarrea, a su vez, un movimiento migratorio del campo a la ciudad y de unos países hacia otros ((Es en este contexto -en el que el aumento exponencial de la población se percibe como una amenaza-,  cuando se divulgan las primeras tesis sobre sus efectos. En este sentido, Thomas Malthus advertía en su obra Ensayo sobre el principio de la población (1798) que el crecimiento ilimitado de la humanidad podría poner en peligro su propia supervivencia al  agotar los recursos naturales disponibles.)). En las ciudades prolifera la de mano de obra barata: el proletariado, una nueva clase social que ofrece su trabajo a cambio de un salario. La actividad económica es frenética, la inversión crece ilimitadamente y las economías más industrializadas se preparan, en consecuencia, para la conquista del mundo. El motor del cambio se atribuye al vapor, fuente de energía que reemplazará el taller por la fábrica, la yunta por la segadera o el caballo percherón por la locomotora ((Todas esas transformaciones no se produjeron por autogénesis, sino por efecto de un giro político decisivo. En el campo, la apertura del mercado mediante el reparto de las tierras comunales (enclosures) estimuló la explotación capitalista del cultivo, lo que redundó en beneficio de los grandes propietarios y en perjuicio de los pequeños. De entre estos últimos, tras ser desposeídos de las tierras que habían habitado y trabajado como usufructuarios, unos adquirieron pequeñas propiedades mientras que otros emigraron a la ciudad en busca de trabajo.)). Así fue cómo la artesanía dio paso a la industria ((No todos los sectores industriales se desarrollaron al mismo compás. El primero en hacerlo fue el sector textil, como consecuencia de la prohibición de importar tejido de algodón de la India. Tanto el incremento de la producción algodonera como las restantes transformaciones agrícolas suponen una presión sobre el resto de sectores productivos como también, sobre los transportes. A la revolución agrícola le seguirá la siderúrgica, que contribuye a la extracción de hierro y carbón para la fabricación y expansión del ferrocarril y la introducción de mejoras técnicas en la navegación.  Evolucionan, pues, el transporte terrestre y el marítimo, mejoran las comunicaciones y, consiguientemente, se expanden los mercados.)): James Watt introdujo el engranaje en la maquinaria fabril y George Stephenson inventó la locomotora a vapor. El ferrocarril y el barco de vapor, medios de transporte más evolucionados, acortarán distancias y darán pábulo a la prospección de nuevos yacimientos económicos cuya explotación subsiguiente incrementará la inversión de capital. Fruto de ese vertiginoso proceso de transformación económica, nace el capitalismo. El nuevo modelo económico se caracteriza por la producción industrial en cadena -cuyo clímax será el taylorismo ((Método de organización del trabajo que persigue el aumento de la productividad mediante la máxima división de funciones, la especialización del trabajador y el control estricto del tiempo necesario para cada tarea.))- y la concentración de capitales en pocas manos -distribuidos entre trusts ((Grupo de empresas unidas para monopolizar el mercado y controlar los precios en su propio beneficio)) y cárteles ((Convenio entre varias empresas similares para evitar la mutua competencia y regular la producción, venta y precios en determinado campo industrial)) y amparados por Sociedades AnónimasBancos-.

Un nuevo orden

De toda esa vorágine de cambios surgió un nuevo orden mundial al que la sociedad hubo de adaptarse rápidamente. Burgueses y proletarios alterarían la tradicional división de clases, que dejaba de estar al servicio de una encorsetada jerarquía basada en la casta ((La desigualdad de derechos la determinaba la pertenencia a uno de los tres estamentos en que la sociedad estaba dividida: la nobleza, el clero y el pueblo, que en Francia se denominaba “Tercer Estado”. El alto clero se reclutaba entre la nobleza, y sus miembros disfrutaban de los privilegios inherentes a estos últimos. El resto de la población (casi la totalidad) estaba formada por burgueses, artesanos, comerciantes y campesinos. Los sectores más acomodados pugnaban por la igualdad de derechos, lo que contravenía los intereses de la nobleza, que se resistía a perder sus seculares privilegios.)). Sin embargo, lejos de disminuir, el abismo entre ricos y pobres aumentó exponencialmente y en el mejor de los casos, se mantuvo igual. El maquinismo, cuya máxima expresión -como ya hemos señalado anteriormente- será el taylorismo, provocará la aparición de nuevas e irreconocibles reacciones conductuales como la alienación, trastorno mental que el Cine ha sabido recrear con sumo acierto ((Las reiterativas convulsiones que se adueñan de Charlot denotan que el operario fabril es un eslabón más de la cadena de producción, y, como tal, corre el peligro de ser devorado por la máquina, peligro al que él mismo sucumbirá.)). Tal es el caso de Tiempos Modernos (Charles Chaplin, 1936), filme que, por otra parte, denunciaba, no sólo las infrahumanas condiciones a las que estaban condenados los extenuados trabajadores de las fábricas, sino también, las tácticas de represión de las que harán uso los Estados más poderosos para sofocar cualquier revuelta social que pudiera poner en peligro los intereses de lobbies de reciente aparición. ((Grupo de personas influyentes, organizado para presionar en favor de determinados intereses.)) A fin de evitar tal amenaza, la expurgación ideológica será en adelante una práctica constante. Así, el librepensamiento se tomará por subversión, que, por su propia naturaleza, podrá ser constitutiva de delito, lo que traerá consigo condena y represión. En el filme de Chaplin, se identifica intencionadamente, comunismo con sedición, pues la reivindicación colectiva de derechos sociales y civiles así se suele interpretar ((Escenas como la de Chaplin como cabecilla abanderando una protesta laboral y su posterior acusación de comunista así lo confirman.)). En otro orden de cosas, no es menos cierto que la posterior aparición de la clase media será la prueba fehaciente de que es posible el ascenso social. Poco a poco, pues, la Edad Moderna toca a su fin. Nace, en su lugar, una nueva era ((La agonía del Antiguo Régimen asalta el poder cuando una minoría de intelectuales decide revelar al mundo una gran estafa: nadie es propiedad de nadie pues todos son dueños de sí mismos. El miedo que causa la verdad, se expresa mediante estados de opinión envenenados, como el que recoge la actriz Glen Close cuando sentencia en Las amistades peligrosas (Stephen Frears, 1988), que la mayoría de los intelectuales son estúpidos. Así y todo, el proceso de cambio que empieza a operarse en la sociedad parece imparable. Las veleidades cortesanas, -impregnadas, en muchas ocasiones de una sensualidad de “sádica” inspiración- o el irredento regalismo, que se resuelve con la definitiva separación entre Iglesia y Estado tras el estallido de la Revolución Francesa (con la aprobación de la Constitución Civil del Clero), son certeramente recrados en el filme. Asimismo, el arte y la cultura como coartadas del “voyeurismo” retratan la decadencia de una sociedad que se regodea en el fariseísmo religioso o se engríe en la contemplación de representaciones teatrales, operísticas o literarias, en un gesto que demuestra que el entretenimiento está al servicio de la aristocracia, el único sustrato social con potestad para controlar el pensamiento)).

Cronología

  • 1709. Darby utiliza carbón de coque para fundir hierro en alto horno.
  • 1735. Kay inventa la lanzadera volante.
  • 1767. Hargreaves inventa la hiladora de algodón Spinning-jenny.
  • 1769. Watt patenta su máquina de vapor.
  • 1776. Adam Smith publica La naturaleza y causa de la riqueza de las naciones.
  • 1779. Crompton inventa la hiladora intermitente Mule-jenny.
  • 1784. Cort inventa el pudelado, que logra un hierro más resistente.
  • 1785. Cartwright aplica la máquina de vapor al telar.
  • 1800. Volta inventa la pila eléctrica.
  • 1815. Stephenson construye la primera locomotora de vapor.
  • 1825. Primer tren minero con máquina de vapor entre Stockton y Darlington.
  • 1830. Se inaugura la primera línea férrea de pasajeros entre Manchester y Liverpool.
  • 1834. Morse inventa el telégrafo. McCormick patenta la segadora mecánica.

seguir leyendo...

Utopías totalitarias en el cine

escrito el 12 de Marzo de 2011 por en General

UNED – Utopías totalitarias en el cine – 25/02/11

La presentación del siguiente comentario la tomamos de la que la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia) publica en la mediateca de RTVE (Radio Televisión Española):

El Siglo XX ha pasado a la Historia como el siglo de los totalitarismos, pero además el XX ha sido también el siglo del cine, que desde sus orígenes ha mantenido una relación de mutua fascinación con los regímenes totalitarios. Esto ha permitido que por un lado el cine se haya convertido en testigo del desarrollo de este fenómeno político, y por otro que se hayan producido interesantes reflexiones fílmicas en torno al hecho en cuestión que han terminado por pasar a la posteridad como obras maestras del Séptimo Arte.
INTERVIENEN: José María Enríquez, Filósofo. José Luis Muñoz de Baena, Profesor Titular Filosofía del Derecho UNED.

Contamos con que os guste este vídeo que, aunque tiene una duración limitada, da cuenta del uso propagandístico que el totalitarismo, en todas sus formas, ha hecho del cine. El valor potencial del séptimo arte no tiene límites, por más que dé la sensación que sólo se puede desarrollar y superarse a sí mismo con ayuda del poder.


seguir leyendo...

"La Pantalla Nacional", premio “Film-Història” a la Mejor Investigación 2010

escrito el 5 de Marzo de 2011 por en General

Premio Film-Història

Por cuarto año consecutivo, la Filmoteca de Cataluña acogió lo entrega del Premio “Film-Història” que otorga el Centre d’Investigacions Film-Història, grupo de investigación del Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Barcelona. En esta ocasión, el libro galardonado ha sido La Pantalla Nacional. El cine de la Italia fascista en la Guerra Civil, de José María Claver Esteban.

El autor de la obra premiada es profesor de Cine Español Contemporáneo de la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla. El Jurado permanente del Centre FILM-HISTÒRIA otorgó este premio, en su 28ª edición, por la “rigurosa aportación historiográfica sobre una temática y un periodo que nos toca de muy cerca”.

A las 19 horas del día 28 de febrero de 2011, en una sesión durante la cual se proyectó el noticiario La presa di Gijon (1937) y el largometraje de propaganda fascista Lo squadrone bianco (1936), de Augusto Genina, el profesor Claver Esteban recibió el galardón en la Filmoteca de Cataluña de manos del director del Centre d’Investigacions Film-Història, el profesor Josep Maria Caparrós.

Agradecimientos: Filmoteca Española, Centro Sperimentale di Cinematografia-Cineteca Nazionale, Ripley’s Film i Broadmedia Service S.r.L.


seguir leyendo...

Historia y sociedad a través del cine

escrito el 26 de Febrero de 2011 por en General

Formación del profesoradoTras haber trazado un acuerdo con Gracia Rodríguez -profesora del Executive Language Learning de ESADE y responsable de los Cursos de Formación de profesores de la Sección de Español-, en colaboración con el Instituto Cervantes, CineHistoria anuncia la presentación del seminario “Historia y sociedad a través del cine”, que tendrá lugar el día 27 de junio de 2011 a las 14.30 h. en el Campus Barcelona – Pedralbes: Avda. d’Esplugues, 92-96. 08034 Barcelona. Tel.: +34 934 952 095 – 900 180 358 (llamadas nacionales). Fax: +34 934 952 092 – +34 934 952 075. idiomas@esade.edu – www.esade.edu/spanish. Huelga decir que contamos con vuestra asistencia. Muchas gracias. + info.


seguir leyendo...

La família obrera a través del cinema

escrito el 21 de Febrero de 2011 por en General

Licenciado en Historia por la Facultat de Geografia i Història de la Universitat de Barcelona (UB), el autor del presente ensayo, Francesc Marí i Company, es alumno del Màster en Estudis Històrics en la misma facultad. Desde enero de 2010, es miembro oficial del Centre d’Investigacions Film-Història donde, después de un período como becario, ejerce como investigador, además de ser redactor, crítico y secretario de redacción de la revista FILMHISTORIA Online, en la que ya ha publicado diversas críticas y en la que, próximamente, publicará sus primeros artículos, París, el fabuloso destino de Amélie Poulain y Los muertos no cuentan cuentos. Los piratas en el cine. Además colabora, como especialista en cine, en el portal histórico Napoleonbonaparte.es, donde ya se pueden leer algunas de sus reseñas.


seguir leyendo...

El cine en los medios

escrito el 5 de Febrero de 2011 por en General

Si bien CineHistoria reconoce en el cine su cualidad de “arte total”, a Internet no se le puede negar la facultad de aglutinar a todos los medios de comunicación de masas. Internet se ha convertido en poco tiempo en el padre de los medios, a tal punto que la supervivencia de otros soportes corre un serio peligro. Como si de un engendro mecánico se tratara, Internet se reinventa a sí mismo constantemente. ¿Será verdad que el saber no ocupa lugar? ¿Será verdad que, como la propia naturaleza del cosmos, Internet es infinito pero limitado como el universo “einsteniano”?. De ello da testimonio el archivo que aparece debajo de estas líneas:


seguir leyendo...

Sopa de letras de Cine e Historia

escrito el 29 de Enero de 2011 por en General

Sopa de letras

Resuelve esta sencilla sopa de letras sobre términos relacionados con la Historia en el Cine.


seguir leyendo...

The Beatles: una historia de película

escrito el 23 de Enero de 2011 por en General

The Beatles

Nuestro colaborador, Manuel Ariza Canales, nos obsequia con un artículo preñado de nostalgia. Se trata de una lectura retrospectiva de la banda musical más popular de Liverpool, The Beatles, cuyo nacimiento se remonta ya a medio siglo de distancia. No sin el empuje de una eficaz operación de marketing, el magnético cuarteto inglés ejerció tal influencia social, que aún hoy se les recuerda con gran intensidad emocional, aunque algo distinta de la que en tiempos experimentaban multitudes de adolescentes en flor sedientas de un sustitutorio hedonismo fálico. The Beatles ya forma parte del acervo cultural de la sociedad occidental, uno de cuyos más importantes depositarios es el cine, que vio alumbrar firmas tan variopintas como ¡Qué noche la de aquel día! (“A Hard Day’s Night“, 1964) o El submarino amarillo (“Yellow Submarine“, 1968). De nuevo agradecemos al Prof. Ariza tan desinteresado gesto. Let him be!. Para más información cinematográfica, véase la siguiente página: http://www.imdb.es/find?q=the+beatles.


seguir leyendo...

Mesa redonda de Historia, Geografia y Cine

escrito el 15 de Enero de 2011 por en General

La mesa redonda Historia, Geografía y Cine es una iniciativa conjunta de la Asociación de Estudiantes y Investigadores Brasileños en Cataluña (APEC) y del Centre d’Investigacions Film-Història (UB).

Esta actividad se propone el intercambio entre distintas universidades, investigadores e ideas alrededor de las cuestiones sobre los usos del cine en la enseñanza de Geografía e Historia.

En este sentido, la mesa redonda se celebrará el viernes, 21 de enero de 2011 (17 a 20 horas), en Aula Film-Història, ubicada en la Facultad de Geografía e Història (c/Montalegre, 6).

Memoria y saberes docentes en los escenarios brasileños

Dra. Sonia Regina Miranda, Universidad Federal de Juiz de Fora (UFJF), investigadora del grupo de investigación História ensinada, Memória e Saberes escolares.

Didàctica de las Ciències Socials: Història Contemporània i Cinema

Dr. Francesc Sánchez Barba, investigador del Centre FILM-HISTÒRIA de la UB y profesor de Historia en Enseñanza Secundaria.

Vídeos, Resistencias y Geografias–menores lenguaje y maneras contemporáneas de resistir

Dr. Wenceslau M. Oliveira Jr., Universidad Estadual de Campinas (UNICAMP), investigador del Laboratório de Estudos Audiovisuais – OLHO.

La mesa redonda esta dirigida a estudiantes de Geografía, Historia, Educación y Bellas Artes, tanto de licenciatura, máster y doctorado en estos conocimientos.

Coordinadores:

Dr. ANDERSON FERRARI

Dra. CRISTINA SOUZA DA ROSA


seguir leyendo...

HISTORIA DE ESPAÑA CONTEMPORÁNEA VISTA POR EL CINE

escrito el 2 de Enero de 2011 por en General

Historia de España Contemporánea vista por el cineCarro de la compraHISTORIA DE ESPAÑA CONTEMPORÁNEA VISTA POR EL CINE
Tomás Valero
Colección Film-Historia, 13
ISBN: 978-84-475-3415-9
17 x 24 / 504 pág. / 36 €

Materias: Historia, cine

Estos primeros años del siglo XXI hemos asistido a la aparición de una serie de obras que relacionan el Cine con la Historia. Al amparo de la renovación de la enseñanza, y de la importancia cada vez mayor del imaginario audiovisual entre los jóvenes, se han publicado una serie de trabajos que buscan convertirse en herramientas para entender nuestro pasado. Estas propuestas didácticas apuntan principalmente a su utilización por el profesorado de Secundaria en el aula, como uno más de los distintos recursos para que los alumnos alcancen las Competencias Básicas y las Generales a las que se refiere la reciente LOE.

Es cierto es que existen trabajos fundamentales, como el clásico Historia Contemporánea de España y Cine, compendiado por Aitor Yraola; así como el exhaustivo trabajo en tres volúmenes La Historia a través del cine, de Santiago de Pablo; o el divulgativo La Historia de España a través del cine, de Miguel Juan Payán; sin olvidar el más reciente: La Historia Contemporánea de España a través del Cine español, de Luis Navarrete. Pero nunca hasta ahora se había detallado la manera de integrar el cine en el marco de la normativa vigente, configurando un recurso al alcance del cuerpo de profesores de Secundaria. El libro arranca con una justificación que defiende el cine como fuente histórica, desde sus comienzos con Siegfried Kracauer y Marc Ferro, hasta las modernas teorías de Robert A. Rosenstone. A continuación, podemos leer una breve historia de la cinematografía española, cuyos tímidos pasos diera fuera Fructuós Gelabert, a principios del siglo XX, pasando por las  Conversaciones de Salamanca, durante el Franquismo, y las políticas de los diferentes gobiernos de la Democracia.

El núcleo del libro se divide en dos partes, la primera consiste en un repaso a la Historia Contemporánea de España, materia obligatoria que se imparte en el Bachillerato, en forma de cuatro grandes bloques: la Restauración y la II República, la Guerra Civil española, la Dictadura franquista y la Democracia. Los cuatro períodos temporales son ilustrados con veinte films de ficción analizados con objetividad y maestría, y proporcionando cronología relevante de apoyo, y recursos escritos y virtuales. La segunda parte, con la filmografía complementaria, ofrece dieciseis películas que no pertenecen formalmente a los bloques anteriores, pero que por su especial relevancia se analizan separadamente. En estas últimas, se señalan los objetivos pedagógicos, los procedimientos y las actitudes, algo que sinceramente, se agradece para plantear ejercicios prácticos entre un alumnado sobre temas que, al margen de su contexto histórico, poseen cualidades que permiten debatir y reflexionar sobre asuntos éticos, sociales o artísticos; una excelente preparación de tipo transversal para todo el alumnado, y que, debido a su flexibilidad, acepta diferentes ritmos de aprendizaje para atender a la diversidad de nuestras aulas.

En resumen, esta obra llena un hueco clamoroso en las estanterías de los docentes. No se trata de un libro más sobre Cine e Historia, sino de una herramienta educadora polivalente que puede adentrarse en las redes conceptuales del alumnado por medio de su principal plataforma de información hoy día: la imagen. En este sentido, el profesor Tomás Valero contribuye a formalizar un recurso cada vez más presente en la explicación crítica de la Historia.

JUAN MANUEL ALONSO GUTIÉRREZ

FILMHISTORIA Online, Vol. XX, nº 2 (2010).


seguir leyendo...

IMdB sabe de Historia

escrito el 25 de Diciembre de 2010 por en General

IMdBCuando creíamos haber agotado todos los recursos disponibles en la red, IMdB -la base de datos de películas más amplia del mundo-, nos sorprende con una fuente inagotable de películas de género histórico que alcanza un número cercano a los 3.000 títulos. Merece un hueco en el apartado de fuentes de información de CineHistoria bajo el título “Cine de género histórico en IMdB“.


seguir leyendo...

Propuesta de seminario sobre la Guerra Civil española

escrito el 19 de Diciembre de 2010 por en General

Conforme a la idea original sobre la que se ha construido el proyecto CineHistoria, hemos presentado una propuesta de cursos sobre la Guerra Civil española a través del cine, en el Centro de Recursos y Profesores (CRP) del distrito de Sant Martí (Barcelona), gracias al tesón del equipo de bibliotecarios de la biblioteca pública Xavier Benguerel, y de su diligente directora, Neus Castellano. Esperamos contar con la aprobación de los centros escolares de la zona para hacerla extensible, más adelante, a toda la ciudad. Tenga a bien el internauta acceder a la web de la propuesta (en catalán): http://phobos.xtec.cat/crp-santmarti/index.php?option=com_content&view=article&id=125. Parafraseando a Humphrey Bogart en Casablanca (Michael Curtiz, 1942): “…Creo que este es el principio de una gran amistad”.


seguir leyendo...

Soldados de Salamina: el memorial

escrito el 12 de Diciembre de 2010 por en General

Soldados de SalaminaComo sentencia la crítica: “Hay libros que piden película”. El Soldados de Salamina de Javier Cercas es uno de ellos. En él, la evocación metafórica de la batalla médica sumerge al espectador en un proceloso universo de emociones encontradas que discurren durante la ofensiva de las tropas franquistas sobre Cataluña. El suceso que narra el filme es el último desafío a la muerte en el que se baten los soldados que están prontos a caer. Por primera vez en mucho tiempo, la Historia coloca a los contendientes de cara, para que puedan, por sí mismos, dirimir sus diferencias, a fin de invocar el sentimiento de reconciliación que permitirá soldar la fractura social que provocaron la Guerra Civil y la dictadura que se impuso tras su desenlace. Recomendamos al espectador ver la película homónima, además de leer la obra en la que ésta se inspiraría, no sin antes asomarse a la presente crítica.


seguir leyendo...

Del método histórico aplicado al cinema

escrito el 4 de Diciembre de 2010 por en General

Aunque algo abrupto en las formas, el artículo que hoy presentamos sostiene que la invención de un género como el western, responde a la necesidad de ideologizar a la sociedad conforme a los postulados de la corriente de pensamiento político predominante.  De acuerdo con esta premisa, el western adopta una nueva acepción: se dice del género cinematográfico cuyo fin es reinventar la Historia en beneficio del Gobierno de turno. Recomendamos su lectura, aunque ésta pueda despertar en el lector sentimientos encontrados.


seguir leyendo...

La panspermia y el imaginario colectivo

escrito el 27 de Noviembre de 2010 por en General

Caso Roswell

El origen del término panspermia se atribuye a Anaxágoras (s. V a.C.). Según este filósofo, la materia primigenia es una amalgama formada por un número infinito de partículas diminutas (homeomerías). Dos son los ingredientes en torno a los cuales formuló su teoría: caos (masa informe) y nous (inteligencia). Nous es el principio del orden y, como tal, el origen del Universo y de la existencia. De ahí su idea según la cual la vida terrestre no se originó “in situ”. En la actualidad, una de las más prolíficas fuentes del mito de la panspermia es el “incidente Roswell”, caso que alimentó la filmografía sobre alienígenas. El avistamiento en Roswell, Nuevo México (Estados Unidos) de lo que inicialmente se presumía era un OVNI, fue la coartada que ideó la NASA para encubrir una operación de espionaje que tenía en su punto de mira las pruebas nucleares de la hoy extinta Unión Soviética. La correlación de poderes entre Estados Unidos y la Unión Soviética durante la guerra fría no estuvo exenta de fricciones. Sin embargo, difícilmente se habría mantenido el frágil equilibrio de fuerzas entre ambas potencias, de no ser por la existencia de un sistema de espionaje y de propaganda lo suficientemente eficaces como para hacer creer a la opinión pública que el orden mundial no corría peligro. La explotación del imaginario colectivo fue, a este respecto, la mejor baza. La ciencia ficción se ocupó de acrecentar el misterio, al proyectar la imaginación del ser humano hacia los confines del Universo, como se manifestaba en 2001: una odisea del espacio (Stanley Kubrick, 1968), filme en que el hombre y el origen de la vida se mezclan con la creencia de que lo científico y lo sobrenatural van de la mano. Ya H.G. Wells en La guerra de los mundos (que un osado Orson Welles retransmitió a través de un programa radiofónico sembrando el pánico entre las masas) contribuyó a perpetuar el mito. No obstante la verdad de los hechos, los ufólogos no tardarían, años después, en negar la posibilidad de que los supuestos avistamientos (que, curiosamente, se repetirán con frecuencia tras lo sucedido en el Roswell de 1947) tuvieran su origen en sórdidas maniobras de espionaje encaminadas a preservar la estabilidad mundial. Así que el duelo entre verdad y mentira parece no tener fin.

Fuente: VALERO MARTÍNEZ, Tomás. “La panspermia y el imaginario colectivo”. Revista Fent Història. 1er. cuatrimestre de 2004.


seguir leyendo...

Matar a un ruiseñor a medio siglo de vista

escrito el 20 de Noviembre de 2010 por en General

Matar a un ruiseñorYa hace 50 años que Matar a un ruiseñor veía la luz gracias a la inventiva de la escritora Harper Lee. La imagen del incorruptible abogado defensor de los derechos civiles y de la integración racial cobraría vida en la pantalla con Gregory Peck como protagonista indiscutible y bajo la batuta de Robert Mulligan. Si el premio Pulitzer avaló el éxito que la novela cosechó, no menor fue la proyección que alcanzó su correspondiente versión cinematográfica en 1962. Hoy publicamos la crítica que sobre esta memorable obra ha hecho nuestro colaborador Manuel Ariza Canales. Como siempre, agradecemos su desinteresada aportación. Asómese el lector a tan brillante reseña.


seguir leyendo...

"Rebelde sin causa"… Tributo a un gigante

escrito el 14 de Noviembre de 2010 por en General

Rebelde sin causa

Cuando Nicholas Ray dirigía en 1955 las andanzas de un joven rebelde cuya conducta ponía en tela de juicio los principios de una sociedad biempensante, no podía imaginar el éxito que su obra cosecharía, éxito que crecería exponencialmente tras el fallecimiento de su protagonista al volante de su coche un año después mientras se rodaba Gigante, de Georges Stevens. El lucrativo negocio de la muerte contribuyó a deificar a un personaje como Dean, en pro de la mercadotecnia “hollywoodiense”, fábrica de iconos al servicio de un poder omnímodo. Con todo, Rebelde sin causa es una lúcida radiografía de los conflictos generacionales que pudieron haberse dado durante la década de los cincuenta. Es, asimismo, una subrepticia caricaturización de los movimientos de protesta que fluctuaban bajo un complejo entramado de relaciones sociales prontas a experimentar convulsiones  que agitarían las tradicionales superestructuras. Hoy presentamos la crítica a este bello retrato histórico-social, acompañada de la correspondiente presentación en diapositivas. Gracias por acompañarnos.


seguir leyendo...

"El cantor de jazz"… ¿el primer filme sonoro?

escrito el 6 de Noviembre de 2010 por en General

Hasta ahora, se creía que El cantor de jazz (Alan Crosland, 1927) era el filme inaugural del cine sonoro. Sin embargo, un reciente descubrimiento puede hacer temblar los cimientos de tal tesis. Se trata de una cinta encontrada en la biblioteca del Congreso de los Estados Unidos en la que una joven Concha Piquer habla en español y en portugués. La película -dirigida por Lee DeForest y protagonizada por la diva de la copla-, data de 1923 y tiene una duración de 11 minutos. ¿Tendremos que introducir una fe de erratas en los manuales de historia del cine?


seguir leyendo...

El cine, instrumento para el estudio y la enseñanza de la Historia

escrito el 30 de Octubre de 2010 por en Cine e Historia

PremièreEl enunciado del presente artículo es una síntesis, en sí mismo, del contenido al que precede, que versa sobre la aplicación didáctica del Cine para el estudio y la enseñanza de la Historia, pues como defiende CineHistoria, el séptimo arte encierra un inestimable valor documental digno del que, asimismo, reviste el tradicional documento de época. Asómese el lector a este ameno discurso sin el complejo de quien rechaza, sistemáticamente, cualesquier innovación historiográfica.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

La Guerra Civil en el Cine: una crónica en la gran pantalla

escrito el 24 de Octubre de 2010 por en Cine e Historia

Los hechos históricos que han jalonado la pasada centuria, se caracterizan por su elevado nivel de conflictividad. Las convulsiones que los han impulsado, han concitado, a su vez, nuevas e inusitadas expresiones del progreso que, no obstante su revulsivo efecto, no han subsanado aún las seculares miserias del ser humano que antaño denunciaran, entre otros cultivadores del pensamiento occidental, los autores greco-latinos. Dos son los grandes episodios que caracterizan la Historia Contemporánea de España y más concretamente, de la España del siglo XX: la Guerra Civil y la Transición, pues la primera sella la instauración de una dilatada dictadura, y la segunda, el tránsito de una dictadura a una democracia. Ambos han tenido una proyección internacional sin precedentes. La Guerra Civil española fue la antesala de la II Guerra Mundial, mientras que la Transición, el modelo de democratización en el que otras sociedades europeas y transcontinentales se han fijado para abrazar regímenes democráticos. Es por ello, por lo que hoy publicamos una presentación en diapositivas del primero de ellos. Dicha presentación está basada en la ópera prima del que escribe estas letras: Historia Contemporánea de España vista por el cine. Esperamos poder difundir las cualidades que el Cine posee como documento histórico, tanto del presente como del pasado, sobre la base de lo que se denomina “Historia contextual del cine”, pues al decir de Pierre Sorlin: “A veces, las películas nos hablan tanto de la sociedad que las ha realizado, como del hecho histórico que intentan evocar”.


etiquetas:

seguir leyendo...

100 documentales para explicar Historia. De Flaherty a Michael Moore

escrito el 19 de Octubre de 2010 por en Cine e Historia

Invitación


etiquetas:

seguir leyendo...

El cine en guerra

escrito el 16 de Octubre de 2010 por en Cine e Historia

Hace ya algún tiempo, Oscar Martín, director del documental Celuloide colectivo, tuvo la gentileza de establecer contacto con CineHistoria para que cooperáramos en la difusión de un nuevo filme de no-ficción con vocación histórica. Celuloide colectivo rinde homenaje al esfuerzo de los protagonistas de la Guerra Civil española que, tanto desde la vanguardia como desde la retaguardia, produjeron un sinnúmero de películas que daban cuenta de lo que ocurría en el frente. El filme es, asimismo, una obra coral jalonada por reveladoras entrevistas a cuya veracidad contribuye el impacto visual de películas de época, algunas de las cuales se han rescatado del olvido con ocasión de su estreno. Desde aquí, nos felicitamos por tan innovador punto de vista histórico, sobre uno de los episodios más importantes de la Historia del siglo XX en España: la Guerra Civil.

etiquetas:

seguir leyendo...

Akira Kurosawa, espejo de la Historia

escrito el 9 de Octubre de 2010 por en Cine e Historia

KurosawaEn el año de Kurosawa, no podíamos dejar de rendir homenaje al gran maestro del cine nipón. Y gracias a la inestimable contribución de nuestro incansable colaborador Manuel Ariza Canales, hoy ponemos a disposición del lector una feraz biografía que, a buen seguro, será del agrado de los más y de los menos cinéfilos, no sólo por la cantidad y la calidad que encierra, sino porque presenta la filmografía del realizador japonés como un auténtico espejo de la Historia. Asómese el lector a tan amable lectura.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

"Dragón Rapide", de un vistazo

escrito el 2 de Octubre de 2010 por en Cine e Historia

Tras el análisis crítico de Dragón Rapide (Jaime Camino, 1986) y la exposición subsiguiente que CineHistoria presentó de este digno filme en Getafe (Madrid), a la luz del II Congreso Internacional de Historia y Cine de la Universidad Carlos III de Madrid, publicamos un extracto del mismo, para que el lector tenga a bien hacerse una ligera idea de los acontecimientos previos al golpe de Estado de 1936, que tan bien retrata su director, Jaime Camino. Recomendamos la lectura de nuestra crítica. Gracias.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

(DES)ENCUENTROS. Historia (et) cine. _discusión

escrito el 25 de Septiembre de 2010 por en Cine e Historia

En la anterior entrada del presente sitio, CineHistoria hacía referencia a una entrevista a la que había accedido a sugerencia del equipo de la revista L’Atalante -vinculada al Cinefórum L’Atalante y al Aula de Cinema de la UV-. Hoy la reproducimos aquí para que el lector tenga a bien leerla e interesarse, de paso, por el resto del contenido de esta interesante publicación:

L’Atalante: ¿Es de uso correcto el término cine histórico?

CineHistoria: Todo proceso de catalogación obedece a la necesidad de evitar la caleidoscópica dispersión a la que el objeto sometido a ésta puede estar condenado. No obstante esto, las hipótesis que su análisis despierta le dotan del dinamismo necesario para que evolucione al ritmo de los tiempos. Es el caso del cine o, según la denominación de Riciotto Canudo, del séptimo arte, que, aunque suele ser prisionero de rígidas etiquetas, como los géneros específicos en que se divide: documental, western, policíaco, musical, comedia, drama, terror o ciencia-ficción, entre otros; pugna constantemente por redefinirse. El hecho de que el cine histórico esté, al decir de Joaquim Romaguera ((Confróntese con ROMAGUERA RAMIÓ, Joaquim. 1999. El lenguaje cinematográfico. Gramática, géneros, estilos y materiales. Ediciones de la Torre. Madrid.)), emparentado con otros géneros, tanto específicos como híbridos, refuerza la tesis de que todo filme es histórico por principio, no ya porque puede ser interpretado como tal, según su temática, sino porque es testigo de su tiempo y fuente de información primaria. Los siete samurais (Shichinin no samurai, Akira Kurosawa, 1954) ((Véase PUIGDOMÈNECH, Jordi et al. 2010. Akira Kurosawa. La mirada del samurái. Ediciones JC. Madrid.)), ¿es un filme de aventuras, un drama o un western? Según el desarrollo de su acción, es un filme de aventuras; según su tratamiento temático, un drama; según su concepción estética, un western. Pero, en todos los casos, es un filme histórico. ¿Se puede hablar, pues, de cine histórico? La respuesta la dejo a vuestro libre albedrío.

Continuar leyendo… "(DES)ENCUENTROS. Historia (et) cine. _discusión"


etiquetas:

seguir leyendo...

(DES)ENCUENTROS. Historia (et) cine. _introducción

escrito el 18 de Septiembre de 2010 por en Cine e Historia

L'AtalanteA sugerencia del equipo de la revista L’Atalante -vinculado al Cinefórum L’Atalante y al Aula de Cinema de la UV-, CineHistoria accedió a participar en una entrevista sobre las relaciones Historia y Cine, que se ha publicado recientemente en el último ejemplar de la colección. CineHistoria agradece haber tenido el honor de compartir el mismo espacio con autoridades de la talla de José Mª Caparrós Lera, Rebeca Romero Escrivá, Áurea Ortiz o el mismo coordinador, Josep González Andreu. Gracias a todos ellos por la confianza depositada en nuestro humilde proyecto. Para obtener más información, asómese el internauta a la página web de la revista: L’Atalante.


etiquetas:

seguir leyendo...

La Guerra Civil espanyola a través del cinema

escrito el 14 de Septiembre de 2010 por en Cine e Historia,General

Durante el transcurso de estos últimos días, CineHistoria ha participado con una modesta comunicación sobre Dragón Rapide (Jaime Camino, 1986), en el marco del II Congreso Internacional de Historia y Cine: la biografía fílmica. La cantidad y calidad de las sucesivas comunicaciones y ponencias evidencia el valor documental que el cine encierra. Asimismo, las sucesivas tesis que el análisis histórico del séptimo arte ha motivado, han contribuido a convertirlo en una fuente primaria, y germen, por lo tanto, de fructíferas teorías historiográficas. Con ese mismo propósito, hoy presentamos un curso de Cine e Historia: “La Guerra Civil espanyola a través del cinema”, que está previsto empiece el 4 de octubre del presente. Esperamos ganarnos el favor del público. Gracias.


etiquetas:

seguir leyendo...

Fondos de cine

escrito el 6 de Septiembre de 2010 por en Cine e Historia

Fondo de CineHistoriaPor gentileza de Yolanda Castro, hoy presentamos una nueva sección bajo el título “Fondos de cine“. Está  pensada para maestros del web o webmasters que desean superar las limitaciones estéticas de las plantillas convencionales. Desde aquí, agradecemos la inestimable colaboración de Yolanda. Muchas gracias, compañera de viajes.


etiquetas:

seguir leyendo...

Francisco Franco, prestatario y deudor de aristócratas y financieros

escrito el 4 de Septiembre de 2010 por en Cine e Historia

Dragón RapideNo hace mucho, CineHistoria alumbraba una nueva crítica cinematográfica. Se trataba de Dragón Rapide (Jaime Camino, 1986). Ahora, con motivo del II Congreso Internacional de Historia y Cine: la biografía fílmica, que tendrá lugar en la Universidad Carlos III de Madrid los días 9, 10 y 11 del presente, publicamos una versión ampliada bajo el título: “Francisco Franco, prestatario y deudor de aristócratas y financieros“.  Contamos con haber podido hacer una mejor aportación. Gracias.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Breve historia del cine

escrito el 28 de Agosto de 2010 por en Cine e Historia

Identifica las películas que aparecen en el presente vídeo. Para ayudarte en tu búsqueda, sugerimos utilices el buscador de Wikipedia incluido en CineHistoria.


etiquetas:

seguir leyendo...

Podcast (¿archivo sonoro?) de cine histórico

escrito el 21 de Agosto de 2010 por en Cine e Historia

Gracias a Wwhat’s new?, CineHistoria ha explorado la base de datos de un directorio de archivos sonoros o podcast llamado ivoox. En el transcurso de una incesante búsqueda, se nos ha revelado la grabación de un capítulo del programa Ser Historia, pilotado por Nacho Ares, en el que su comandante “hertziano” nos deleita con una sabrosa sesión de Cine Histórico en compañía de un reputado crítico de cine. Se trata, nada más y nada menos, que de Jesús Palacios. Desde aquí, esperamos disfrutéis de esta nueva entrega.

Ir a descargar


etiquetas:

seguir leyendo...

Historia y Cine (ex novo)

escrito el 14 de Agosto de 2010 por en Cine e Historia

En alguna ocasión, hallazgos como el actual confirman el interés que posee el cine como documento histórico y social. El artículo que hoy presentamos, guarda ciertas similitudes con los análisis de observadores de ahora y de antaño, pero refuerza la idea de que, en oposición a la historiografía tradicional, la “Escuela de los Anales” francesa estableció un debate que ya no tiene vuelta atrás. Todo documento encierra en sí mismo un indudable valor histórico, por heterodoxo que a los más ortodoxos pueda parecer. El cine tiene parangón con documentos históricos que se almacenan durante generaciones en adustos archivos a los que, lamentablemente, en muchas ocasiones, sólo tienen acceso los estudiosos de la materia. No por aparentemente volátil -pues el soporte que le caracteriza exige el uso de una avanzada tecnología-, encierra menor valor que el documento escrito. No en vano, no pocas veces, el papel ha sido, también, objeto de fraude y causa de estupor, pues han sido muchos los acontecimientos que sobre la base de una fe ciega en él, se han dado por ciertos hasta que un inesperado descubrimiento los ha desmentido. Fenómenos como éste demuestran que el soporte tradicional tampoco es inmune al engaño y a la manipulación. Nadie pone en duda el compromiso que el historiador contrae con las fuentes primarias. No sólo eso, el cine es una fuente primaria cuyo análisis no excluye el uso de otras, siempre que éste requiera profundizar en el estudio de las sociedades y del contexto histórico al que éstas se inscriben. Desde aquí, seguiremos reivindicando el valor histórico-contextual inherente al cine, pues el salto hacia adelante que propició Kracauer ha dado sus frutos, tanto, que el cine ha adquirido mayor valor histórico con el tiempo, a tal punto que su uso en la escuela es cada vez más habitual y menos anómalo. El cine es, pues, una herramienta idónea para enseñar Historia, tanto en el aula como fuera de ella.


etiquetas:

seguir leyendo...

Historia Contemporánea (y Cine) – II

escrito el 7 de Agosto de 2010 por en Cine e Historia

El fin de una era

El crepúsculo de la Edad Moderna es el preludio de la Ilustración ((Con un criticismo “kantiano“,  la “ilustración” sembró de incertidumbre los fundamentos ideológicos, morales y religiosos del Antiguo Régimen. En efecto, el siglo XVIII, también conocido como el “siglo de las luces” contraponía la razón a la superstición o el escepticismo al dogma eclesiástico. En la misma línea, cuestionaba, además, la legitimidad del absolutismo político, la sociedad estamental y el atavismo impuesto por la tradición.)), el estallido de la Revolución industrial y el advenimiento de incipientes potencias económico-políticas. La Revolución industrial supuso el tránsito de una sociedad agraria a una sociedad industrial y urbana, consolidó el capitalismo y el poder de la burguesía y engendró una nueva clase social: el proletariado. Asimismo, las ideas de los filósofos franceses ((También conocidos como “Les philosophes”, uno de cuyos antecesores fue John Locke, quien, animado por la revolución inglesa de 1688 -tras la cual, parte del poder real se transfirió al parlamento-, defendía la restauración del “contrato social” como medio para demoler el absolutismo y cualquier otra forma arbitraria de gobierno. En este sentido, el filósofo inglés sostenía su particular crítica al poder absoluto en estos términos:

“Al ser los hombres, como ya se ha dicho, todos libres por naturaleza, iguales e independientes, ninguno puede ser sacado de esa condición y puesto bajo el poder político de otro sin su propio consentimiento (…) Al unirse los hombres por vez primera en sociedad, todo el poder de la comunidad reside naturalmente en la mayoría.” LOCKE, John. Segundo tratado sobre el Gobierno Civil, 1690. Op. cit.)) fueron rápidamente asumidas y escamoteadas por la burguesía, que necesitaba instaurar un nuevo orden jurídico-político para ocupar mayores cotas de poder con el fin de controlar y desarrollar su propia actividad económica. El crecimiento económico de las sociedades más industrializadas creó la necesidad de buscar nuevos mercados y yacimientos susceptibles de ser explotados, lo cual dio origen al Imperialismo, caracterizado por el expansionismo territorial y la hegemonía política subsiguiente.

La eclosión humanístico-científica en que desembocó la Ilustración, emana del racionalismo ((Doctrina filosófica que sostiene que la realidad es comprensible a través de la razón.)) y del empirismo, ((Doctrina filosófica que toma la experiencia como única base de los conocimientos humanos.)) del imperio, pues, de la razón sobre la fe frente a cualquier forma de imposición ideológica, religiosa o moral. Ávidos de conocimientos y deseosos de difundirlos entre profanos y no tan profanos, los ilustrados no sólo alimentaron con sus tertulias el intercambio de impresiones en confortables salones de corte aristocrático, sino que estimularon, además, la venta de libros y de periódicos, con el consiguiente desarrollo de la opinión pública ((Durante el siglo XIX se fueron configurando las que hoy conocemos como “corrientes de opinión pública”, germen de los partidos políticos. Las numerosas tertulias y la aparición de periódicos contribuyeron a ello. En Gran Bretaña se fundó el primer periódico diario en 1702, y en 1780 ya existían 188 publicaciones de diverso tipo. El Journal de París fue, desde 1777, el primer diario nacional francés, y en 1789 se publicaban en Francia 169 títulos.)). Los diferentes campos del saber fueron reunidos en “La Enciclopedia” ((“La Enciclopedia” era un compendio de los conocimientos que hasta esa época se habían alcanzado, pero también proponía una crítica de las instituciones políticas y de las ideas religiosas, y un rechazo de los dogmas, de la autoridad y de la tradición.)), dirigida por Diderot y D’Alembert, que se abrió camino cómodamente entre las sociedades científicas de toda Europa. Animados por tal alud de conocimientos, los monarcas ilustrados crearon centros de saber experimental, como museos, observatorios o jardines botánicos, al tiempo que se fomentaban las expediciones científicas. Por si no fuera suficiente, Voltaire, Montesquieu y Rousseau, principales adalides del movimiento, establecerán algunos de los más sólidos principios sobre los que se asienta la democracia actual. De entre ellos, Montesquieu (cuya doctrina inspiró la Constitución norteamericana de 1787 y la mayoría de las constituciones europeas del siglo XIX) es el más valorado, puesto que formuló la teoría de la división de poderes ((La concepción política que tenía Montesquieu era, pese a todo, sensiblemente diferente a la actual, pues sostenía que el poder debía estar en manos de los que entonces eran, supuestamente, los mejor preparados: los aristócratas.)):

  • Poder legislativo: encargado de elaborar leyes, recae en el Parlamento.
  • Poder judicial: encargado de administrar la justicia, debe estar en manos de jueces y tribunales.
  • Poder ejecutivo: destinado a hacer que la ley se cumpla, debe estar encarnado en el Gobierno.

Con todo, Mientras que Voltaire ((Voltaire fue, además, el primero que difundió en Francia las ideas de Locke y de otros autores ingleses.)) propugnaba la popularización de la educación como motor del progreso, Rousseau definía el Estado democrático como la suma de todas las voluntades individuales que, unidas por el contrato social, originan la voluntad general como fundamento de la soberanía y de la ley. Por su parte, la investigación científica estimuló el avance técnico, hecho que coadyuvó al desarrollo de los medios de producción con el desencadenamiento de la Revolución Industrial.

Cronología

  • 1714. Farenheit inventa el termómetro de mercurio.
  • 1735. Linneo publica sus trabajos sobre la clasificación de las especies vegetales.
  • 1742. Celsius elabora la escala centígrada de temperaturas.
  • 1748. Montesquieu publica El espíritu de las leyes.
  • 1751. Empieza a publicarse La Enciclopedia.
  • 1762. Rousseau publica El contrato social.
  • 1763. Voltaire publica Tratado sobre la tolerancia.

etiquetas:

seguir leyendo...

Historia Contemporánea (y Cine)

escrito el 1 de Agosto de 2010 por en Cine e Historia

Presentación

Allá por 1895 nacía el que Ricciotto Canudo ((En 1911, Canudo publicó su manifiesto “El Nacimiento del Séptimo Arte”. Es considerado como el primer teórico del cine, al que clasificaba como una de las “artes plásticas en movimiento”. El término “séptimo arte” fue usado por él por vez primera)) bautizaría como “séptimo arte“, el cinematógrafo. Pocos podían imaginar que el finisecular ingenio técnico-artístico nacido de la mano del hombre ejercería en lo sucesivo tal influencia sobre el imaginario colectivo. Tan es así, que, a tenor de ésta, Thomas Alva Edison llegaría al convencimiento de que la película acabaría reemplazando al libro tras declarar en una ocasión:

“Estoy gastando más de lo que tengo para conseguir un conjunto de 6.000 películas, a fin de enseñar a los 19 millones de alumnos de las escuelas estadounidenses a prescindir completamente de los libros.” (Thomas A. Edison, 1912).

En la actualidad, el Cine, debido a su cualidad estético-conceptual y al valor testimonial que posee como documento histórico, ha adquirido, además, la categoría de herramienta didáctica, pues a través del análisis histórico-fílmico, podemos escrutar las pulsiones de una sociedad en un momento dado. No en vano, al decir del teórico del cine José Mª Caparrós Lera:

“El film es una fuente instrumental de la ciencia histórica, ya que refleja, mejor o peor, las mentalidades de los hombres de una determinada época. Además…, las películas pueden ser un medio para enseñar Historia. ((CAPARRÓS LERA, José Mª. 100 películas sobre Historia Contemporánea. Alianza Editorial. Madrid, 2004.))”

Asimismo, el cine de ficción no está reñido con el cine de no-ficción en lo que a su valor histórico atañe. Ambos nacen con vocación histórica, aunque, en el primer caso es implícita y en el segundo, explícita, al menos, en apariencia, porque, a decir verdad, la frontera entre sendos géneros es cada vez más tenue. Aparte de Sigfried Krakauer ((Sigfried Krakauer es autor de un polémico ensayo sobre el cine de la República de Weimar publicado en 1947 bajo el título De Caligari a Hitler. Una historia psicológica del cine alemán. Según su tesis, Krakauer creyó atisbar en el cine expresionista alemán el germen del nazismo.)), Boleslaw Matuszewski ((En marzo de 1898, Boleslaw Matuszewski sugirió, por primera vez, instalar un archivo destinado a alojar las futuras colecciones del Historia del Cine en la Biblioteca Nacional de Francia o en su defecto, en el Museo de Versalles. Aunque su propuesta fue tomada como un colosal disparate, se erigiría en adelante como el primer promotor de la historia del séptimo arte.)) o el insigne inventor, Thomas Alva Edison, el primer especialista en el estudio de la Historia a través del Cine es el historiador de la escuela de Annales Marc Ferro ((Marc Ferro es el impulsor del estudio de la Historia a través del Cine y, en especial, del estudio de las mentalidades. Robert A. Rosenstone -para quien el filme es una fuente de información primaria-, Marc Ferro y Pierre Sorlin son los mejores embajadores del género)). Gracias a todos ellos, se ha ido desarrollando una corriente historiográfica que ha permitido admitir que “el arte de las imágenes fílmicas es un testigo implacable de la Historia, un testimonio a tener en cuenta, tanto como medio para la investigación, como material para la enseñanza de esta asignatura o interdisciplinaria con otras.” ((Íbidem, nota 2, pág. 20.)) Por todo lo expuesto hasta aquí, CineHistoria se propone retratar esquemáticamente la Historia del Mundo Contemporáneo y el Cine del siglo XX, porque sin él el arte y la cultura quedarían huérfanos.


etiquetas:

seguir leyendo...

Mapa de imagen de CineHistoria

escrito el 24 de Julio de 2010 por en Cine e Historia


etiquetas:

seguir leyendo...

Dragón Rapide: el principio del fin

escrito el 17 de Julio de 2010 por en Cine e Historia

Entre los días 4 y 19 de julio de 1936, se urdía la trama que desembocaría en el desencadenamiento de la Guerra Civil española, antesala de la II Guerra Mundial. Era, a la postre, el principio del fin de una época de conquistas sociales, a las que la contienda fratricida y la dictadura subsiguiente, pondrían fin. Dragón rapide (Jaime Camino, 1986) alude al avión que trasladaría a Franco desde las Islas Canarias a Marruecos, con el firme propósito de comandar sus tropas para unirse al golpe militar que se estaba orquestando desde la España peninsular.


etiquetas:

seguir leyendo...

Maestría en Gestión de la Industria Cinematográfica

escrito el 10 de Julio de 2010 por en General

A petición de la Profra. Gloria Camarero de la Universidad Carlos III de Madrid -en cuyo paraninfo se celebrará en septiembre del presente, el II Congreso Internacional de Historia y Cine, en el que se me brinda la oportunidad de dirigir una nueva comunicación-, publicamos hoy el programa del Máster en Gestión de la Industria Cinematográfica, al que sugerimos apuntarse a quien lo desee.


etiquetas:

seguir leyendo...

Ya está a la venta "Historia de España Contemporánea vista por el cine"

escrito el 3 de Julio de 2010 por en Cine e Historia

En respuesta a la sucesivas demandas recibidas en estos últimos tiempos, CineHistoria anuncia que la ópera prima del presente autor ya se puede encargar en las librerías. Aunque el precio de venta al público no está al alcance de todos los bolsillos, se agradecerá cualquier gesto que contribuya a su máxima difusión. Muchas gracias. Debajo adjunto los datos bibliográficos correspondientes:

HISTORIA DE ESPAÑA CONTEMPORÁNEA VISTA POR EL CINE

Tomás Valero

Colección Film-Historia, 13
ISBN: 978-84-475-3415-9
17 x 24 / 504 pág. / 36 €
Materias: Historia, cine


etiquetas:

seguir leyendo...

La Historia a través del Cine: unidades didácticas de película

escrito el 28 de Junio de 2010 por en Cine e Historia

Al efecto de promover la Historia a través del Cine, mediante el proyecto CineHistoria, se proponen múltiples  recursos didácticos como el que se presenta a renglón seguido. Se trata, ni más ni menos, que de un modelo de unidad didáctica diseñado para la elaboración de críticas de Cine Histórico (o con vocación histórica).

Los apartados de que ésta se compone, deben responder al proyecto curricular del centro. Asimismo, el contenido de cada uno de ellos también debe guardar relación con el temario en curso o, como poco, con el episodio histórico en el que el filme elegido se inscribe. A continuación, veamos el modelo desglosado:

  • Nivel educativo: según éste, se propone la elección de un filme dotado de un valor estético y conceptual de fácil aprehensión para el alumno, cuya incidencia en éste depende de factores como la extracción social del grupo u  otros condicionamientos.
  • Objetivos didácticos: no se trata aquí de aprenderse la trama del filme, sino de enseñar Historia con ayuda de él. Ello significa que el filme debe servir a nuestro propósito, que es, por encima de todo, enseñar Historia (principalmente, Historia Contemporánea).
  • Contenidos: en este apartado se incluyen los contenidos históricos en los que éste se ambienta. Llegados a este punto, el docente tiene ante sí la oportunidad de descifrar el contenido implícito y explícito de la diégesis, así como de detectar los errores, licencias y anacronismos en los que el realizador haya incurrido.
  • Actividades previas: condición sine qua non del análisis histórico del filme es el aprendizaje previo del temario impartido en el aula (o fuera de ella). A tal fin, se suman ingredientes como una cronología histórica, susceptible de complementarse con hechos históricos coetáneos pertenecientes a otras disciplinas.
  • Actividades posteriores: tras la proyección de la película, el alumno debe responder a una batería de preguntas relacionadas con la trama y con todas aquellas referencias históricas a las que ésta se circunscribe. Si se trata de un biopic, hay que subrayar la influencia histórica del personaje protagónico.

Tras una exhaustiva evaluación, bastará con que el alumno haya aprendido con ayuda del Cine el contenido pacial o total de la lección, cuyos conocimientos pueden ampliarse con actividades transversales como: visitas a un museo o consultas en bibliotecas, hemerotecas y videotecas.


etiquetas:

seguir leyendo...

Otra forma de ver CineHistoria

escrito el 26 de Junio de 2010 por en General


etiquetas:

seguir leyendo...

Sobre la Historia y el Cine (II)

escrito el 24 de Junio de 2010 por en Cine e Historia

La segunda parte del artículo titulado “Sobre la Historia y el Cine” recoge las tesis de historiadores como: José Mª Caparrós Lera, Julio Montero, José Vidal Pelaz López, Robert A. Rosenstone o Johan Huizinga. De todas ellas, la que mayor influencia ejerce sobre el presente escrito, es la que sostiene el profesor Montero, quien, por temerario que pueda parecer, afirma sin reservas que el Cine cambia la Historia ((Vid. MONTERO, Julio; RODRÍGUEZ, Araceli (dirs). El cine cambia la historia. Rialp. Madrid, 2005.)). “El cine es protagonista de la historia -apunta el Prof. Montero-, en primer lugar, porque su presencia en las sociedades contemporáneas, desde hace más de un siglo, ha sido más que la de un testigo que registra…los momentos fundamentales de nuestro tiempo. …El protagonismo del cine en nuestra historia contemporánea se apoya, en buena parte, en su carácter de medio de comunicación y en su consiguiente triple dimensión: informativa, persuasiva y de entretenimiento. ((Op. Cit. pp. 12 y 13.))” Yendo aún más allá, Julio Montero apostilla que el cine, al canalizar la demanda de entretenimiento de la sociedad post-industrial a través de la sala de exhibición, juega con la ventaja de remover la consciencia o alterar el estado de ánimo del espectador, lo que demuestra su capacidad de influir en la sociedad


etiquetas:

seguir leyendo...

Cinematógrafo: una mirada a la Historia

escrito el 12 de Junio de 2010 por en Cine e Historia

En 2007, tuve el honor de conocer a los profesores brasileños, Jorge Nóvoa y Soleni Biscouto. Exploradores de la “intuición poética” connatural al cine, han sabido escudriñar certeramente los enigmas que encierra el séptimo arte como testimonio histórico. Tres son los ejes que vertebran la presente obra: los fundamentos teóricos de la Historia y de las Ciencias Sociales y la representación de los procesos históricos; la construcción y reconstrucción del pasado en el cine, y las películas como el lugar en el que se refugia la memoria. Cinematógrafo. Um olhar sobre a História es, además, una obra plural cuyos autores tienen un objetivo común: la difusión de la Historia a través del Cine.


etiquetas:

seguir leyendo...

"Historia Contemporánea de España vista por el Cine" en Mataró Ràdio

escrito el 5 de Junio de 2010 por en Cine e Historia

Presentación de mi ópera prima

El pasado viernes 21 de mayo de 2010 tuve la oportunidad de presentar públicamente mi ópera prima: Historia de España Contemporánea vista por el cine. El debate que se entabló tras la presentación fue muy constructivo. Entre los asistentes, se contaban algunos profesores, que no desaprovecharon la oportunidad de formular preguntas relacionadas con la utilidad educativa de la obra. A día de hoy, el debate y la controversia inherente a él aún no se han cerrado. Como prueba, invito a quien lo desee a escuchar la entrevista (en catalán) que me hicieron el pasado jueves día 27 de mayo en Mataró Ràdio, a cuyo equipo no puedo por menos que dar las gracias.


etiquetas:

seguir leyendo...

La Marsellesa: una oda a la libertad

escrito el 29 de Mayo de 2010 por en Cine e Historia

Cuando Rouget de Lisle compuso el que posteriormente se declararía himno nacional francés, no podía imaginar que se entonaría para exorcizar la siniestra sombra del nazismo que, de no haber sido por la victoria de los aliados, se habría apoderado de todo el continente europeo. Jean Renoir, animado por el encendido ímpetu del antifacismo mundial, supo satisfacer con dignidad los instintos propagandísticos de un decadente Frente Popular. La Marsellesa (Jean Renoir, 1937) es un canto a la esperanza, una oda a la libertad que desata en lo más hondo del individuo el deseo por librar al pueblo de la tiranía. Léase, pues, este particular tributo al himno galo: La Marsellesa.


etiquetas:

seguir leyendo...

Historia de España Contemporánea vista por el cine (¡Por fin!)

escrito el 18 de Mayo de 2010 por en Cine e Historia
HISTORIA DE ESPAÑA CONTEMPORÁNEA VISTA POR EL CINE
Tomás Valero
Colección Film-Historia, 13
ISBN: 978-84-475-3415-9
17 x 24 / 504 pág. / 36 €
Materias: Historia, cine
¿Es posible contar la Historia Contemporánea de España con las películas de ficción?
Si el cine argumental es un testimonio de la sociedad, los films españoles realizados durante este período histórico son una fuente para explicar los principales acontecimientos de nuestro pasado.
El autor, pedagogo e historiador, acomete el estudio de nuestro país desde el siglo XIX hasta los inicios del nuevo milenio.
De la Guerra de la Independencia (Sangre de mayo) a la violencia doméstica de estos últimos años (Te doy mis ojos), pasan por su anàlisis 36 películas que retratan las diversos conflictos y avatares del país.
Cada época posee una introducción histórica, cronología, propuesta didáctica  y bibliografía especializada, junto con el estudio del film seleccionado.
Historia de España contemporánea vista por el cine es un libro innovador, que está dirigido no sólo al mundo académico universitario, sino también a profesores y alumnos de enseñanza secundaria.
ÍNDICE
Prólogo. INTRODUCCIÓN. El cine como fuente histórica. Una proyección de cine. Breve historia del cine español.
Primera parte. EL CINE Y EL SIGLO XX.
1. Finales del siglo XIX, Restauración y II República. El maestro de esgrima (Pedro Olea, 1992). El abuelo (José Luis Garci, 1998). Tristana (Luis Buñuel, 1969).
2. Guerra Civil española. La plaza del Diamante (Francesc Betriu, 1981). Por quién doblan las campanas (Sam Wood, 1943). Tierra y libertad (Ken Loach, 1995). Las bicicletas son para el verano (Jaime Chávarri, 1983).
3. Dictadura franquista. Calle Mayor (Juan Antonio Bardem, 1955). Calabuch (Luis García Berlanga, 1956). La tía Tula (Miguel Picazo, 1964). Nueve cartas a Berta (Basilio M. Patino, 1965). Plácido (Luis García Berlanga, 1961). La prima Angélica (Carlos Saura, 1973). El Sur (Víctor Erice, 1983).
4. Transición y Democracia. Asignatura pendiente (José Luis Garci, 1976). Siete días de enero (Juan Antonio Bardem, 1979). Sombras en una batalla (Mario Camus, 1993). Barrio (Fernando León de Aranoa, 1998). Smoking Room (Julio Wallovits y Roger Gual, 2001). Te doy mis ojos (Icíar Bollaín, 2003).
Segunda parte. ANEXOS.
5. Cine e Historia. Una práctica educativa. De Cine y Educación.
6. Filmografía complementaria para enseñar Historia de España. Las Hurdes/Tierra sin pan (Luis Buñuel, 1933). Raza (José Luis Sáenz de Heredia, 1942). Surcos (José Antonio Nieves Conde, 1951). ¡Bienvenido, Mr. Marshall! (Luis García Berlanga, 1951). Muerte de un ciclista (Juan Antonio Bardem, 1955). El verdugo (Luis García Berlanga, 1964). La caza (Carlos Saura, 1966). El espíritu de la colmena (Víctor Erice, 1973). La ciudad quemada (Antoni Ribas, 1976). Los santos inocentes (Mario Camus, 1984). El viaje a ninguna parte (Fernando Fernán Gómez, 1986). ¡Ay, Carmela! (Carlos Saura, 1990). Solas (Benito Zambrano, 1999). Los lunes al sol (Fernando León de Aranoa, 2002). La pelota vasca. La piel contra la piedra (Julio Medem, 2003). Sangre de mayo (José Luis Garci, 2008). BIBLIOGRAFÍA.
Tomás Valero (Mataró, 1974) es licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Barcelona y miembro del Centre d’Investigacions Film-Història del Parc Científic de Barcelona.
Es director de CineHistoria, un portal sobre las relaciones entre historia y cine, especialmente dedicado a la didáctica de la ciencia histórica a través de las películas.
Autor de artículos especializados en las revistas Film-Historia y Making Of, con Juan Vaccaro ha redactado otra obra titulada Nos vamos al cine. Una clase de película, manual de cine y educación dirigido a jóvenes estudiantes de primaria y secundaria.

etiquetas:

seguir leyendo...

Sobre la Historia y el Cine (I)

escrito el 9 de Mayo de 2010 por en Cine e Historia

“El cine es un medio eficaz para dar a conocer la Historia pero no puede compararse con el libro. Ambos son muy diferentes. El primero divulga mejor, pero genera menos debate que el segundo. El texto da la impresión de ser más académico, mientras que la imagen es más agradable al aficionado a la Historia. Eso en lo relativo al cine como lenguaje histórico, porque en lo que a fuentes se refiere no tiene porque ser de menor valor que los documentos escritos. En ese último caso dependerá de la calidad e importancia de la fuente ante la que nos encontremos.”

La introducción que precede a estas líneas sirve de colofón al artículo que hoy presentamos. Se trata de una reflexión acerca de la historicidad del cine y de las controversias que en torno a ésta se han desatado. Asómese el lector a la primera parte de este ensayo.


etiquetas:

seguir leyendo...

Psicosis a 50 años vista

escrito el 2 de Mayo de 2010 por en Cine e Historia

Como apunta Manuel Ariza Canales, autor del presente artículo y colaborador habitual de CineHistoria: “La sombra del cine es alargada”. La referencia “delibesiana” es oportuna por cuanto que revela, a poco que se conozca el cine de Hitchkock, la dificultad que entraña descubrir los profundos secretos que esconde su filmografía. Psicosis no es sólo una película de suspense, es la antesala freudiana del miedo que permanece soterrado en nuestro subconsciente pronto a prorrumpir, en cualquier momento, en un grito de desgarrador terror. Pero Psicosis es, también, un testimonio histórico, la huella del inmanente miedo a una nueva conflagración mundial y a un postrer holocausto nuclear. Horror en estado puro, una Psicosis a 50 años vista.


etiquetas:

seguir leyendo...

Cine histórico: el problema de la Historia

escrito el 24 de Abril de 2010 por en Cine e Historia

El artículo que hoy presentamos fue escrito por Juan Orellana, director del Departamento de Cine de la Conferencia Espiscopal española, con motivo del estreno de El reino de los cielos (Ridley Scott, 2005). En él se duda de la historicidad de un género de filmes, sobre la base de tres criterios:

  1. “La esencia de los hechos narrados. Aunque se cambien elementos de la historia nunca deben alterarse los hechos fundamentales que se abordan. Y si hay que modificarlos necesariamente, que no sea en aspectos esenciales.”
  2. “Las decisiones “manipuladoras” son siempre narrativas y no ideológicas. El criterio para cambiar, quitar o poner debe buscar una fluidez narrativa, un ritmo, una claridad expositiva, y nunca debe servir para imponer un escoramiento ideológico y parcial.”
  3. “Es imprescindible dejar al espectador un espacio de libertad de interpretación.”

En primer lugar, hay veces en que los condicionamientos inherentes a las tres fases por las que se caracteriza la realización de una película: pre-producción, producción y post-producción, no permiten mantener inalterables los hechos sobre los que se reconstruye (o “reconstituye”) el episodio histórico de la diégesis fílmica. Las decisiones “manipuladoras” ((Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, la definición de manipular tiene varias acepciones:

(Del lat. manip?lus, manojo, unidad militar, y en b. lat. el ornamento sagrado).

  1. tr. Operar con las manos o con cualquier instrumento.
  2. tr. Trabajar demasiado algo, sobarlo, manosearlo.
  3. tr. Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares.
  4. tr. coloq. Manejar alguien los negocios a su modo, o mezclarse en los ajenos.)) no siempre están exentas del influjo ideológico. Un revelador ejemplo cinematográfico de tal efecto es el reciente estreno de Katyn (Andrzej Wajda, 2007), cuyas consecuencias políticas inducen a desmentir la afirmación que Orellana hace en sentido contrario. Por último, cabe añadir que la intencionalidad del autor de un filme -sea o no sea histórico- no tiene por qué coartar la capacidad de discernimiento del espectador, pues él es el único agente en quien recae la responsabilidad de interpretarlo conforme a su propio bagaje intelectual. Al poner en duda la veracidad histórica del cine de ficción, Juan Orellana olvida que el cine de no-ficción se basa en una estructura narrativa, por lo que también está sujeto a manipulación. Con todo, merece la pena leer su exposición, porque en la disparidad descansa la pluralidad.

etiquetas:

seguir leyendo...

Germinal: el despertar del pueblo

escrito el 17 de Abril de 2010 por en Cine e Historia

Basada en la obra homónima de Émile Zola, Germinal es una apología del movimiento obrero francés de finales del siglo XIX, con las huelgas mineras que estallaron en tiempos de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) y la aparición de la Comuna de París en 1871, como telón de fondo. En el filme, el obrerismo es la coartada de una izquierda caviar francesa, que opone sus intereses de clase al influjo de la cinematografía estadounidense, respaldada, por su parte, por el General Agreement on Tariffs and Trade (Acuerdo general sobre comercio y aranceles o GATT, en inglés), embrión de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en un contexto artístico y social marcado por los primeros estragos de la globalización. No deje el autor de leer la crítica a Germinal (Claude Berri, 1993), una de las mayores superproducciones europeas.


etiquetas:

seguir leyendo...

El patriota: un héroe de la Guerra de Independencia

escrito el 10 de Abril de 2010 por en Cine e Historia

En el año 2000, Mel Gibson asaltaba las pantallas de cine de gran parte del mundo con una maniquea epopeya sobre la Guerra de Independencia de los Estados Unidos de América. Con un patriotismo algo arrabalero, rescataba del imaginario colectivo la necesidad de recordar que la incipiente y asilvestrada nación americana estaba, ya entonces, abocada al cumplimiento del “destino manifiesto“, que acabaría por tomar forma tras la proclamación, en 1823, de la Doctrina Monroe. Mel Gibson (quizás, obligado por su realizador: Roland Emmerich) olvidaba que, aunque la intervención de la flota francesa fue decisiva para la definitiva victoria de Yorktown en 1783, la ayuda logística española también lo fue otro tanto. Así que, de no haber sido por la intervención de dos potencias europeas como Francia y España, es muy probable que el Ejército Continental se hubiera visto obligado a rendirse. Recomendamos al lector la crítica que sobre este filme se expone en CineHistoria.


etiquetas:

seguir leyendo...

Film-Història rememora a Kurosawa

escrito el 3 de Abril de 2010 por en Cine e Historia

Cuando la perseverancia prevalece por encima de cualquier contratiempo, el éxito de una empresa está asegurado. Tres miembros del Centre d’Investigacions Film-Història: Andrés Expósito, Carlos Giménez y Jordi Puigdomènech, han escrito la primera obra dedicada a Kurosawa tras diez años de silencio editorial, bajo el auspicio del Dr. José Mª Caparrós, junto con quien coordinan en la actualidad una exposición multitudinaria en Bilbao, que, a buen seguro, dará mucho que hablar. Desde CineHistoria queremos darles la más ferviente enhorabuena. Más noticias en BTV. Nota: el vídeo está en catalán.


etiquetas:

seguir leyendo...

El ajedrez en la pantalla (de nuevo)

escrito el 27 de Marzo de 2010 por en Cine e Historia

El 25 de enero de 2010, Guillermo Batlle Correa presentaba su libro El ajedrez en la pantalla en la librería Bertrand de Barcelona, por lo demás, una obra original, pues, según parece, es la segunda de este género en todo el mundo. Tenga a bien el lector ver el acto de presentación del libro.


etiquetas:

seguir leyendo...

CineHistoria en 'El país de los estudiantes'

escrito el 21 de Marzo de 2010 por en Cine e Historia

Siempre complace saber que el fruto de la perseverancia es de utilidad para quien anda en busca de recursos con el objeto de alcanzar su cometido. En el día de hoy, CineHistoria vuelve a estar de enhorabuena, pues el suplemento del diario El país para estudiantes le ha dedicado una referencia. En agradecimiento al reconocimiento deparado, CineHistoria sugiere al lector la visita del sitio web de dicho suplemento, al que podrá acceder haciendo ‘clic’ sobre la imagen superior. Muchas gracias por tenernos en cuenta.


etiquetas:

seguir leyendo...

Películas que han cambiado la historia del cine

escrito el 8 de Marzo de 2010 por en Cine e Historia

Días de cine irrumpe en nuestras pantallas a través de un vídeo homenaje a firmas que han establecido un hito en la historia del séptimo arte. Bajo el lema Películas que han cambiado la historia del cine, podemos bucear entre algunos de los más emblemáticos títulos y de paso, familiarizarnos con ellos e incorporarlos a nuestra propio imaginario.


etiquetas:

seguir leyendo...

Trivial de cine

escrito el 27 de Febrero de 2010 por en Cine e Historia

Desde sus orígenes, CineHistoria siempre ha defendido el maridaje entre el cine y la educación y, bajo ese mismo principio, la introducción del cine en el aula de Historia. Por ello, promueve también, la búsqueda de los ingentes recursos que pueblan la red, como es el que hoy presentamos, un trivial de cine en línea del que todos podemos aprender, grandes y pequeños, profesores y alumnos.


etiquetas:

seguir leyendo...

Edmon Roch en la Tribuna del Cine Español

escrito el 20 de Febrero de 2010 por en Cine e Historia

El 25 de enero del presente fue un día muy edificante para los estudiosos de la Historia a través del Cine. Por la mañana, se celebraba la Tribuna del Cine Español, acto patrocinado por Film-Història y la Universidad de Barcelona que acoge anualmente a un director del cine español. La Tribuna de este año fue presidida por Edmon Roch, cineasta premiado con un Goya a la mejor película documental por Garbo el espía. Por la tarde, Guillermo Batlle presentaba en la librería Bertrand de Barcelona su obra El ajedrez en la pantalla, pionera, por lo demás, en un género que ha recibido un tratamiento marginal hasta la fecha. Un día para la posteridad.


etiquetas:

seguir leyendo...

Historia del cine español

escrito el 13 de Febrero de 2010 por en Cine e Historia

En esta breve aproximación histórica, el autor del presente artículo tratará de demostrar que el cine español no es un subproducto de otras cinematografías, dado que no está exento de aportaciones de notable consideración. El deseo reivindicativo por glorificar el pasado oficial indujo a las autoridades políticas del momento a elegir un filme tan patrióticamente significativo como Salida de la misa de doce en la iglesia del Pilar de Zaragoza, de Eduardo Gimeno, para conmemorar el primer centenario del nacimiento del cine español. No obstante, y muy a pesar de las tesis de historiadores sospechosamente posibilistas, fue el húngaro Edwin Rousby quien dio a conocer el “séptimo arte” en España. Al margen de disquisiciones historiográficas, lo cierto es que no se sabe a ciencia cierta cuál fue el primer filme íntegramente español, por lo que lo más conveniente es reconocer, ante todo, la aportación de los múltiples corresponsales que los hermanos Lumière enviaban por doquier para dar a conocer su ingenio ((Recordemos que la primera exhibición tuvo lugar en Barcelona el 5 de mayo de 1895. Y entre mayo y diciembre de 1896, se exhibieron en Barcelona y Madrid las primeras realizaciones de los hermanos Lumière en España. Con todo, la primera película española rodada con el sistema de los hermanos Lumière fue una proyección gallega titulada El entierro del general Sánchez Brega, filmada en junio de 1897.)). Del mismo modo, no es menos cierto que Gimeno fue un pionero de renombre, como lo fue, también, Fructuós Gelabert, a quien se le atribuyen –al menos, hasta el momento–, los primeros filmes argumentales, tanto de ficción, como de no-ficción. No en vano, Gelabert fue autor de los primeros documentales dotados de una incipiente estructura narrativa como Salida de la iglesia parroquial de Santa María de Sants o Salida de los trabajadores de la fábrica “La España Industrial”, ambos fechados en 1897 ((El significado social del filme de Gelabert, Salida de los trabajadores de la fábrica “La España Industrial”, no se reduce a una breve toma recreativa de los trabajadores de una fábrica cualquiera, sino que testimonia el crecimiento industrial que Barcelona estaba experimentando desde finales del siglo XIX. Más aún, el filme La ciudad quemada (Antoni Ribas, 1976) defiende la hipótesis de que la pérdida de las últimas colonias españolas en Ultramar (Cuba, Filipinas y Puerto Rico) en 1898 provocó una fuga de capitales, que se reinvirtieron en la construcción de fábricas, por lo que la producción industrial en Cataluña aumentó considerablemente.)). Su primera película de ficción es Riña en un café, “ópera prima argumental –según el profesor Caparrós– del cine español y catalán” ((CAPARRÓS LERA, José Mª. Historia crítica del cine español (desde 1897 hasta hoy). Ariel. Barcelona, 1998, p.12.)). Coetáneo de Gelabert, fue Segundo de Chomón, si no el inventor, sí al menos, el precursor del carro o travelling. Como autor de El hotel eléctrico, se le considera, además, el máximo exponente del cine fantástico español, pues sus artificios cinematográficos no tenían nada que envidiar al “descubridor” del género, George Méliès ((Mención especial merecen otros filmes de la época como Plaza del puerto en Barcelona (Alexandre Promio, 1896) o Llegada de un tren de Teruel a Segorbe (Anónimo). Esta última, presentada en Valencia el 11 de septiembre de 1896 (Vid. SEGUIN, Jean-Claude, Historia del cine español. Acento. Madrid, 2003, p. 8.).)).

En España, la inventiva precedió a la industria, quizás por efecto del rechazo social que el cine concitó entre los más pudientes, si bien sólo inicialmente, porque, desde el momento en que el séptimo arte sugirió nuevas formas de explotación comercial, pronto se puso al servicio del poder ((Una vez que este mismo poder dispuso a su antojo de un nuevo medio de comunicación de masas, pudo empezar a ejercer el dominio moral de la sociedad. La primera medida que adoptó fue la aplicación de la censura –por Real Orden de 1912–, que impedía se filtrase cualquier información que pusiera en peligro su propia subsistencia, al tiempo que facilitaba el adoctrinamiento de la población, de acuerdo con determinados principios ideológicos.)). Albert Marro ((Marro representaba al productor-creador, como en muchos otros casos en aquella época. Muestra de su interés cultural (aparte, claro está, el estrictamente comercial) es su obra Barcelona y sus misterios, rodada en 1916)) y Baltasar Abadal formaron un binomio perfecto. Ambos consolidaron la producción y la distribución, y desde un principio, supieron, por lo tanto, conjugar arte e industria. A la fundación de Hispano-Films en 1906, le siguió la construcción de una red de salas de exhibición. Y, Por fin, España se dotaba de una infraestructura cinematográfica. Como no podía ser de otro modo, la producción inicial fue algo artesanal. La influencia literaria de las obras de ese período finisecular es notoria, aunque no siempre eran de un gusto elevado, dado que exageraban el tipismo hispánico, abusando, en algunas ocasiones, de falsos tópicos. En 1914, nacía la Barcinógrafo bajo el auspicio de la Lliga Regionalista ((Entre 1901 i 1923, la Lliga Regionalista es el partido hegemónico en Cataluña. Representa los intereses económicos de la burguesía catalana, que defiende el autogobierno, tanto como sus intereses económicos. Uno de los momentos más difíciles de su agitada historia fue, quizás, la Semana Trágica de Barcelona, revuelta que una gran parte de la sociedad catalana, en especial, el proletariado industrial, protagonizó contra el envío de reservistas a la guerra de Marruecos. La huelga y los disturbios subsiguientes que se desencadenaron, se extendieron a todo el país. El Gobierno se vio obligado a suspender las garantías constitucionales. Cataluña, al margen de intereses unilaterales del partido en el poder, se había convertido circunstancialmente, en un foco de resistencia a las medidas del Gobierno.)). Y, si bien adoptó inicialmente, la costumbre de reinterpretar a los clásicos, también introdujo firmas propias, como el Misteri de dolor, de su fundador Adrià Gual. Con el tiempo, proliferaron más productoras, como Studio Films (1918); Madrid Cines (1919) ((Madrid Cines fue fundada por el premio Nobel Jacinto Benavente tras la fallida adaptación fílmica de una de sus obras más populares, Los intereses creados. Herencia de la Commedia dell’Arte, esta obra fue escrita por Benavente en 1907, y en un intento por introducir innovaciones estéticas y perpetuarla a través de la pantalla, su autor dirigió la obra cinematográfica homónima aunque, a decir verdad, sin mucho éxito. El hecho de que el Séptimo Arte suscitara la atención de la intelectualidad española reviste, no obstante este anecdótico fracaso, cierto valor social. NOTA: Sobre la Comedia del Arte, vid. http://es.wikipedia.org/wiki/Comedia_del_arte.)) o; Film Española (1922).

Entre los directores que merecen cierta atención, sobresalen José Buchs, Florián Rey o Benito Perojo. A Perojo en particular, no sólo le debemos la importación de técnicas cinematográficas foráneas, sino también, la adaptación española de un estereotipo social: Peladilla, un trasunto de Charlot, algo impregnado de quijotismo. Eso sí, el personaje ideado por Perojo fue poco más que un producto publicitario para promocionar a la productora, Patria-Films (fundada por Julio Roesset en 1915 ((Ese mismo año, Ricard Baños funda Royal Films. También se produce el primer serial español, El signo de la tribu (Codina).))).

A principios de la década siguiente, el documental y el cine de ficción se disputan el medio. En 1920, el Ministerio de Guerra produce España en Rif, mientras la Gaumont barcelonesa rueda Los sucesos de la zona de Melilla. Con el colonialismo del siglo XIX, Marruecos cayó bajo el influjo de las principales potencias europeas. En su deseo por unir sus dominios argelinos con los del África sahariana,  Francia amenazaba con poner en peligro el dominio británico de Gibraltar, por lo que el Reino Unido se decantó por favorecer los intereses españoles en el norte de Marruecos. Por la Conferencia de Algeciras, sancionada en 1906, los británicos reservaban a España el septentrional Rif. Animada por sus intereses mineros, España reforzó la vigilancia de la región. Los rifeños reaccionaron con encono y derrotaron a los españoles en Annual, en 1921 ((El cabecilla de la Victoria de Annual –como la denomina la historiografía marroquí–, fue Mohamed Ben Abdelkrim El Jatabi, antiguo funcionario de la Administración española en la Oficina de Asuntos Indígenas en Melilla. Para más información, ver http://es.wikipedia.org/wiki/Desastre_de_Annual.)). Las causas de la derrota militar se debatieron en el Congreso. El “Expediente Picasso” relataba los hechos y revelaba graves errores tácticos. El golpe de Estado que el General Miguel Primo de Rivera dio el 13 de septiembre de 1923, evitó, sin embargo, que éstos salpicasen al Alto Mando. El desembarco de Alhucemas, capitaneado por el General José Sanjurjo bajo las órdenes del dictador vino a pacificar el territorio. Los filmes antes enumerados se difundieron con el propósito de prestigiar al Ejército español y, en especial, a su nuevo cuerpo militar de elite: la Legión, fundada por Millán Astray el mismo año del estreno de España en Rif.

Más tarde, el dictador se puso al frente de la Capitanía General de Cataluña y se granjeó el apoyo de la Lliga Regionalista. Se trataba, en suma, de imponer su autoridad en la región. No es extraño, pues, que la industria cinematográfica se desplazara a Madrid y a Valencia. A partir de ese momento, el cine español recuperó costumbres y tipos populares, aunque, a decir verdad, no estuvo exento de crítica político-social. Así, La aldea maldita ((La aldea maldita es una alegoría de la conflictividad social que genera la pobreza, además de los convencionalismos que subyugan a la sociedad, aunque siempre haya excepciones que ponen en duda la solidez de pretendidos principios. En esta aldea misérrima, un hombre y una mujer conviven junto con el padre del marido y el hijo de ambos. Ella decide abandonar el hogar familiar para labrarse un porvenir, lo que a los ojos de la sociedad de entonces era indiscutiblemente reprobable. El director aragonés, Florián Rey, malogró el destino del personaje principal, porque no pudo impedir que las diferencias de género pusieran límites al espíritu emprendedor de una mujer de la época. Hay que tener presente que esta película se rodó y estrenó durante la dictadura de Primo de Rivera, por lo que, a pesar de lo expuesto atrás, Florián Rey supo expresar subrepticiamente, el conservadurismo de una generación, influida, cómo no, por el régimen imperante, conservadurismo que repudiaba a todo aquél que no obedeciera a un código moral tan rígido como dudosamente honesto.)) (José Buchs, 1930) o La malcasada (Francisco Gómez Hidalgo, 1927) retratan con maestría a toda una sociedad. El filme de Buchs revela los sinsabores que la escasez provoca en una pobre aldea castellana, todo un símbolo de las desigualdades económico-sociales  existentes entre el campo y la ciudad. Gómez Hidalgo, por su lado, pone en entredicho el Proyecto de Ley sobre el divorcio. En resumen, la filmografía del período tuvo un trasfondo social muy intenso, porque constituía una antítesis del ordenamiento vigente, aunque no siempre era del gusto del régimen “primorriverista”. El cineclubismo merece una especial atención. El primer cineclub se fundó en la Residencia de Estudiantes. Producto de las ideas renovadoras de la Institución Libre de Enseñanza, fundada por Francisco Giner de los Ríos en 1876, la Residencia fue uno de los principales centros de intelectuales en España. Algunas personalidades de relevancia estuvieron allí. Entre otros, Federico García Lorca, Luis Buñuel, Salvador Dalí o Severo Ochoa. La revista que promovió el gusto por el cine fue La Gaceta Literaria (1927-1931). Nombres como el de Luis Buñuel o Ernesto Caballero poblaron sus páginas. El segundo cineclub estuvo dirigido por Josep Palau, cuyo medio de expresión fue la revista Mirador (1929-1936). Ellos representaban la alternativa a la amenazadora vulgarización que impone todo medio de comunicación popular. El filme Nobleza baturra (Juan Vila Vilamala, 1925) es un ejemplo del éxito inmediato del Séptimo Arte.

Con todo, el Cine Español tropezó en su camino con un nuevo obstáculo: la sonorización. El primer filme sonoro fue El cantor de jazz (Alan Crosland, 1927). Hollywood no tardó en obtener rentabilidad de esta innovación técnica, conquistó mercados como el latinoamericano, que siempre mantuvo con Estados Unidos una relación clientelar. Se doblaron películas a multitud de lenguas, pero en territorio propio. En España, se desencadenó una nueva invasión de filmes extranjeros, pero esta vez más dañina, si cabe, dado que al llegar doblados a la lengua vernácula, los estudios de grabación corrían el peligro de desaparecer. A fin de subsanar la colonización extranjera, el gobierno de la República convocó el I Congreso Hispanoamericano de Cinematografía (1931). Algunas de las propuestas enunciadas fueron las siguientes:

  • Protección estatal del cine de cada una de las cinematografías de los países implicados.
  • Sonorización al español en estudios propios.
  • Exhibición de un número mínimo de filmes españoles e hispanoamericanos.
  • Creación de un cine cultural.
  • Preservación de la pureza del idioma.

Lo cierto es que la inversión pública brilló por su ausencia, pero, para sorpresa de muchos sí prosperó la iniciativa privada. Quizás por eso, la crítica se apoderó de las pantallas y, a pesar de la rigidez estética –que, en muchos casos, no pasaba de la socorrida adaptación escénica de una conocida obra literaria–, empezaron a introducirse algunos cambios conceptuales. Además de esto, algunos de los filmes más populares del período expresan, cómo no, el sentir de una sociedad que confiaba, si se quiere, en un tímido cambio político-ideológico. No en vano, el 14 de abril de 1931 se proclama la II República Española, y una coalición de izquierdas (formada por republicanos y socialistas) alcanza el poder. Con Azaña como presidente del Gobierno, se inicia el Bienio Reformista. Todas estas alteraciones estructurales tienen su proyección cinematográfica. Pero, ¿qué acontecimientos espolearon el imaginario cinematográfico? En seguida lo veremos.

Las medidas político-sociales que el gobierno de Azaña adoptó, concitaron la animadversión de los estamentos privilegiados: La Nobleza terrateniente, la Iglesia y el Ejército. Tres fueron las leyes que originaron tal malestar:

  1. La Ley Azaña (25 de abril de 1931): Ley que promovía el retiro “voluntario” de un número determinado de oficiales, o, lo que es lo mismo, una depuración del Alto Mando militar. Asimismo, defendía la reducción de las divisiones del Ejército (de 16 a 8); La desaparición del cargo de Capitán General y la derogación de la Ley de Jurisdicciones de 1906. En resumen, disminuía la presencia militar del poder político.
  2. La Ley de Bases de la Reforma Agraria (9 de septiembre de 1932): cuya finalidad era redistribuir las tierras entre los campesinos y fomentar el asentamiento de éstos en tierras baldías. La Nobleza perdía poder sobre la tierra.
  3. La Ley de Congregaciones Religiosas (17 de mayo de 1932): a las que separó de la actividad docente e impidió, además, acumular más propiedades de las necesarias para sus propios fines. Se suprimieron las subvenciones y el Estado se arrogó la potestad de elegir obispos.

Además de todas estas leyes, Azaña concedió la autonomía a Cataluña tras la aprobación del Estatuto de Núria el 15 de septiembre de 1932. Ni que decir tiene, que el Bienio Reformista tuvo una destacada proyección cinematográfica e inspiró películas como Fermín Galán (Fernando Roldán, 1931), que elogiaba el inconformismo del insurrecto opuesto al régimen vigente; o Pax (Francisco Elías, 1932) que, poco menos que hacía una referencia velada a la caída de la dictadura de Primo de Rivera. Sin embargo, obras testimoniales como Sobre el cieno (Fernando Roldán, 1933) o Madrid se divorcia (Alfonso Benavides, 1934), descubrían la sordidez que el despertar sexual acentuaba entre las clases populares o presentaban como una amenaza para las tradicionales relaciones conyugales medidas como la Ley del Divorcio. Asimismo, Las Hurdes (Luis Buñuel, 1933) ponía en tela de juicio la eficacia de la Ley de Bases de la Reforma Agraria al revelar las miserias de los desheredados de una paupérrima aldea de la comarca homónima. No faltaron, tampoco, referencias a las reformas de este bienio, como la aprobación del Estatuto de Autonomía de Cataluña en obras como El café de la Marina (Domènec Pruna, 1933). De uno u otro modo, el posibilismo político se manifestó en la pantalla. Con la caída de Azaña tras los sucesos de Casas Viejas12 el 13 de septiembre de 1933, la ofuscación política se adueña de la sociedad. Y el 12 de septiembre de ese mismo año empieza el Bienio Negro, con Alejandro Lerroux al frente. El Cine recogerá, también, la tensión creciente que precede al estallido de la Guerra Civil. Pero antes, trazaremos algunas pinceladas sobre los acontecimientos más relevantes del período tratado.

Una de las primeras dificultades a las que el Gobierno –integrado por una mayoría de miembros de la CEDA–, debe hacer frente, es el estallido de la revolución en Asturias el 5 de octubre de 1934. La UHP (Unión de Hermanos Proletarios), formada por la CNT y la UGT, se rebela contra el gobierno conservador, porque teme que se revoquen las medidas sociales promulgadas antes de la llegada de la derecha al poder. El general Franco será el responsable de sofocar la revuelta. El 16 de febrero de 1936, el Frente Popular gana las elecciones. La derecha percibe como una amenaza para sus intereses de clase la victoria de su rival político. Calvo Sotelo, fundador del Bloque Nacional, es asesinado por la Guardia de Asalto el 13 de julio, como venganza por el asesinato del teniente José Castillo el día anterior. Y el día 18, Franco y Mola se levantan en armas contra el régimen político vigente. Estalla la Guerra Civil española.

Con el desencadenamiento del conflicto fratricida, la industria cinematográfica nacional sufrió un duro revés ((Se recomienda ver el filme Tierra y Libertad (Ken Loach, 1995). En él se debate el justo reparto de las tierras durante los intentos fallidos de colectivización agraria, y además, se reproducen los enfrentamientos entre comunistas y anarquistas durante los días 3 y 4 de mayo de 1937.)). No obstante, la rivalidad que ambos bandos se profesaron mutuamente, alentó la producción de películas con un fuerte contenido ideológico y una clara finalidad propagandística, sobre todo, a partir de 1937. Barrios bajos (Pedro Puche, 1937) retrata cómo las divisiones que evidenció la izquierda tras los hechos de mayo de aquel año en Barcelona ensombrecieron la lucha por un ideal común. Pero no todo fue negativo, porque el “antifranquismo” militante se expresó a través de la defensa de los valores del proletariado, entre otras cosas, cuestionando las tradicionales estructuras sociales. El Sindicato de la Industria del Espectáculo de la CNT-FAI, –al que se hace alusión en la película Las bicicletas son para el verano (Jaime Chavarri, 1983) –, fue desde sus orígenes el máximo órgano de difusión del ideario anarquista. Castilla se liberta (Adolfo Aznar, 1938) es uno de tantos ejemplos del activismo propio de un ideal de inspiración popular. Este filme, en particular, demuestra que la colectivización de las tierras se podía haber llevado a cabo en su momento –de no haberlo impedido, evidentemente, intereses partidistas, de uno u otro color–. El comunismo, sin embargo, aun en su vertiente más revolucionaria se alejaba de los postulados del anarquismo más combativo, limitándose a criticar, como mucho, decisiones políticas de alcance internacional como la No-Intervención, a través de obras como Y cuando Líster llegó…, sin renunciar a la obediencia de Stalin.

Por otro lado, en la España franquista, se creaba el 18 de noviembre de 1937, la Junta Superior de Censura Cinematográfica (en adelante, Departamento Nacional de Cinematografía). Por Orden Ministerial, el 2 de noviembre de 1938, se establece en Sevilla el Gabinete de Censura Cinematográfica. Más adelante, se crearán sucursales en La Coruña, Burgos y Barcelona, algunos de sus principios reguladores fueron:

  • La producción cinematográfica no es exclusiva del Estado, aunque sí debe, sin embargo, promover la iniciativa privada.
  • El Estado está obligado a proteger la cinematografía nacional y a difundir los valores patrios.
  • El Estado se preserva, además, la producción de Documentales y Noticiarios.

Como era de esperar, la censura fue el paso previo a la exaltación de la gesta militar del general Franco y de sus acólitos. Romancero marroquí (1938-39) es una alabanza de las costumbres y tradiciones de este pueblo magrebí, cuyas tropas regulares –no hay que olvidarlo– prestaron su apoyo al general insurgente para derrocar al gobierno de la República. Una vez que la Guerra Civil española se internacionalizó y Franco contó con la colaboración de Hitler y de Mussolini, el cine franquista desacreditó denodadamente al bando derrotado. A este respecto, el profesor Caparrós identifica el poder de seducción que la protagonista Carmen la de Triana (Florián Rey, 1939), una mujer libertina, ejerce sobre un ex-brigadier desposeído de su cargo, con la República como agente de todo tipo de desórdenes morales. La defensa que el franquismo hacía de la unidad de la patria escondía rencillas preexistentes entre la burguesía y el proletariado. De ahí que el anarquismo sedujera a los más desfavorecidos, que propugnaban, cómo no, un reparto equitativo del bien común. Filmes como Spanish earth (Joris Ivens, 1937), Heart of Spain (Paul Strand y Leo Hurwitz, 1937) o Espoir / Sierra de Teruel (André Malraux, 1938-39), así lo demuestran.

A pesar de la oposición internacional que la Guerra Civil concitó entre la clase trabajadora mundial, Franco se alzó con la victoria y declaró el fin de las hostilidades el 1 de abril de 1939. Llegados a este punto, merece la pena enumerar algunos de los más decisivos episodios de la contienda que coadyuvaron a la victoria franquista:

1936:

  • 18 de julio: Franco declara el estado de guerra. El día 22 pide ayuda a Italia y Alemania.
  • 4 de agosto: Inglaterra y Francia niegan su ayuda a la República (Comité de No-Intervención).
  • 28 de septiembre: Franco, Generalísimo de todos los Ejércitos.
  • Noviembre: Formación de comités revolucionarios en muchos lugares del territorio republicano.

1937:

  • 19 de abril: Creación de Falange Española Tradicionalista y de las JONS. Día 26: Bombardeo de Guernica.
  • 3-4 de mayo: Crisis política en Cataluña. Enfrentamientos en Barcelona entre anarquistas y comunistas.

1938:

  • 22 de febrero: Batalla de Teruel.
  • 10 de marzo: Ofensiva franquista en el frente de Aragón.
  • 25 de julio: Batalla del Ebro.
  • 1 de octubre: Retirada de las Brigadas Internacionales.
  • 23 de diciembre: Ofensiva contra Cataluña.

1939:

  • 9 de febrero: Ley de Responsabilidades Políticas. Día 27: El gobierno de Franco, reconocido por Francia y Gran Bretaña.
  • 28 de marzo: Las tropas franquistas entran en Madrid.
  • 1 de abril: Fin de la guerra ((Ver CRUZ, Dolores; UTRERA, Carmen. Cronología de la Historia de España (IV). Siglo XX. Acento. Madrid, 1999.)).

Como se puede observar aquí, Franco contó, desde un principio, con la ayuda o la complicidad de otros países europeos. Los partidos y formaciones de izquierdas amenazaban con destruir el stablishment, por lo que el conservadurismo frenó toda tentativa contraria a sus intereses. Además de esto, la depuración ideológica –aparte de la purga social– no se hizo esperar. Las maniobras iniciales de dispersión precedieron a una larga campaña de propaganda de guerra, algunos de cuyos mejores ejemplos fueron Sin novedad en el Alcázar (Augusto Genina, 1940 ((En 1940, se publica el número I de la primera revista cinematográfica del país, Primer Plano. El dirigismo político se traslada al soporte tradicional: El papel.))) o Raza (José Luis Sáenz de Heredia, 1941), esta última, escrita por Jaime de Andrade, un pseudónimo, en realidad, del “ínclito” Francisco Franco, que era de suponer que en un alarde de modestia, prefirió enmascarar sus megalómanas aspiraciones con la finalidad de glorificar a sus supuestos antepasados.

Más tarde, durante la primera posguerra, se restablece el controvertido proteccionismo que, como se señalaba atrás, en su momento desató una gran polémica. La Orden Ministerial del 23 de abril de 1941 impone el doblaje de películas extranjeras exhibidas en España que, aunque desaparecería en 1947, ya había creado entre el público la costumbre de ver películas dobladas ((Cf. FERNÁNDEZ BLANCO, Víctor. El cine y su público en España. Madrid, 1998, p. 11.)). El cine español no pudo por menos que rendirse a un nuevo alud de filmes de otras cinematografías, y hubo de recurrir a fórmulas paliativas ((¡No deja de sorprender la ofuscación ideológica que caracterizaba al régimen franquista! El doblaje al castellano de películas extranjeras constituía un arma de doble filo, porque si bien permitía a las autoridades franquistas alterar caprichosamente el contenido de una película, éste alentó el consumo masivo de producciones de otros países y, en especial, de Estados Unidos.)). El cine épico, aunque no exento de cierta ñoñería, se proponía como un buen remedio para proteger a la industria. Con Locura de amor (Juan de Orduña, 1948) se puso de moda el cine histórico. No obstante la popularidad que éste llegó a alcanzar, empezó a gestarse en la clandestinidad un cine dotado de sensibilidad social, cuyos autores eran poco menos que “enemigos de la patria”. Surcos (José Antonio Nieves Conde, 1951) es un claro paradigma. La película escenifica el drama de una familia de origen rural que se desplaza a una gran capital como Madrid para procurarse el sustento diario. Toda una alegoría de las migraciones que se produjeron del campo a la ciudad durante la década de los años 50. Nieves Conde fue uno de los primeros realizadores que intentó neutralizar, con mayor o menor éxito, el influjo social que ejercían las películas afines al régimen ((Surcos fue designada como película de “interés especial” por José Mª García Escudero. Las autoridades franquistas, que esperaban que Alba de América recibiera tal galardón, montaron en cólera. Los efectos de su reacción fueron inmediatos: José Mª García Escudero fue obligado a dimitir de su cargo. Depuesto por la administración franquista, García Escudero (Director General de Cinematografía en dos ocasiones: de 1951 a 1952 y de 1962 a 1967) pensaba, irónicamente, que el cine español era “intelectualmente ínfimo”. Si es así, cabría preguntarse por qué se inclinó por conceder a Surcos esa mención. En cualquier caso, García Escudero publicó un libro titulado La historia en cien palabras del cine español y otros escritos sobre cine, curiosamente, dos años después. El resumen histórico que hizo fue el éste:

“Hasta 1939 no hay cine español, ni material, ni espiritual, ni técnicamente. En 1929 y 1934 da sus primeros pasos. En 1939 pudo echar a andar, pero se frustra la creación de una industria, así como la posibilidad de un cine político. Continúan las castañuelas y el smoking. Sobre los intentos de cine sencillo se desploman el cine de gola y levita, y un cine religioso sin autenticidad. El neorrealismo, que pudo ser español, se reducirá a una película tardía. Pero nuestro cine supera al de 1936 y puede esperarse que los jóvenes le den el estilo nacional que necesita.” (Op. Cit. En VV.AA. Historia del cine español. Cátedra. Madrid, 2004, pp. 9 y 10).

En resumen, para el régimen, el que García Escudero designara a Surcos como película de “interés especial” era como reconocer abiertamente las diferencias económico-sociales existentes entre el campo y la ciudad. Ante esa tesitura, se adoptó un castigo aleccionador.)). Más adelante, el cine épico dio paso al cine sentimental, uno de cuyos mayores exponentes fue Marcelino, pan y vino (Ladislao Vajda, 1954). Con esta película (aparte de otras), la glorificación del pasado se complementará con la exaltación religiosa. Ni que decir tiene que todas esas artimañas políticas nada tenían que ver con los desequilibrios económicos y sociales que la dictadura se esforzaba constantemente por ocultar.

Los máximos representantes de lo que se ha dado en llamar “cine de mensaje” fueron, sin ningún género de dudas, Luis García Berlanga y Juan Antonio Bardem. Ambos supieron aprovechar, aunque no sin dificultades, los resquicios de la censura. Surgidos del Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas –más tarde, Escuela Oficial de Cinematografía–, empezaron pronto a desenmascarar las sombras del régimen. Berlanga denunció, entre otras cosas, el aislamiento político y económico (¡Bienvenido, Mr. Marshall!, 1952) ((Desde 1948, el presidente estadounidense  ((Desde 1948, El presidente estadounidense Harry S. Truman financió un programa de ayuda económica a Europa, el European Recovery Program (ERP), más conocido como Plan Marshall. España, a causa de la forma política del régimen, fue excluida de esa ayuda. Ahora bien, el recrudecimiento de la Guerra Fría llevó a los estadounidenses a alinearse con el régimen franquista, un aliado idóneo para contrarrestar el influjo del comunismo soviético. El Plan Marshall se popularizó con tal nombre en virtud de su máximo promotor, el general norteamericano George Catlett Marshall, Secretario de Defensa con el presidente Harry Truman. Se trataba de un plan de ayuda en cuatro años. Los americanos tenían un espectacular superávit en su balanza de pagos, y temían que una Europa pobre nunca llegara a ser buena cliente suya, y además, que si Europa no levantaba económicamente la cabeza, pudiera ser víctima propiciatoria de la influencia comunista. En aquél momento, la ayuda a España no era conveniente, por cuanto había mantenido durante la II conflagración mundial una estrecha relación con el régimen nazi. Y aún acabada ésta, seguía sometida a una dictadura. Sin embargo, posteriormente, el 4 de noviembre de 1950, la Asamblea de las Naciones Unidas aprueba una resolución por la cual se anula la recomendación de retirada de embajadores. El 30 de enero de 1953, España ingresa en la UNESCO. El 27 de septiembre de ese mismo año, España y Estados Unidos rubrican el Tratado Hispano-Estadounidense que autoriza la construcción de las bases militares de Torrejón de Ardoz (Madrid), Sanjurjo-Valenzuela (Zaragoza), Morón (Sevilla) y Rota (Cádiz), así como el trazado del oleoducto de Cádiz a Zaragoza o la instalación de una extensa red de estaciones de radar, por lo que España se incorpora al radio de influencia militar estadounidense. A partir de entonces, las bases militares permitirán a los Estados Unidos ejercer un sólido control estratégico en la cuenca mediterránea. El 15 de diciembre de 1955, España ingresa en la ONU. El 28 de mayo de 1956, en la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El 10 de enero de 1958, en la Organización Europea de Cooperación (OECE). Por fin, en 1959, por el Plan de Estabilización, la autarquía llega a su fin, y España ingresa en el Fondo Monetario Internacional (FMI). ¡Bienvenido, Mr. Marshall!, denuncia, pues, la exclusión de España de la órbita de países beneficiarios del Plan Marshall. Y si bien es cierto que, en adelante, el país experimentó un tímido desarrollo, su situación económica se alejaba mucho de la de otros países europeos que merced a la ayuda recibida, prosperaron exponencialmente durante años. Por el contrario, el acercamiento de España a las emergentes potencias occidentales se produjo a destiempo, por lo que el precio que hubo que pagar fue excesivo.)), la falsa caridad, edulcorada, eso sí, bajo una pátina de dudosa generosidad (Plácido, 1961 ((Berlanga concibió la idea de rodar  Plácido inspirándose en una campaña promovida por el régimen franquista que, bajo el lema: “Siente un pobre a su mesa”, pretendía infundir en el pueblo un sentimiento de caridad cristiana hacia los desheredados. Luis García Berlanga pone al descubierto tanto la hipocresía de una burguesía acomodada como la miseria de la clase baja, y denuncia toda la parafernalia que se despliega en Navidad para tranquilizar la conciencia de los que no pasan penurias, como la falta del sustento diario o las dificultades económicas que impone una forma de vida inalcanzable para los más desfavorecidos.)), o la pena de muerte (El Verdugo, 1963). Cualquiera de las obras enumeradas levantaba polémica, incluso, durante el rodaje. Valga como ejemplo, la coincidencia histórica entre el estreno de El Verdugo y la ejecución del comunista Julián Grimau ((El Verdugo se presentó en Venecia en 1963. El 7 de noviembre de ese mismo año era detenido en Madrid, Julián Grimau, militante comunista al que se acusaba de haber cometido numerosos crímenes durante la Guerra Civil. El día 20 de abril de 1963, era ejecutado, aun en contra de las peticiones internacionales de clemencia, incluso del Vaticano. El 31 de julio eran detenidos Francisco Granados y Joaquín Delgado, miembros de la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias, y ejecutados el día 17 de agosto a garrote vil. En ninguno de los tres casos, los delitos imputados fueron demostrados de acuerdo con un juicio justo, sino sobre la base de delaciones y confesiones forzadas. Precisamente, el Caudillo era conocido en el mundo como “el verdugo”, apodo que cobró actualidad con las protestas internacionales ante dichas ejecuciones. De hecho, Berlanga y el equipo de la película fueron recibidos a pedradas por anarquistas italianos que habían creído que, con ese título, la película era una apología de Franco. La película es, en suma, un verdadero alegato contra la pena de muerte, así como contra los condicionamientos sociales y, por extensión, contra la dictadura como sistema político represivo y conservador. Bardem fue aún más allá. En una clara alusión a las declaraciones del embajador español destinado a Roma, Alfredo Sánchez Bella, en las que, parafraseando, decía: “Hace falta bastante “tupé” para atreverse a decir que en la España actual “nunca pasa nada””, el realizador rodó una película con el título homónimo, Nunca pasa nada (1963), denunciando, de este modo, la sinrazón de las últimas acciones punitivas ejecutadas por el régimen. Fuente: GALÁN, Diego. “El Verdugo, la obra maestra de Luis García Berlanga”. Diario El País (16 de abril de 2004.))). Bardem invocaba la igualdad social en Muerte de un ciclista (1955), aunque fuera reproduciendo una manifestación estudiantil que, por si fuera poco, evoca un hecho real ((Las reivindicaciones salariales que provocaron las huelgas sectoriales de la primavera de 1956, anunciaban ya una alteración del curso del régimen. Junto a la agitación obrera, se desató una no menos importante agitación universitaria motivada por las medidas aplicadas por el Ministro de Educación Joaquín Ruiz Jiménez, destinadas a mantener un férreo control social en el ámbito universitario a través del SEU, lo cual a muchos se les antojó una forma de profanación de los principios fundamentales sobre los que se sustenta la Universidad: la libertad de pensamiento y de acción. Muerte de un ciclista recuerda esos acontecimientos a través de una aparen

temente inocente manifestación estudiantil, inocente por cuanto se refiere a sus reivindicaciones. El filme recoge una de las máximas aspiraciones de algunos de los asistentes a las I Conversaciones Cinematográficas de Salamanca: hacer del cine español un testimonio de su tiempo. Por esa misma razón, hace una sutil referencia a las revueltas sociales que conllevaron, entre otras cosas, la suspensión del Fuero de los Españoles –referente, entre otras cosas, a la libertad de expresión–, así como la declaración del estado de excepción.)).

Por su parte, Basilio Martín Patino, principal dirigente del Sindicato de Estudiantes Universitarios (SEU), convocó las I Conversaciones Cinematográficas de Salamanca ((Las I Conversaciones Cinematográficas de Salamanca se celebraron entre los días 14 y 17 de mayo de 1955.)). El manifiesto inaugural decía así:

“El cine español vive aislado; aislado, no sólo del mundo, sino de nuestra propia realidad. Cuando el cine de todos los países concentra su interés en los problemas que la realidad plantea cada día, sirviendo así a una esencial misión de testimonio, el cine español continúa cultivando tópicos conocidos… El problema del cine español es que no es ese testigo que nuestro tiempo exige a toda creación humana.”

El balance final que Bardem hacía tras la conclusión de la convocatoria, era éste:

“El cine español actual es políticamente ineficaz, socialmente falso, intelectualmente ínfimo, estéticamente nulo e industrialmente raquítico ((Vid. SEGUIN, Jean-Claude. Historia del cine español. Acento. Madrid, 2003, p. 46.)).”

Tal afirmación equivalía, en toda regla, a negar la existencia de una industria cinematográfica en España. Bardem tenía razones suficientes para expresar su descontento, porque, a decir verdad, el efecto de aquel encuentro fue más bien testimonial, ya que, aunque es innegable que hubo intentos renovadores, las medidas que se tomaron a posteriori fueron muy pocas. También es cierto que Bardem exageraba, porque el cine español no fue políticamente ineficaz, sino, todo lo contrario: un instrumento de adoctrinamiento que ha permanecido indeleble en la mentalidad de toda una generación. ¿Fue socialmente falso? No del todo. El cine español infundía un estado de ánimo, cuyo medio de difusión eran la sala de proyecciones convencional o el cine del barrio. En los últimos tiempos, Televisión Española ha querido rescatar a sus principales destinatarios, rememorando, de paso, todo el ritual inherente al pase de la película ((Un claro exponente es Cine de barrio, un programa conducido por José Manuel Parada que empezó a emitirse en La Dos –el segundo canal de Televisión Española– el 10 de julio de 1995.)). Tampoco el cine español –Claude-Seguin sostiene que no hubo cine franquista ((A este respecto, se puede admitir que no hubo cine franquista en cuanto género, pero sí en cuanto arma ideológica.))– puede considerarse intelectualmente ínfimo, dado que, al margen de su finalidad político-ideológica, durante la dictadura contó con grandes realizadores. Asimismo, no fue estéticamente nulo, pues la escenografía de una película respondía a los impulsos ideológicos del poder. Puede decirse, ahora sí, que fue industrialmente raquítico o, si se quiere, pobre.

Como apuntábamos atrás, José María García Escudero, como director general de cinematografía por segunda vez (1962-1967), aplicó nuevas medidas de censura y proteccionismo entre 1963 y 1964 ((El creciente inconformismo y la apertura social que este nuevo fenómeno social conllevó, contribuyeron a que las autoridades del régimen fueran más flexibles. Y aunque la censura podía llegar a transformar el sentido último de un filme, no es menos cierto, tampoco, que acontecimientos como el “Contubernio de Munich” alteraron el curso de la dictadura.)). El mismo García Escudero que consideraba al cine español como un subproducto cultural, concedió mayor importancia a la cuota de pantalla, quizás para compensar a las películas que no recibieran el premio al “interés especial”, por cierto, de reciente creación. García Escudero no pudo sustraerse, por lo tanto, a las tradicionales rémoras de la industria nacional. Al conceder mayor valor a un filme con un elevado rendimiento de taquilla, estimulaba la especulación, que, en muchos casos, se transformó en rentables inversiones inmobiliarias, como ya en su momento se demostró y denunció. Ahora bien, al margen de los condicionamientos políticos, García Escudero imprimió al cine español el impulso necesario. Las características que definen a la escuela surgida del Nuevo Cine Español (NCE) son, en resumen, un estilo narrativo más elaborado y una postura anticonformista que se expresan más explícitamente ((Vid. BORAU, José Luis. Diccionario del cine español. Alianza. Madrid, 1998. Más información en CineHistoria: www.cinehistoria.com)).

Y así, llegamos a las postrimerías de los años sesenta. El 24 de enero de 1969, con motivo de las manifestaciones registradas en Madrid y Barcelona, el Gobierno declara el estado de excepción y suspende algunos artículos del Fuero de los Españoles. Por aquel entonces, surge la Escuela de Barcelona. Algo alejada de la cosmovisión cinematográfica de la escuela de Madrid, la Escuela de Barcelona defendía el cooperativismo, promovía la experimentación formal y escenificaba situaciones autóctonas. Esta pretendida escuela marginal y periférica trató de conseguir una organización independiente de la Administración –aunque, como el profesor Caparrós señala, nunca rechazó la protección oficial–, pero dada la escasa proyección comercial que un cine de producción casera podía alcanzar, la Escuela de Barcelona no pasó de sugerir algunas innovaciones técnico-formales, aunque, eso sí, sus miembros poseían un vasto bagaje cultural y amplios conocimientos cinematográficos ((De la Escuela de Barcelona, son de interés títulos y cineastas como Fata Morgana (Vicente Aranda, 1965), Dante no es únicamente severo (Jacinto Esteva y Joaquín Jordá, 1967) o Ditirambo (Gonzalo Suárez, 1967).))

En lo que se refiere a los representantes de aquel momento, huelga decir que el fin de la autarquía económica auspiciada por el Plan de Estabilización de 1959 fue un momento propiciatorio para el desarrollo de la expresividad artística. Así, si Buñuel, Berlanga o Bardem fueron algunos de los más grandes realizadores de su época, Saura es el director más representativo de la década de los 60 y del tardofranquismo ((Merecen cierta atención, también, otros directores de gran talla como Víctor Erice o Montxo Armendáriz, hijos adoptivos, si se quiere, del Nuevo Cine Español (NCE).)). En gran parte de su cine, aunque, evidentemente, con inevitables gradaciones, hay una constante: su oposición a la pequeña burguesía. La caza (1965), El jardín de las delicias (1970) o Ana y los lobos (1973) escrutan los conflictos internos que ponen en peligro la estabilidad de los tradicionales estamentos de la sociedad española. Todas ellas pasan por caricaturizar a las autoridades del régimen con un simbolismo descarnado (véase, por ejemplo, La prima Angélica, 1974). Saura ha trabajado conjuntamente con Elías Querejeta en multitud de ocasiones. Las obras del director y del productor, respectivamente, se exhibían en certámenes internacionales con el apoyo económico del mismo régimen que criticaban a menudo. No obstante esto, las autoridades franquistas empezaban a mostrar en el exterior su cara más amable, por lo que sus medidas coercitivas no impidieron que sus detractores sirvieran a sus intereses económicos y políticos, entre los que cuentan el turismo de masas, en el que Fraga Iribarne tuvo mucho que ver. Es por ello por lo que el régimen aprobaba –aunque, en algunos casos, a regañadientes–, toda obra artística que obtuviera reconocimiento internacional, siempre que le permitiera ofrecer una aparente imagen de apertura social. Pese a los prometedores cambios ((Aparte de todo lo anterior, hay que mencionar dos hechos anecdóticos: el regreso de Luis Buñuel para rodar Viridiana (1961) y la presencia de Orson Welles para rodar Campanadas a medianoche (Chimes at Midnight, 1965). Con Fraga Iribarne como Ministro de Información y Turismo (1962-1969) y José Mª García Escudero como Director General de Cinematografía y Teatro (1962-1967), se produce una liberalización más aparente que real. Por primera vez, se establecen las Normas de Censura Cinematográfica y se modifican las subvenciones, abandonando la clasificación de las películas según categorías. Se crea, además, el “Interés especial” para estimular a los jóvenes directores. Y surge, por último, el “Nuevo Cine Español” (NCE). Algunas de las obras más interesantes de la “era” Escudero fueron: El buen amor (Francisco Regueiro, 1963), Del rosa al amarillo (Manuel Summers, 1963), Los farsantes (Mario Camus, 1963), La tía Tula (Miguel Picazo, 1964), Nueve cartas a Berta (Basilio Martín Patino, 1965) o La busca (Angelino Fons, 1966).)), empero, se avecinaba una grave crisis de la industria, causada por una elevada deuda del Fondo de Protección Estatal a los productores. El Gobierno, más preocupado por incipientes problemas de Estado, como la militarización de ETA o las sucesivas revueltas sociales, descuidó la protección de la industria del cine. Corría el año 1967, y José Mª García Escudero era cesado de su cargo como Director General de Cinematografía  y Teatro ((La labor de José Mª García Escudero no es nada despreciable. Durante su mandato, se reforzó la cuota de pantalla. Se incluyó una película española por cada cuatro películas extranjeras exhibidas en España. La respuesta de la Motion Pictures Export Association (MPEA) fue dictar un boicot a las salas españolas en 1955 -fecha que, por cierto, coincide con la de la celebración de las I Conversaciones Cinematográficas de Salamanca-. Las medidas aplicadas por el Director General de Cinematografía fueron revocadas. Las productoras y distribuidoras españolas habían consolidado su relación comercial con empresas del mismo sector de Europa y especialmente, de Estados Unidos. La política de García Escudero se orientó, sobre todo, a partir de su segundo mandato, a la defensa de un cine español de calidad. Ahora bien, el profesor Fernández Blanco objeta lo siguiente:

“Esta política introdujo dos serios inconvenientes. En primer lugar, la concesión de ayudas y premios se realiza según los criterios de una comisión destinada a tal fin, lo que deja un amplio margen a la arbitrariedad; En segundo lugar, las subvenciones en un porcentaje del presupuesto provocan una inflación de costes en nuestra industria” (FERNÁNDEZ BLANCO, Víctor. El cine y su público en España. Madrid, 1998, p. 13).)).

Su sucesor, Carlos Robles Piquer, se ocuparía, a partir de ese momento, del ahora Departamento de Cultura y Espectáculos. La reacción no se hizo esperar. La Asociación Sindical de Directores-Realizadores Españoles de Cinematografía (ASDREC) se reúne para revocar los cambios. Acabada la convocatoria, algunas de las exigencias que se mantuvieron fueron:

  • Una mayor libertad de expresión, lo que conllevaba la supresión de la censura previa.
  • Un buen control de las ventas en taquilla, para evitar fraudes, como la falsificación del número de espectadores.
  • La libre expresión lingüística.
  • La democratización de las salas de “arte y ensayo” y especiales, o lo que es lo mismo su aceptación por parte del gobierno.
  • La supresión del NO-DO y del “interés especial”, etc. ((Con José María García Escudero al frente de la Dirección General de Cinematografía y Teatro, se mejoró la distribución de la producción cinematográfica (nacional e internacional) y se estimuló la formación de nuevos realizadores, procedentes, mayoritariamente, de la Escuela Oficial de Cinematografía (EOC) y, en menor medida, de la Escuela de Barcelona. Bajo su amparo, surgió una generación de cineastas, entre los que cuentan: Mario Camus, Angelino Fons, Manuel Summers, Carlos Saura, Miguel Picazo o Basilio Martín Patino (Escuela Oficial de Cinematografía) y Vicente Aranda, Pere Portabella o Joaquín Jordà (Escuela de Barcelona).))

La ASDREC fue prohibida, por lo que sus reivindicaciones no prosperaron. Esta decisión política ponía de manifiesto el carácter coercitivo del régimen y malograba las reivindicaciones sociales de una generación de cineastas. Sin embargo, esas mismas medidas estimularon nuevas habilidades narrativas. La reaparición de la “españolada” atrajo a un público más gregario que, cautivado por el despertar sexual de los años 70, olvidó a los grandes realizadores del NCE. Ahora bien, estos últimos y sus herederos supieron encontrar en la llamada “tercera vía” ((José Luis Dibildos fue el impulsor de la llamada “tercera vía”, un cine comercial con ciertas pretensiones críticas y sociales, al que se recurrió como remedio para burlar la censura franquista.)) un medio de expresión alternativo.

A estas alturas, hay que enumerar dos acontecimientos trascendentales que influyeron notablemente en la evolución de la industria del cine en España:

  • La muerte del dictador, el 20 de noviembre de 1975 y,
  • La celebración de las primeras elecciones legislativas, el 15 de junio de 1977.

Por Orden Ministerial de 11 de noviembre de 1977, se suprimía la censura. Durante este período de transición político-social hubo intentos involucionistas, pero el proceso de democratización ya era irreversible ((En este contexto, no podemos dejar de mencionar, a título de ejemplo, la matanza de Atocha, perpetrada el 24 de enero de 1977, cuando cuatro jóvenes de ultraderecha irrumpen en un despacho de Comisiones Obreras (CC.OO.) y asesinan a los presentes. Juan Antonio Bardem llevó al cine este sórdido episodio bajo el título Siete días de enero.)). El Estado, eso sí, adeudaba a la Unión de Productores Cinematográficos Españoles una cantidad aproximada de 12 millones de euros, por lo que ésta decidió declararse en huelga ante el temor de asistir al hundimiento del Cine Español. La respuesta estatal fue adelantar el equivalente a tres millones de euros. La medida surtió el efecto esperado, porque la producción cinematográfica no dejó de aumentar en los años sucesivos. La España democrática se reveló, también, como una buena oportunidad para promover el cine autonómico. Véanse los diálogos en catalán que el director Luis García Berlanga introduce en La escopeta nacional (1978). Es de destacar, también, la traslación cinematográfica de la “movida madrileña”, uno de cuyos mayores exponentes es Pedro Almodóvar, quien debutaba en 1980 con Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón. En fin, el Cine Español de la democracia acusaba cierto desconcierto ideológico, pero anunciaba a un tiempo cambios estético-formales de acuerdo con un nuevo contexto socio-político. Con el Gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), con Felipe González a la cabeza, es elegida la realizadora Pilar Miró como Directora General de Cinematografía. Pronto asume como propia, la necesidad de poner fin a viejos problemas de nuestro cine, como las irregulares cuotas de pantalla o las controvertidas subvenciones, que, en último término, siempre beneficiaban más a productores y distribuidores que a exhibidores. Entre las medidas que Miró adoptó, destacaron las ayudas previas al rodaje de hasta de un 50%, especialmente destinadas a los nuevos realizadores; una cuota de pantalla de 3 por 1, o lo que es lo mismo, un día de película española por cada tres extranjeras,  y los sucesivos acuerdos con Televisión Española, que, con el tiempo, se harán extensibles a otras televisiones nacionales y autonómicas, privadas y públicas, incluso en régimen de coproducción. Y lo cierto es que, aunque la producción disminuyó ((En 1982, se produjeron 146 largometrajes y una media de cincuenta los diez años siguientes (Cf. SÁNCHEZ NORIEGA, José Luis. Historia del Cine. Teoría y géneros cinematográficos, fotografía y televisión. Alianza. Madrid, 2002, p. 558.)), fue más rentable, al decir de las cifras.

En lo que se refiere al cine autonómico, hay que decir que empezó a erigirse en testimonio de las singularidades de cada uno de los territorios de la España democrática ((Cataluña ha sido la Comunidad Autónoma que más películas ha producido durante ese período. Hay que tener en cuenta que en 1982 se inicia el proceso de “normalización lingüística” con la finalidad de fomentar el uso del catalán y de recuperar la memoria histórica. Y aunque esta campaña de inmersión lingüística respondía a intereses político-ideológicos del partido de turno, el cine catalán ha catapultado a directores de la talla de Antoni Ribas, Jaime Camino, Josep Mª Forn, Francesc Betriu o Juan José Bigas Luna, algunos de ellos, antiguos miembros de la Escuela de Barcelona.)). Volvieron a despuntar los herederos del Nuevo Cine Español (NCE), así como los directores pertenecientes al Joven Cine Español (JCE), denominación, ésta última, acuñada por el profesor José Mª Caparrós para designar a la última generación de realizadores. Pedro Almodóvar, José Luis Garci o Fernando Trueba son buenos ejemplos. Y, por primera vez, España recogía un Oscar de Hollywood por Volver a empezar (José Luis Garci, 1982). Además de todo lo expuesto con anterioridad, es de justicia afirmar que nuestro cine gana proyección internacional, sobre todo, a partir de la creación de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España (enero de 1985), que se reserva el mérito, por qué no reconocerlo, de haber promovido el cine autóctono, oponiendo, así, no poca resistencia al agresivo proceso de colonización del cine made in Hollywood.

Durante las dos décadas siguientes, el cine en España contribuyó a desdibujar del imaginario colectivo la interpretación que el franquismo había hecho del pasado. A tal efecto, se hicieron multitud de adaptaciones de obras literarias, muchas de las cuales parecían haberse escrito con este propósito, “pues los textos literarios han funcionado como filtro que proporciona tensión dramática, talante poético o prestigio cultural a la reconstrucción fílmica del pasado ((Op. Cit., p. 560.))”. Películas como Extramuros (Miguel Picazo, 1985), Divinas palabras (García Sánchez, 1986) o Esquilache (Josefina Molina, 1989) así lo atestiguan. Ahora bien, el revisionismo histórico empezaba a perder fuerza ante la influencia del efectismo de otras cinematografías, pero el socorrido cine de destape equilibró la balanza. Ese aparente aperturismo oculta, irónicamente, cierta falta de compromiso social que muchos realizadores de hoy creen abanderar con el único propósito de alinearse ideológicamente con algunos de sus predecesores, pero con la diferencia de no haber sido víctimas de la represión franquista. En su defensa hay que decir que han sabido captar la atención de jóvenes y adultos por igual, pues sus obras abordan problemas cotidianos muy concretos, pero, al mismo tiempo, universales: desempleo, inmigración o marginación, entre otros. Así que no persiguen, al menos, explícitamente, un cambio generacional, pero muestran, eso sí, una gran preocupación por el presente y auguran, a su vez, un incierto porvenir. En los años noventa, acceden a la profesión 158 directores, pero son pocos los que logran mantenerse y menos aún, los que alcanzan a ser reconocidos en el extranjero. De hecho, bien podría decirse que a día de hoy dos son los directores españoles con más reconocimiento internacional: Alejandro Amenábar y Pedro Almodóvar. Ambos se codean con actores y directores de reconocido prestigio, y tienen el mérito, además, de haber sabido transformar un cine poco valorado en el exterior, en algo más que un icono.

En estos últimos tiempos, aún se mantiene el 15% de la recaudación en taquilla, pero se ha producido una progresiva liberalización de la industria. El dirigismo del partido en el poder ha ido disminuyendo a la par que el cine pasaba a ser controlado, en su mayoría, por grandes productoras y distribuidoras, más preocupadas por dominar el mercado de las multisalas que por la promoción de nuevos actores y realizadores. Sin embargo, para controlar el influjo ideológico de modelos sociales como el estadounidense, ha crecido la financiación televisiva, sobre todo, a partir de 1997 ((El modelo cinematográfico alternativo tiene su espacio, cada vez con mayor notoriedad, en los distintos festivales que se celebran por todo el país. La paulatina desaparición de las salas de “arte y ensayo” ha obligado a su público a desviar su atención hacia éstos y, en especial, hacia los que tienen más prestigio internacional, como el Festival de Cine de San Sebastián. Los amantes del género se refugian en los más representativos, véase, el Festival de Cine de Sitges, especializado en cine fantástico y de terror.)). Muchas de las películas que se han proyectado en la sala de cine estaban destinadas a emitirse por televisión, dado el abaratamiento de los costes de adquisición. Y es, en la parrilla televisiva, como hemos apuntado en otro apartado del presente libro, donde la autoridad política hace gala de toda su influencia.

Algunas de las características del cine español actual son las siguientes ((Cf. con Carlos F. Heredero (Op. Cit., p. 569).)):

  • Historias ubicadas en el presente y en la sociedad actual ((La excepción la confirman obras como Soldados de Salamina (David Trueba, 2003).)).
  • Problemáticas sobre el entorno familiar.
  • Preocupaciones ideológicas heterogéneas.
  • Múltiples tratamientos formales.
  • Fórmulas comerciales.

Pero más allá de las particularidades estéticas y conceptuales del cine español contemporáneo, no podemos dejar de lado el efecto social que han tenido las dos últimas legislaturas anteriores a la actual. Si bien los casos de corrupción planearon constantemente en torno al PSOE durante sus últimos años en el Gobierno, los escándalos salpicaron por igual al PP, aunque en este último caso, las causas fueron sensiblemente diferentes. Durante la campaña electoral de 1996, PP y PSOE libraron una dura batalla. Mientras el primero recordaba a su rival político, la corrupción, la “guerra sucia” y los problemas endémicos que se cuentan entre las mayores preocupaciones de todos los españoles; el segundo se afanaba por desprestigiar la imagen de la derecha actual vinculándola, con no poca animadversión, a la dictadura franquista. En cualquier caso, el PP fue elegido por mayoría insuficiente, por lo que se vio obligado a pactar con partidos autonómicos como CIU y el PNV. Por entonces, solía decirse burlescamente que José Mª Aznar hablaba catalán en la intimidad. Tras celebrarse las elecciones generales del año 2000, Aznar salió elegido por mayoría absoluta. El autoritarismo del último Gobierno del PP, que fue creciendo en “progresión aritmética”, no tardó en tener su respuesta contestataria entre un amplio grupo de actores y directores ((Lo cierto es que las medidas adoptadas por el Gobierno del PP en su primera legislatura apenas sí diferían con relación a las de la denominada Ley Alborch. Se modificó la cuota de pantalla (un día de cine español o comunitario por cada tres de cine español); Se modificaron, asimismo, las licencias de doblaje, -sujetas a la recaudación obtenida en taquilla por películas españolas distribuidas por distribuidoras de alcance internacional y, en especial, estadounidenses-, se mantuvieron las subvenciones anticipadas y el Fondo de Protección.)). Entre tanto, aunque el cine español ha ido evolucionando, aún hoy “hay motivo ((En este punto, se hace referencia al documental homónimo, una obra coral que reconstruye un mosaico de episodios que fueron erosionando el prestigio del Gobierno del PP, muy maltrecho ya, en su segunda legislatura. Estos son algunos de los hechos principales que recoge:

  1. La rotura de la mina de Aznalcóllar: escape minero que asoló el parque de Doñana.
  2. El plan hidrológico nacional: plan de trasvase de aguas del Ebro al Levante español.
  3. La especulación inmobiliaria: sobre las dificultades para adquirir una vivienda.
  4. La reducción del gasto en prestaciones sociales: que afecta a los más desfavorecidos.
  5. El empobrecimiento del sistema educativo: los alumnos cada vez saben menos.
  6. El maltrato de “género”: en España mueren decenas de mujeres cada año.
  7. El accidente del Yak-42: 62 soldados perdieron la vida en extrañas circunstancias mientras volvían de Afganistán.
  8. El hundimiento del petrolero Prestige en aguas gallegas: las secuelas ecológicas son irreparables. La costa cantábrica fue invadida por una marea de chapapote.
  9. El atentado del 11-M: el PP lo atribuyó a ETA desde el principio.
  10. La manipulación de la información: se habla de la era “Urdaci”, en clara referencia al periodista del noticiario del primer canal de TVE.

Todos estos hechos demuestran que el cine español ha mejorado con los años, y se ha convertido en un influyente testimonio de nuestro tiempo.))

Bibliografía

  • BORAU, José Luis. Diccionario del cine español. Alianza. Madrid, 1998.
  • CAPARRÓS LERA, J. M. Historia crítica del cine español (desde 1897 hasta hoy). Ariel. Barcelona, 1999.
  • CAPARRÓS LERA, José Mª. La pantalla popular. El cine español durante el Gobierno de la derecha (1996-2003). Akal. Madrid, 2005.
  • CEBOLLADA Pascual; RUBIO GIL, Luis. Enciclopedia del cine español. Cronología (Vols. I y II). Ediciones del Serbal. Barcelona, 1996.
  • CRUZ, Dolores; UTRERA, Carme. Cronología de la Historia de España. Vols. III y IV (siglos XIX y XX). Acento. Madrid, 1999.
  • ESPAÑA, Rafael de; JUAN I BABOT, Salvador. Balcázar. Producciones cinematográficas. Más allá de Esplugues City. Film-Història. Barcelona, 2005.
  • FERNÁNDEZ BLANCO, Víctor. El cine y su público en España. Madrid, 1998.
  • GOURNAY, Bernard. Contra Hollywood. Estrategias europeas del mercado cinematográfico y audiovisual. La biblioteca del ciudadano. Barcelona, 2004.
  • SÁNCHEZ NORIEGA, José Luis. Diccionario temático del cine. Cátedra. Madrid, 2004.
  • SÁNCHEZ NORIEGA, José Luis. Historia del Cine. Teoría y géneros cinematográficos, fotografía y televisión. Alianza. Madrid, 2002.
  • SEGUIN, Jean-Claude. Historia del cine español. Acento. Madrid, 2003.
  • VV.AA. Historia del cine español. Cátedra. Madrid, 2004.

Webgrafía


etiquetas:

seguir leyendo...

La II Guerra Mundial a través del cine

escrito el 23 de Enero de 2010 por en Cine e Historia

Hoy presentamos una interesante entrevista propuesta por Juan Morris Fresno, cuyo protagonista es Juan Manuel Alonso. El doctor Alonso es profesor de Secundaria del Departament d’Educació de la Generalitat de Catalunya. Aunque nació en Teruel en 1966, siempre ha vivido en Barcelona. Muy pronto se interesó por el mundo militar, al que podía contemplar en las películas de reestreno de los cines de barrio de los años setenta. Es licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Barcelona, y doctorado con su tesis “La imagen de los militares en el cine español de la Democracia”, que se publicará muy pronto. Es investigador del Centre d’Investigacions Film-Historia y ha escrito varios artículos sobre las relaciones entre el Cine y la Historia. Lea el lector esta interesante entrevista sobre la II Guerra Mundial a través del cine.


etiquetas:

seguir leyendo...

Sólo el cine

escrito el 10 de Enero de 2010 por en Cine e Historia

A través del vídeo que hoy rescatamos, Jean-Luc Godard, exponente de la “Nouvelle vague” ((Nouvelle vague (Nueva ola) es la denominación que designa a un nuevo grupo de cineastas franceses surgido a finales de los años 50. Hartos de la rigidez academicista que imponía el cine francés hasta su aparición, los cineastas de la “Nouvelle vague” postulaban la libertad técnica como medio de expresión artística. Entre sus máximos representantes, se cuentan François Truffaut, Jean-Luc Godard, Jacques Rivette, Éric Rohmer, Claude Chabrol y Melville. Vid. http://es.wikipedia.org/wiki/Nouvelle_vague)), nos habla con la laxitud propia de un intelectual maduro y seguro de sí mismo, del cine como agente histórico. El formato del vídeo provoca cierta perturbación del ánimo, pues yuxtapone planos y contraplanos mareantes al calor de una sinfonía de ecos evanescentes que subrayan la relevancia de cada una de las sentencias del autor.

Fuente: http://naranjasdehiroshima.blogspot.com/


etiquetas:

seguir leyendo...

Románticos vampiros

escrito el 2 de Enero de 2010 por en Cine e Historia

Nuestro colaborador, Manuel Ariza Canales, vuelve a sorprendernos con un artículo revelador. Tras husmear en su subconsciente, nos descifra cuantos enigmas esconde Crepúsculo (Catherine Hardwicke, 2008). Abundantes son las alusiones a las novelas decimonónicas de sabor romántico, que, aderezadas con un rastro de tendencias de pasarela al uso, dan como resultado un refrito cinematográfico digno del más dúctil adolescente carente de referencias literarias ((Para recabar información sobre literatura anglosajona romántica, sugerimos la lectura de BLOOM, Harold. Cómo leer y por qué. Anagrama. Barcelona, 2005.)). Asómese el lector a “Vampiros románticos“.


etiquetas:

seguir leyendo...

Unidad didáctica: una historia de cine

escrito el 31 de Diciembre de 2009 por en Cine e Historia

El pasado reciente (2001): una historia en desarrollo

Objetivos

  • Conocer el 11-S como punto de partida del nuevo siglo. El terrorismo islámico frente a la hegemonía occidental de los Estados Unidos.
  • Analizar la política diplomática del presidente de los Estados Unidos, George W. Bush.
  • Estudiar la guerra de Irak. Ataque inminente: causas y consecuencias.

Procedimientos

Actitudes

  • Condena de cualquier forma de fundamentalismo (ideológico,moral o religioso).
  • Visión global de las relaciones geopolíticas entre Estados Unidos y otras sociedades.
  • Denuncia de ésta y de cualquier guerra.

etiquetas:

seguir leyendo...

Wikipedia: una historia de cine

escrito el 20 de Diciembre de 2009 por en Cine e Historia

Cuando creíamos agotadas todas nuestras fuentes, Wikipedia vuelve a sorprendernos por la infinidad de recursos que contiene. La gran enciclopedia virtual comprende un número determinado de categorías entre las que figura la de “películas históricas”. No cabe duda de que (permítaseme el quiasmo) no están todas las que son pero sí son todas las que están. Acceda el lector a esa página y juzgue por sí mismo: Wikipedia, una historia de cine.


etiquetas:

seguir leyendo...

Presentación de CineHistoria en Mataró Ràdio

escrito el 16 de Diciembre de 2009 por en Cine e Historia

Como todo proyecto al que se le dedica la suficiente y necesaria perseverancia, CineHistoria ha experimentado un notable desarrollo desde que naciera hace ya más de cinco años. Como la trama argumental de un filme, la génesis del proyecto está jalonada de sub-tramas, estadios que ha ido superando sucesivamente. El de hoy es uno más, porque representa la conquista de la radio, un medio de comunicación de masas que contribuirá a difundir el proyecto para que quienes lo deseen se sumen a él. Invitamos al lector a escuchar la presente entrevista. NOTA: la entrevista está en catalán.


etiquetas:

seguir leyendo...

Wikipedia de cine

escrito el 6 de Diciembre de 2009 por en Cine e Historia

No deja de sorprender la inventiva que poseen los promotores de la Wikipedia, la enciclopedia libre más extensa de Internet. Gracias a ellos, cada vez son más los recursos de los que disponemos. El que hoy se presenta, se creó para la composición de libros en formato PDF ((Acrónimo del inglés Portable Document Format o, lo que es lo mismo, “Formato de documento portátil”.)). El proceso de composición es sumamente sencillo: lo primero que hay que hacer es dirigirse a la columna izquierda de la página principal del sitio ((Recomendamos iniciar el procedimiento tras haber abierto una cuenta, puesto que Wikipedia sólo nos permite imprimir una página por libro si no somos suscriptores)). Una vez la hayamos localizado, hay que hacer “clic” sobre el epígrafe “Crear un libro”, del apartado “Imprimir/exportar”. La página a la que se accede cuenta con un solo apartado titulado “Creador de libro”, que comprende dos funciones. La que nos incumbe es “Comenzar creador de libro”. Al hacer “clic” sobre éste, se abre una nueva página. Una vez la visualicemos, hay que dirigirse a la segunda fila y hacer “clic” sobre “Añadir esta página a su libro”. Hecho esto, podremos comprobar que junto a la pestaña de su derecha, “Mostrar libro”, nos aparece el número de páginas seleccionadas para componer el libro. Para verificar que hemos hecho lo correcto, nos dirigimos a la segunda fila de la columna derecha de la página que aparece en pantalla. Hacemos “clic” sobre el botón “Descargar”. Acto seguido, hacemos “clic” sobre descargar. Ya tenemos nuestra primera página. Yo hice lo propio para obtener dos artículos: CineHistoria, cómo no. NOTA: Los archivos cargados están codificados, por lo que sugiero se descarguen a través del menú contextual ((Menú que se despliega mediante el botón derecho del ratón)).


etiquetas:

seguir leyendo...

El ajedrez en la pantalla

escrito el 28 de Noviembre de 2009 por en Cine e Historia

Aunque la obra que hoy se anuncia en CineHistoria aparenta no guardar relación alguna con el contenido del sitio, la defensa que desde  él se hace del filme como testimonio histórico nos permite admitirla como válida. De hecho, El ajedrez en la pantalla es un retrato de los filmes más emblemáticos de la historia del cine en los que se disputan memorables partidas de ajedrez o en los que el célebre juego aparece como trasfondo argumental. Una obra tan original como honesta, pues saca partido de títulos tan indelebles como el que protagoniza Humphrey Bogart.


etiquetas:

seguir leyendo...

Me encanta la Historia

escrito el 14 de Noviembre de 2009 por en Cine e Historia

Dirigida y protagonizada por Alan Alda, Dulce libertad (1986) es una alegoría de los desencuentros que se desencadenan entre el historiador y el realizador cuando el texto histórico cobra vida a través de la imagen animada. La moraleja de tan accidentada trama es que tanto el uno como el otro hacen historia, aunque, en muchas ocasiones, a su propia imagen y semejanza. La falta de entendimiento mutuo emana de los diferentes códigos a los que obedece la percepción que cada uno de ellos tiene de la realidad pasada. Alda ha sabido conjugar rigor con humor a pesar de haber dirigido, para muchos, un proyecto malogrado por las exigencias de una audiencia que se complace en el entretenimiento banal, pero rehuye el infecundo academicismo de relamidos eruditos.

“Me encanta la historia” es el título del presente archivo sonoro, que fue registrado durante la retransmisión del programa “Videodrome” (Radio3), el 20 de mayo de 2009.

etiquetas:

seguir leyendo...

El cine histórico

escrito el 6 de Noviembre de 2009 por en Cine e Historia

El cine histórico se adueñó de la gran pantalla desde que los hermanos Lumière dieron a conocer su ingenio en el Salón Indien du Grand Café de París el 28 de diciembre de 1895, con la proyección de L’arrivée d’un Train en gare à la Ciotat (“La llegada de un tren a la ciudad”). Por su intrínseca condición testimonial, el cine adoptó prematuramente, la categoría de documento histórico y, aunque la distinción formal que se establece entre cine de ficción y cine de no-ficción puede inducir a equívocos conceptuales, lo cierto es que el conocido genéricamente como “cine histórico” pertenece tanto a un género como al otro, dado que ambos son el producto de una época. No obstante esto último, el vídeo adjunto describe el género (o subgénero) con cierto maniqueísmo, pero con un loable interés didáctico.


etiquetas:

seguir leyendo...

Evolución histórica del cine

escrito el 1 de Noviembre de 2009 por en Cine e Historia

Por gentileza de Cinemanet.info (http://www.cinemanet.info/), CineHistoria ha tenido la oportunidad de reproducir un suculento artículo del Prof. Caparrós, que versa sobre la Historia del Cine. Tenga a bien el lector saborearlo con detenimiento:

Por José María Caparrós Lera

En este primer artículo, me propongo sintetizar la historia del Séptimo Arte con las mínimas palabras. A modo de travelling, ofreceré una breve panorámica del cine mundial, haciendo hincapié en cómo ha evolucionado el arte de las imágenes. En dos tiempos: primero, en el mundo; segundo, en España. Y con menos de mil palabras, en cada apartado.

MUNDO

Como todo aficionado sabe, el Cinematógrafo nació oficialmente en 1895, con la proyección pública de los hermanos Lumière en París, el 28 de diciembre. Pero había antecedentes notables: Edison, en Estados Unidos; Skladanowsky, en Alemania. Los inventores franceses “vencieron” porque, como fabricantes de placas y máquinas fotográficas, ya tenían el mercado abierto.

Hermanos LumièrePero el cine nació como “curiosidad científica”. Lumière no vio la trascendencia que tendría como espectáculo. Tuvo que llegar el maestro Georges Méliès para que comenzara a desarrollarse el Cinematógrafo: surgieron los primeros géneros y trucos fílmicos.

La industria apareció en Francia de manos de dos empresarios: Charles Pathé y Léon Gaumont, que arruinaron a Méliès. Y pronto el cine adquirió entidad como “teatro filmado”, gracias también a la corriente del Film d’Art. El género histórico italiano fue sustituido por los dramas sociales; mientras, el cine norteamericano se empezaba a desarrollar en Hollywood gracias a las primeras productoras y los maestros que establecieron el lenguaje del arte de las imágenes, especialmente David Wark Griffith. Con todo, hubo antecedentes en Inglaterra -la Escuela de Brighton intuyó la sintaxis del naciente Séptimo Arte- y en los países nórdicos, después con el maestro Dreyer a la cabeza.

La Primera Guerra Mundial desplazó la preeminencia europea a los Estados Unidos. Aun así, Alemania dio a luz en los años veinte una de las corrientes más importantes: el expresionismo. Al mismo tiempo, Francia destacaba con las primeras vanguardias -impresionista y el surrealismo- y la entonces Unión Soviética creaba una gran escuela, con el genial Eisenstein como principal figura. En esos años también se consolidaría Hollywood como Meca del Cine, con los primeros albores del cine “sonoro” y maestros del género cómico tan relevantes como Charles Chaplin y Buster Keaton. También el documental tuvo maestros como Robert Flaherty.

Los años treinta, a pesar de la Depresión, gozó de una época dorada en Estados Unidos: se desarrolla el film “parlante”, la comedia y el género musical… y, finalmente, el color. Las películas de Frank Capra retrataron como pocas aquella época de crisis. Y John Ford logró la renovación del género western. En Francia, la vanguardia del realismo poético tuvo a Jean Renoir y René Clair como cabezas de fila.

John FordAun así, tuvo que llegar la Segunda Guerra Mundial para que el cine incidiera más en la propaganda, tras la ideologización de las dictaduras nazi y fascista, y también estalinista. Asimismo, el cine de gángsters reflejaría la crisis de este período bélico. Y apareció otro genio del Séptimo Arte: Orson Welles.

Pero en plena posguerra surgiría el movimiento más crucial de la historia: el Neorrealismo italiano. Fue un giro copernicano en el cine mundial: los directores bajaban con las cámaras a la calle para captar la realidad cotidiana, los problemas de la gente corriente. Y ahí están los grandes filmes de Roberto Rossellini y Vittorio de Sica como paradigmas. También se desarrolló el cine oriental, con maestros como Kenji Mizoguchi y Akira Kurosawa, en Japón; a la vez que en Suecia apareció otro maestro: Ingmar Bergman.

Alfred HitchcockEl cine social norteamericano fue cercenado por la tristemente célebre “caza de brujas” del maccarthismo. Pero se consolidaron el cine “negro” y de “suspense” como testimonios de un período. Nombres como los inmigrados Fritz Lang y Alfred Hitchcock realizaron algunas de las películas más representativas.

La generación de la Televisión desplazó a la llamada “generación perdida“, que tuvo que emigrar a Europa; al tiempo que en el Viejo Continente se produciría la revolución de las “nuevas olas” de los sesenta: intelectuales que se lanzaron a renovar el cine de cada país: Nouvelle Vague, en Francia; Free Cinema, en Gran Bretaña; Nuovo Cinema, en Italia; Joven Cine, en Alemania; Nuevo Cine, en España… hasta el cine del “Deshielo”, en los países del Este. La idiosincrasia y problemática de cada nación se plasmó en la pantalla.

Asimismo, durante esa década, nació el Cinema Nôvo brasileño, junto al desarrollo de la producción en los países de América Latina, especialmente Argentina y México. En este último país desarrollaría parte de su obra el español Luis Buñuel. También fue el despertar de Canadá y, luego, del cine australiano.

El cambio y la primacía que supusieron los movimientos de los años sesenta fue de algún modo compensado por el New American Cinema, germen del cine underground y, más tarde, por los filmes “contestatarios” USA, con firmas como Robert Altman y Arthur Penn. Mientras en Europa se imponía el género político, de manos del pionero Costa-Gavras, junto a Francesco Rosi y Gillo Pontecorvo, entre otros autores italianos.

Steven SpielbergTendrían que llegar los años ochenta-noventa, para que el cine cobrara visos más esteticistas y volviera el espectáculo tradicional. Pronto destacaría una nueva tríada norteamericana: George Lucas, Steven Spielberg y Francis Ford Coppola, quienes sustituyeron al género de consumo “catastrofista” que había imperado también en Hollywood. La Meca del Cine recuperó así la preeminencia mundial. Y las salas europeas se vieron invadidas por las producciones estadounidenses, que acaparan las pantallas de todo el mundo. Sólo el despertar oriental -la India, con sus películas de Bollywood; China, con los filmes post-Mao; Japón, con su última ola; e Irán, con la escuela de Abbas Kiarostami- opondría cierta resistencia.

En la actualidad, el cine digital -con las copias en DVD o Blue-Ray- y el fenómeno del Internet -el público puede “bajarse” las películas a su ordenador- anuncian una nueva era, donde el film tradicional peligra de extinguirse, si no fuera por la revolución que pronto significará el 3D.

Suerte que quedan firmas innovadoras como los hermanos Coen o los Dardenne, por citar sólo un binomio de cada continente, que, junto a manifiestos como el danés Dogma 95 y grandes clásicos como Clint Eastwood, ofrecen posibilidades para que el Cinematógrafo perdure como siempre fue: el arte de las imágenes en movimiento.

ESPAÑA

Hoy en día, todavía se discuten los verdaderos orígenes del cine español. Las recientes investigaciones de Jon Letamendi y Jean-Claude Seguin han descartado que las famosas Salida de misa de 12 del Pilar de Zaragoza, de Eduardo Gimeno, y Riña en un café, de Fructuós Gelabert fueran las primeras películas autóctonas. Con todo, algunos historiadores aún arrastran esos títulos como los pioneros.

Segundo de ChomónLo que sí está claro es que el catalán Gelabert y el aragonés Segundo de Chomón fueron los que inauguraron las primeras escuelas de la cinematografía española: la realista y la fantástica, respectivamente, a principios del XX.

Los años diez del pasado siglo fueron artesanales -no cabe hablar de una industria de cine en España-, siendo Barcelona el principal centro productor del país, como vemos por las amplias filmografías de Albert Marro y Ricard de Baños, entre otros pioneros catalanes.

Mientras que en la década de los veinte aparecen las primeras inquietudes artísticas y socio-culturales, de manos de los después maestros Florián Rey y Benito Perojo, así como el nacimiento de los cine-clubs y el surgimiento de los primeros críticos importantes (Juan Piqueras, Josep Palau, César Arconada, Miguel Pérez Ferrero, Luis Gómez Mesa, Manuel Villegas López, Sebastià Gasch y Antonio Barbero).

Sin embargo, tuvieron que llegar los años treinta para que el cine español empezara a hablar definitivamente. De ahí que la primera película “sonorizada” fuera La aldea maldita. Pero, si nos atenemos a la producción del período 1918-1930, con títulos tan destacables como Luis Candelas, o el bandido de Madrid (Armand Guerra, 1926), La malcasada (Francisco Gómez Hidalgo, 1926), Las de Méndez (Fernando Delgado, 1927), Zalacaín, el aventurero (Francisco Camacho, 1929) o Prim (José Buchs, 1930), no podemos ratificar simplificaciones como la que llevó a escribir al antiguo Director General, José María García Escudero: “Nuestro cine es un pueblo: la andaluzada, la baturrada, la madrileñada, la zarzuelada” (1954).

Francisco Elías Riquelme - Cámara FonofilmCuando Francisco Elías montó en Barcelona los Estudios sonoros Orphea Film, volvió la Ciudad Condal a protagonizar el cine español. Y pronto nació una pequeña industria, con productoras tan boyantes como la valenciana CIFESA y la madrileña Filmófono, para la que trabajó Luis Buñuel.

Así, la II República recién nacida también tuvo su título propagandístico: Fermín Galán (Fernando Roldán, 1931), que “cantaba” al héroe del frustrado golpe de Estado de Jaca (1930). Fueron los años en que los referidos Florián Rey y Benito Perojo dieron a luz sus mejores películas. Una época dorada, calificada así por Gasch y la gran “estrella” Imperio Argentina, que llevó a Luis García Berlanga a definirla con estos términos: “El cine español ha tenido dos edades de oro. La primera fue durante la República, con la llegada del cine sonoro y el surgimiento de una industria con productores, técnicos y estudios. Todo ese proceso lo truncó la Guerra Civil” (1999).

Ciertamente, la Guerra Civil española acabó con el florecimiento de la naciente industria del cine nacional, pues los partidos políticos se ocuparon más de la propaganda, por difundir sus idearios, y no tanto por mantener la endeble infraestructura para que el cine español perdurase tras la contienda, “ganara” quien ganara… Con todo, en esos años bélicos, surgiría una escuela documental que no ha tenido parangón hasta el actual auge del género.

J.A. Bardem - Muerte de un ciclista (cartel)El largo túnel del franquismo, los cuarenta años de dictadura, no fueron tan negros en materia cinematográfica, como puede observarse por algunas películas interesantes: que van desde la mera propaganda política (Raza) hasta el cine histórico de cartón-piedra. Tras la triste Autarquía, el cine español -como el mundial- también hizo un giro copernicano hacia temas sociales, sobre todo con esas obras maestras que son Surcos (J. A. Nieves Conde, 1951), ¡Bienvenido, Mìster Marshall! (Luis G. Berlanga, 1952) y Muerte de un ciclista (J. A. Bardem, 1955), película que se proyectó en las célebres Conversaciones de Salamanca. Ésta es la segunda edad de oro que señalaba Berlanga.

Aquel encuentro cinematográfico en Salamanca (1955) está considerado como la primera reunión de la oposición a la Dictadura franquista, y allí Juan Antonio Bardem pronunciaría su famoso discurso: “El cine español es políticamente ineficaz, socialmente falso, intelectualmente ínfimo, estéticamente nulo e industrialmente raquítico”. Además, se pusieron las bases al nacimiento del Nuevo Cine español en la década siguiente; “nueva ola” promovida desde el poder, paralela a las europeas de los años sesenta. En Cataluña, también la denominada Escuela de Barcelona tuvo cierto protagonismo en esa época.

En el tardofranquismo, Carlos Saura destacó con un cine críptico y más intelectual -junto a Víctor Erice (El espíritu de la colmena) y Manuel Gutiérrez Aragón (Habla, mudita), entre otros-, mientras se mantenían los géneros más populares, con el llamado cine del “destape” y de la “tercera vía”.

Volver (Pedro Almodóvar y Penélope Cruz)La muerte de Franco supuso el inicio de un cambio en la cinematografía española. En los años de la Transición surgieron dos corrientes: el cine “revanchista”, con especial incidencia en temas sobre la Guerra Civil y la Dictadura, y el renacimiento de las Autonomías, sobre todo de Cataluña y el País Vasco, con películas en lengua vernácula.

Después, cuando llegaron los socialistas al poder por vez primera, apareció el cine del “desencanto”, porque la endeble industria cinematográfica española siguió sin infraestructura  y asimismo viviendo de las subvenciones y el “amiguismo” ya establecidos por el sistema franquista.

No obstante, en estos últimos años de democracia -pese al colonialismo de las películas estadounidenses- el cine español sería reconocido con diversos Oscars de Hollywood (José Luis Garci, Fernando Trueba, Pedro Almodóvar y Alejandro Amenábar, como directores; y Javier Bardem y Penélope Cruz, como intérpretes) y una joven generación de cineastas -con bastantes mujeres directoras- ha irrumpido  en las pantallas del país con cierta aceptación por parte del público.

José María Caparrós Lera


etiquetas:

seguir leyendo...

El Gran Dictador en diapositivas

escrito el 24 de Octubre de 2009 por en Cine e Historia
Tras el II ciclo de cine Fets Contemporanis a la Pantalla de Banyeres del Penedès (Tarragona), hoy presentamos la exposición en diapositivas de El Gran Dictador (Charles Chaplin, 1940), a cuya crítica se puede acceder a través del apartado de Cine Histórico de CineHistoria.

etiquetas:

seguir leyendo...

II Curs de Cinema. Fets Contemporanis a la Pantalla

escrito el 17 de Octubre de 2009 por en Cine e Historia

El pasado día 2 del mes de octubre de 2009 se inauguraba en Banyeres del Penedès (Tarragona) el II Curso de Cine, organizado por el ayuntamiento de la localidad y dirigido por Film-Història, bajo el auspicio del Doctor en Historia Contemporánea D. José Mª Caparrós Lera. Hogaño, CineHistoria presentará el filme El gran dictador (Charles Chaplin, 1940) en el marco de los totalitarismos europeos. En breve, se publicará en el sitio web homónimo la presentación en formato digital del mismo (Power Point). Invitamos a quien lo desee, a asistir al cinefórum posterior a la proyección de la película. Exponemos, a continuación, la agenda del curso y la dirección del centro en el que éste se imparte:

Ayuntamiento de Banyeres del Penedès

AGENDA____________________________________________________________________________

II CURS DE CINEMA – FETS CONTEMPORANIS A LA PANTALLA: VIERNES 2 DE OCTUBRE

• A las 19h., en el Centro Cívico Ernest Lluch

I. LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Por Juan Vaccaro, Centre d’Investigacions Film-Història (UB)

Proyección del filme Adiós a las armas (1932), de Frank Borzage

VIERNES 16 DE OCTUBRE

• A las 19h., en el Centro Cívico Ernest Lluch

II. EL NACIONALISME CATALÀ

Por Juan Manuel Alonso, Doctor en Historia Contemporánea

Proyección del filme El coronel Macià (2006), de Josep Maria Forn

VIERNES 23 DE OCTUBRE

• A las 19h., en el Centro Cívico Ernest Lluch

III. ELS TOTALITALISMES EUROPEUS

Por Tomás Valero, Director de CineHistoria

Proyección del filme El gran dictador (1940), de Charles Chaplin

SÁBADO 24 DE OCTUBRE

• A las 19h., en el Centro Cívico Ernest Lluch

IV. LA POSTGUERRA ALS ESTATS UNITS

Por José María Caparrós, Profesor Titular de Historia Contemporánea y Cine (UB)

Proyección del filme Rebelde sin causa (1955), de Nicholas Ray

Clausura del ciclo.


Ver mapa más grande


etiquetas:

seguir leyendo...

23-F: El día más difícil del Rey

escrito el 4 de Octubre de 2009 por en Cine e Historia

El 23 de febrero de 1981, el Congreso de los Diputados -la Cámara baja de Las Cortes Españolas-, fue escenario de un Golpe de Estado, cuyo cabecilla, que no el principal instigador, el coronel Antonio Tejero, paralizó a punta de pistola el proceso de investidura del presidente entrante, Leopoldo Calvo-Sotelo. El asalto al Congreso del Guardia Civil a punto estuvo de dar al traste con el proceso democrático que se empezara a incoar durante los convulsos años de la Transición. La miniserie que hoy presentamos recrea con rigor algunos de los episodios más relevantes del intrigante desenlace del que para muchos sería el fin del régimen franquista.

NOTA: La razón que me ha inducido a publicar esta última entrada es la de poder rescatar un capítulo de la reciente Historia de España que, aunque no se ha llevado a la gran pantalla, ilustra mejor que muchos filmes el devenir de aquel fatídico día.


etiquetas:

seguir leyendo...

La blogosfera aprueba con nota la hemeroteca de ABC

escrito el 27 de Septiembre de 2009 por en Cine e Historia

En agradecimiento al diario ABC, reproducimos, a continuación, un extracto de la lectura que hace tan afamado editorial de la reunión a la que un reducido grupo de “blogueros” fuimos convocados el pasado miércoles día 23 de septiembre:

“La reunión bloguera en la casa de ABC, en la que estuvieron presentes el subdirector de ABC.es, Manuel Erice, y la gerente, Beatriz Sánchez no ha estado exenta de anécdotas y curiosidades, pues el periódico ha conseguido que un grupo de blogueros especializados en Historia se conozcan por primera vez gracias a un proyecto que han recibido con los brazos abiertos por lo que supone para sus investigaciones sobre determinados acontecimientos históricos.

Entusiasmados y agradecidos por la colección que ABC ha decidido poner a disposición de los internautas, los «historiantes», como así se definen ellos mismos, no perdieron la ocasión de ensalzar el valor de la hemeroteca digital para confirmar datos y fechas y para conocer de primera mano el acontecer histórico a través de los ojos de los periodistas de este periódico centenario.

Iñaki, de Historia con Historias; Javier Sanz, de Historias de la Historia; Manuel J. Prieto de Curistoria; Richar de Hislibris; Javi de La Revelación; Guillermo Clemares de La Aldea Irreductible; y Tomás Valero de Cinehistoria tuvieron además la oportunidad de compartir la experiencia con Santiago Castelo, subdirector de ABC y gran conocedor de la larga vida de este periódico, que magistralmente relató algunos episodios históricos evocando a sus protagonistas.”

Leer más…


etiquetas:

seguir leyendo...

Crónica de una hemeroteca

escrito el 24 de Septiembre de 2009 por en Cine e Historia

Blogueros de Historia

Hace unos días, el autor de la presente web recibió una invitación para participar en un encuentro informal en la sede del diario ABC. La fecha elegida fue la del día de ayer. Los allí presentes tuvimos ocasión de asistir en primicia a la inauguración de la nueva hemeroteca digital del longevo editorial. Hoy, CineHistoria os invita a examinar el abundante contenido del que éste presume. Habida cuenta de que la historia del periódico madrileño se remonta a más de un siglo, el usuario que se apreste a consultarlo, podrá encontrar en él un ingente volumen de información, que, como no podía ser de otro modo, no se olvida del séptimo arte.  El que leyere estas líneas, tenga a bien acceder a su enlace: http://hemeroteca.abc.es/index.stm. Además de éste, sugerimos la lectura de la última entrada de la bitácora de la agencia de publicidad 101, encargada de la organización del encuentro: http://101.es/2009/09/24/abc-presenta-su-hemeroteca-online-a-los-bloggers-de-la-mano-de-101/. Entre los asistentes, hicieron acto de presencia, Manuel Erice, Subdirector de ABC y responsable editorial de ABC.es, Beatriz Sánchez, Gerente de ABC.es y José Miguel Santiago, Subdirector de ABC, junto con Iñaki Vaquero de Historias con Historia, Javier Sanz de Historias de la Historia, Manuel J. Prieto de Curistoria, Richar de Hislibris, Javi de La Revelación, Guillermo Clemares de La Aldea Irreductible y Tomás Valero de Cinehistoria.


etiquetas:

seguir leyendo...

De Historia del Cine mundial y de Películas clave del Cine Histórico

escrito el 22 de Septiembre de 2009 por en Cine e Historia

Recientemente, dos nuevos inquilinos han irrumpido en los estantes de las librerías. Se trata de las obras Historia del cine mundial (José Mª Caparrós Lera) y de Películas clave del cine histórico (Enric Alberich), cuyos creadores defienden un objetivo común: la divulgación de la Historia a través del cine. Sin ánimo de contemporizar, sendos autores abogan tácitamente por el valor documental inherente a cada filme. No en vano, el primero de ellos describe la Historia del séptimo arte, pero sin renunciar a oportunos cuadros cronológicos que nos sitúan en la época en la que cada firma se gestó. El segundo, por su parte, rescata las películas de género histórico que más éxitos cosecharon, al tiempo que, con su particular selección filmográfica, nos descubre subreptíciamente los gustos que cada generación compartía, una forma tan honesta como otras de reinventar la Historia.


etiquetas:

seguir leyendo...

Ilusión y movimiento: los orígenes del cinematógrafo

escrito el 17 de Septiembre de 2009 por en Cine e Historia

De la mano de la Obra Social de “La Caixa”, hoy se inaugura en Valladolid la exposición temporal “Ilusión y movimiento: los orígenes del cinematógrafo”, una interesante retrospectiva de la evolución del llamado Pre-cine, embrión del séptimo arte, sin el que los hermanos Lumière, todo hay que decirlo, no habrían podido dar a conocer su ingenio finisecular. Destaca su implícita orientación pedagógica, pues se brinda al usuario la posibilidad de descargarse de su sitio web dos unidades didácticas, destinadas a alumnos de Primaria y de Secundaria, respectivamente.


etiquetas:

seguir leyendo...

Un nuevo mundo en el amanecer del tiempo

escrito el 13 de Septiembre de 2009 por en Cine e Historia

Don Chaffey, El realizador de historia tan demodé, nos transporta a un inhóspito escenario sobre el que homínidos de diversa ralea coexisten al albur de condicionamientos naturales de todo jaez. No son pocas las amenazas que se ciernen sobre ellos: movimientos telúricos, fenómenos meteorológicos o, simplemente, ataques de animales más  propios del mito que de la realidad. En un contexto de sensual publicidad, la protagonista de la trama se nos presenta como el subproducto de una sociedad impregnada de hedonismo hippy, aunque contaminado por las exigencias de un mercado sediento de beneficios a corto plazo, para cuya obtención explota hasta la saciedad las reivindicaciones contraculturales que toman a éste mismo como el objeto de sus más mordaces críticas.  La mejor elección para tal cometido es Raquel Welch, una fantasía masculina que se apropia de los valores connaturales al inconformista para asimilarlo a la maquinaria capitalista a través del mito erótico. Y todo ello, a través de un nuevo mundo en el amanecer del tiempo.


etiquetas:

seguir leyendo...

La II Guerra Mundial a 70 años vista

escrito el 1 de Septiembre de 2009 por en Cine e Historia

Hoy se cumplen 70 años del estallido de la II Guerra Mundial, un sangriento episodio del siglo XX que alteraría el curso de la Historia. Por vez primera, el hombre tomaba conciencia del poder de destrucción que había llegado a acumular. Las sucesivas bombas atómicas que asolaron Hiroshima y Nagasaki así lo confirmaron, pues desde aquél entonces planearía sobre las sucesivas generaciones el terror nuclear al Holocausto final. No obstante, el arte y la cultura experimentaron una eclosión nunca vista antes, hasta el punto de reconocerse en el drama humano como su mayor fuente de creatividad. Tan es así, que Carol Reed sentenciaría a través de su firma El tercer hombre (1949) una frase lapidaria: “En Suiza tuvieron amor fraternal; tuvieron quinientos años de democracia y paz, ¿Y qué produjeron? El reloj de cuco.” Como no podía ser menos, la ironía también se ha alimentado de tan monstruosa conflagración, como demuestra la siguiente frase de Woody Allen: “No puedo escuchar mucho a Wagner, porque enseguida me entran ganas de invadir Polona” (Misterioso asesinato en Manhattan, 1993). Nunca antes, el Cine había tenido la oportunidad de recrear el pasado con tal intensidad narrativa en todas sus vertientes, lo que hace difícil elegir uno solo o un número reducido de filmes para retratar ese decisivo acontecimiento. Gracias a la versión digital del diario El Mundo contamos, a partir de hoy, con una sucinta selección filmográfica, que, aunque breve, es suficientemente orientativa para hacerse una idea de la importancia de ese conflicto bélico. No te lo pierdas.


etiquetas:

seguir leyendo...

Conversations with History: Oliver Stone

escrito el 31 de Agosto de 2009 por en Cine e Historia

CineHistoria presenta una interesante charla con Oliver Stone sobre Cine e Historia, un valioso testimonio sobre el poder de influencia que el Cine -en particular, el Cine de ficción- ejerce sobre la sociedad, a pesar de la resistencia que ofrecen los actuales medios de comunicación de masas. Stone confiesa, quizás, con un cierto asomo de afectación, que siempre le hubiera gustado emprender un viaje al pasado en una máquina del tiempo, con la previsible intención de demostrar su interés por reconstruir el pasado a través de sus películas, a las que, insinúa, se ve obligado a imprimirles el efectismo necesario para captar la atención del espectador.


etiquetas:

seguir leyendo...

Utilización didáctica del Cine Histórico

escrito el 30 de Agosto de 2009 por en Cine e Historia

Gracias a Internet y a la perseverancia del cuerpo docente, CineHistoria presenta un artículo que no, por antiguo, ha quedado obsoleto. Antes bien, describe sucintamente la percepción aún vigente que desde el centro educativo en general y desde el seminario de Ciencias Sociales en particular, se tiene del Cine como herramienta didáctica para la enseñanza y el aprendizaje de la Historia tanto del presente como del pasado o del contexto histórico al que se circunscribe el film oportunamente elegido para el temario en curso. La selección filmográfica del equipo de profesores del departamento puede, a priori, parecer algo pobre, pero, por el contrario, sumamente útil. NOTA: Si no lo ves bien, pulsa aquí.


etiquetas:

seguir leyendo...

Historia y Cine a debate

escrito el 24 de Agosto de 2009 por en Cine e Historia

Queremos aprovechar esta última entrada para rendir un particular homenaje a la Organización del Congreso Internacional de Historia y Cine celebrado en septiembre de 2007 en la Universidad de Getafe (Madrid). En él se dieron cita algunos de los más prestigiosos historiadores del cine, entre los que figuran: Pierre Sorlin, Jorge Novoa,  Ángel Luis Hueso, José Mª Caparrós, Julio Montero, Santiago de Pablo, José Luis Sánchez Noriega, Pilar Amador Carretero y Gloria Camarero, además de un sinnúmero de comunicantes, entre los que tuvo la oportunidad de participar el presente autor. Pasados dos años de tan fructífero encuentro, permanecemos a la espera del siguiente que, a buen seguro, sentará las bases de una incipiente corriente historiográfica que tiene en la “Historia Contextual del Cine” uno de sus máximos exponentes. Invitamos al lector a leer el resumen del evento.


etiquetas:

seguir leyendo...

La plaza del Diamante

escrito el 17 de Agosto de 2009 por en Cine e Historia

Aunque no siempre es fácil hacerse con una copia de una película sobre la que se han vertido multitud de críticas, la suerte se decanta ocasionalmente a nuestro favor. Es el caso de La plaza del Diamante (Francesc Betriu, 1981), una alegoría del siglo XX en España que conoce de tres etapas fundamentales:

  • La proclamación e instauración subsiguiente de la II República.
  • El estallido de la Guerra Civil española y la victoria de las tropas franquistas.
  • El ascenso al poder de Franco y la implantación de la dictadura.

Es así que, gracias a RTVE, podemos volver a deleitarnos con el personaje protagónico de la mini-serie, “La Colometa”, una mujer infeliz que vive con abnegación todas las tribulaciones que se cruzan en su camino hasta el final de sus días, aunque, en un postrer intento por saborear el dulce efluvio de la felicidad, descubre que los suyos han aprendido a disfrutar de la vida.


etiquetas:

seguir leyendo...

Historia del cine e Historia de las sociedades

escrito el 21 de Julio de 2009 por en Cine e Historia

El profesor Sorlin, uno de los máximos exponentes de la Escuela de los Anales francesa, como representante de la “Historia Contextual del Cine”, defiende el estudio de las mentalidades a través del séptimo arte, tal y como demuestra fehacientemente el presente artículo, un breve análisis, por otra parte, del estado de la cuestión. No olvide el lector leer tan sucinta pero clarividente publicación.


etiquetas:

seguir leyendo...

Cine español y maltrato de género. Calificación: “Todos los públicos”

escrito el 9 de Julio de 2009 por en Cine e Historia

Tras brindárseme la oportunidad de dirigir un simposio sobre cine español y maltrato de género, me debatí entre dos grandes firmas: Solas (Benito Zambrano, 1999) y Te doy mis ojos (Icíar Bollaín, 2003), aunque, finalmente, decidí hacer un análisis global del tratamiento que en ambos filmes se da al fenómeno. A la ponencia le siguió la proyección íntegra de la primera de las cintas y a ésta, a su vez, un emocionante cinefórum. El efectismo de la trama y la fuerte impresión general que causó el testimonio en primera persona de una víctima de maltrato de género, contribuyeron al éxito de la sesión, pues ambas se conjuraron a favor de todas las víctimas de maltrato, a las que me he permitido rendir, así, un particular homenaje. Debo dar las gracias al coordinador del ciclo de conferencias, José Mª Caparrós, y a mi amiga, cuyas palabras azuzaron las conciencias de muchos y ayudaron, cómo no, a conferir mayor veracidad al discurso audiovisual de la sesión. Asimismo, quiero recordar, también, el reconocimiento sincero que en todo momento manifestó hacia mí el profesor Magí Crusells, reconocimiento por el esfuerzo que vertí en tan comprometida redacción y posterior exposición del trabajo. Hoy dejo a disposición del internauta el texto y la presentación en diapositivas del mismo con la esperanza de poner al descubierto la cruda realidad que, por cotidiana, no debería pasarnos desapercibida. Gracias, Magí.


etiquetas:

seguir leyendo...

Enseñar la Historia Contemporánea a través del cine de ficción

escrito el 30 de Junio de 2009 por en Cine e Historia

En el presente artículo: Enseñar la Historia Contemporánea a través del cine de ficción, el profesor José Mª Caparrós desarrolla un corpus teórico que, en consonancia con la denominada “Historia Contextual del Cine”, defiende la tesis según la cual, el cine de ficción es históricamente tan revelador como el cine de no-ficción. Pese a las críticas que ello ha concitado, los frutos que tal idea ha cosechado avalan su éxito. Y si, además, se le confiere a ésta el valor pedagógico suficiente y necesario, contribuirá a enriquecer los materiales educativos sobre los que cada centro escolar construye su propio proyecto curricular.


etiquetas:

seguir leyendo...

El pasado como espectáculo

escrito el 23 de Junio de 2009 por en Cine e Historia

El profesor de la Universidad de Valladolid, José-Vidal Pelaz López, nos desvela las cualidades que encierra el Cine como documento histórico conforme al conocimiento que el historiador debe tener de él, para desentrañar las sutilezas psicológicas de la sociedad a la que cada filme se circunscribe. Asimismo, para escudriñar las claves del pasado que una película puede revelarnos, es indispensable, además, poseer un dominio total del lenguaje cinematográfico y de la evolución histórica del género. Hágase el lector una idea del concepto que el presente autor tiene del pasado como espectáculo.

El pasado como espectáculo


etiquetas:

seguir leyendo...

El cine en clase de Historia

escrito el 16 de Junio de 2009 por en Cine e Historia

Los autores, R. Gorgues Zamora y José J. Goberna Torrent, escudriñan las posibilidades que encierra el Cine como materia auxiliar de la Historia y, por ende, como recurso didáctico de primer orden, dado su valor histórico-cultural. Pese a que “a priori” el Cine pueda concebirse como una construcción del imaginario individual y colectivo, es fruto de su tiempo, lo que le confiere un indiscutible poder documental. Instamos al lector a recorrer las páginas de tan ilustrativo documento.


etiquetas:

seguir leyendo...

Proyecto Kairós

escrito el 9 de Junio de 2009 por en Cine e Historia

Gracias a Beatriz de las Heras, profesora de Humanidades de la Universidad Carlos III de Madrid, CineHistoria ha tenido acceso al contenido que el Proyecto Kairós brinda a profesores y alumnos de Enseñanza Secundaria. Tal y como reza la presentación del mismo, el Proyecto Kairós contiene cuatro propuestas y un espacio de comunicación. A saber:

  1. Temas de Historia divididos conforme al criterio tradicional de periodización histórica .
  2. Aportaciones metodológicas dirigidas al refuerzo de la didáctica de la Historia.
  3. Documentos de ayuda a la preparación de clases y ejercicios complementarios.
  4. Libros en soporte papel y en soporte electrónico de utilidad en la formación del profesor.

Además de los contenidos enumerados, el Proyecto Kairós cuenta con un apartado que, bajo el epígrafe ‘Cinemateca’, reúne un gran volumen de recursos relacionados con el Cine y la Historia, cuyo autor, José Luis Sánchez Noriega ya ha sentado cátedra. No querríamos dejar pasar la oportunidad de dar las gracias a la profesora De las Heras. NOTA: el enlace al proyecto se aloja en la cabecera correspondiente.


etiquetas:

seguir leyendo...

La bitácora de Hobsbawm

escrito el 8 de Junio de 2009 por en Cine e Historia

Jorge Luis Valdez Morgan, autor de La Bitácora de Hobsbawm, ha tenido la gentileza de promover CineHistoria como referente en el análisis de la Historia Contextual del Cine. Pese a todo, aunque la gratitud nos induce a corresponder al reconocimiento ajeno, no podemos por menos que recordar que somos deudores de quienes impulsaron la corriente a la que nos adherimos, entre quienes figuran: Ferro, Sorlin, Rosenstone, o Hueso y Caparrós (estos últimos, en España).  Asimismo, animamos a Jorge Luis, a abrir un apartado sobre Cine e Historia, que tendremos a bien dar a conocer donde corresponda. Gracias, Jorge Luis. A quien lo desee, le sugerimos la visita de tan necesaria web: La Bitácora de Hobsbawm.


etiquetas:

seguir leyendo...

Qué es CineHistoria

escrito el 5 de Junio de 2009 por en Entrada principal
La Historia a través del Cine: Cine e Historia en el aula…

CineHistoria es un proyecto realizado por TOMÁS VALERO MARTÍNEZ, licenciado en Historia por la Universidad de Barcelona y miembro del Centre d’Investigacions Film-Història del Parc Científic de Barcelona. El principal objetivo del mismo es promover la Historia a través del Cine, en tanto que éste es hijo de su tiempo y fuente de información primaria. Sobre la base de tal principio, CineHistoria defiende el estudio de la Historia Contemporánea a través de las películas coetáneas pero, además de eso, sostiene que todo filme encierra en sí mismo un indiscutible valor testimonial susceptible de adaptarse a cualquier disciplina del saber. En este sentido, CineHistoria aboga por la aplicación didáctica del Cine para la enseñanza y el aprendizaje de la Historia en el aula y fuera de ella. Invitamos al lector a leer el resto del contenido de la presente web. Asómese a las entradas subsiguientes. Gracias por citarnos.

NOTA

Buscador de películasSi desea ponerse en contacto con nosotros y contratar nuestros servicios, envíenos su propuesta a: cinehistoria@gmail.com


etiquetas:

seguir leyendo...

La imagen de los militares en el cine español (1976-2007)

escrito el 1 de Junio de 2009 por en Cine e Historia

Hace unos días, CineHistoria tuvo la ocasión de registrar en vídeo la defensa que Don Juan Manuel Alonso hizo de la imagen de los militares en el cine español desde 1976 hasta 2007. Hemos elegido un fragmento que, aunque breve, resume el esfuerzo que durante años ha invertido el recién investido Doctor en Historia por desentrañar los rasgos que denotan la evolución en la gran pantalla de la imagen que de los militares se ha ido formando la sociedad española hasta la actualidad. Esperamos poder contar en lo sucesivo con una edición divulgativa de tan elaborada tesis.


etiquetas:

seguir leyendo...

La vuelta al mundo en ocho películas

escrito el 28 de Mayo de 2009 por en Cine e Historia

Luis Gómez Gallego, profesor de Ciencias Sociales del IES Los Olmos de Albacete y miembro de la Red de CineHistoria,  ha tenido la gentileza de enviarnos un resumen de su última experiencia didáctica que, bajo el epígrafe “La vuelta al mundo en ocho películas” hace un recorrido gráfico por el mundo a través de la gran pantalla. La escenificación de su particular circunnavegación se resume en un retrato secuencial de algunos de los lugares más emblemáticos del mapamundi. Tan acertada interpretación cinematográfica de la Tierra y de sus pobladores merece cierta consideración. Gracias, Luis.


etiquetas:

seguir leyendo...

El cine como fuente para la Historia

escrito el 25 de Mayo de 2009 por en Cine e Historia

Hoy presentamos un artículo sobre Cine e Historia, cuya autora Laura Edith Bonilla de León (UNAM) escudriña cada una de las variantes que el Cine posee como “agente histórico”, expresión que acuñara Pierre Sorlin para demostrar el valor documental que éste encierra por ser el producto de una sociedad en un momento histórico determinado. Agradecemos a la profesora Bonilla la presente aportación metodológica, al tiempo que esperamos que estimule a otro investigadores a profundizar en la materia.

El Cine como fuente para la Historia


etiquetas:

seguir leyendo...

Raymond Chandler y la génesis del cine negro

escrito el 7 de Mayo de 2009 por en Cine e Historia

Manuel Ariza Canales, miembro de la red de CineHistoria, ha tenido la gentileza de enviar a CineHistoria una particular (y poética) interpretación de Chandler en el Cine. Ariza profundiza, casi involuntaria y, a la vez, compulsivamente, en la sinergia de la Literatura y el Cine como agentes históricos. No en vano, de no ser por la complicidad de las letras, el Cine no habría sido testigo del nacimiento de un género y de una actitud ante la vida que dio a luz a más de un émulo. Léase el artículo con el que Manuel Ariza Canales rinde tributo a uno de los precursores de tan aclamado cine. Si deseas acceder al artículo publicado en formato PDF, haz clic aquí.

Continuar leyendo… "Raymond Chandler y la génesis del cine negro"


etiquetas:

seguir leyendo...

CineHistoria y Pantalla histórica

escrito el 28 de Abril de 2009 por en Cine e Historia

Hace unos días, accedí a ser entrevistado por Pantalla histórica, sección de Cine e Historia perteneciente al Instituto Universitario de Posgrado (IUP). Desde que descubrí la web, sigo sus novedades con interés, máxime, porque no cejan en su empeño por estar al corriente de cuantas películas de género histórico pueblan las carteleras. En este sentido, sus artículos contribuyen a divulgar subrepticiamente las tesis sobre las que sus sucintas críticas se sostienen en orden a divulgar la controvertida relación entre el Cine y la Historia. Asómese el lector a la entrevista: http://pantallahistorica.iup.es/index.php?option=com_content&view=article&id=156:inigo-sota-heras&catid=43:entrevistas&Itemid=62


etiquetas:

seguir leyendo...

Directores de cine en Cataluña De la A a la Z

escrito el 9 de Abril de 2009 por en Cine e Historia

El día 26 de marzo se dio a conocer el último libro de Magí Crusells: Directores de cine en Cataluña De la A a la Z. La obra se presenta como un diccionario de realizadores que han rodado en Cataluña. Pionero en su género, Directores de cine en Cataluña De la A a la Z es una obra de cabecera, pues sirve de guía a cuantos deseen conocer de cerca la cinematografía catalana, dado que fue en Barcelona donde nació el primer complejo industrial cinematográfico español.  Advertimos que los vídeos que figuran aquí están en catalán.


etiquetas:

seguir leyendo...

Sangre de mayo

escrito el 1 de Abril de 2009 por en Cine e Historia

La poderosa presencia de firmas extranjeras limita ostensiblemente las posibilidades de éxito del cine español. Sin embargo, de vez en cuando, se cuela en las pantallas un filme de proporciones épicas, que, aunque por poco tiempo, despierta la atención de un exclusivo público de fuertes convicciones ideológicas, las cuales fluyen a raudales en acaloradas tertulias de café de sobremesa. Tal es el caso de Sangre de mayo, firma que, por su peculiar naturaleza (no olvidemos que se trata de una obra de encargo) no pasó desapercibida. Hoy publicamos la correspondiente crítica, que pasa a engrosar la lista de filmes sobre la España Contemporánea vista por y en el cine.


etiquetas:

seguir leyendo...

Tin Tan y la construcción del méxico-americano en la pantalla de cine mexicano

escrito el 17 de Marzo de 2009 por en Cine e Historia

El pasado viernes día 13 del presente, tuvo lugar en Film-Història un seminario sobre Tin Tan y la construcción del méxico-americano en la pantalla de cine mexicano. Hoy publicamos un resumen del discurso que Tania tuvo a bien brindarnos desinteresadamente. En él, se defiende la importancia capital que Tin Tan merecería por considerar al “pachuco”  digno de atención y de respeto. En ésta como en otras ocasiones, el cine ejerce una función social de primer orden, dado que permite dar a conocer la existencia de un personaje transfronterizo y, cómo no, infundir en el espectador la necesidad de aceptarlo socialmente.


etiquetas:

seguir leyendo...

Premio Film-Història 2009

escrito el 5 de Marzo de 2009 por en Cine e Historia

Como viene siendo habitual, el Centre d’Investigacions Film-Història concede el premio homónimo a quienes merecen el reconocimiento académico por su contribución a la divulgación del Cine y de la Historia. Hogaño le ha correspondido a Antoni Cisteró, autor de un estudio crítico sobre el filme Espoir/Sierra de Teruel (André Malraux,  1938) y las circunstancias a las que se circunscribe su rodaje y posterior estreno.


etiquetas:

seguir leyendo...

Cine e Historia en el aula

escrito el 1 de Marzo de 2009 por en Cine e Historia

El entusiasmo que concita en Internet la aplicación del Cine en el aula como recurso didáctico destinado a la enseñanza de la Historia, sigue cosechando sus frutos. No son pocas las iniciativas que prosperan a pesar de las limitaciones que imponen los tradicionales programas de enseñanza que, a poco que prestemos atención, percibiremos como un incómodo obstáculo que estimulan, paradójicamente, la gestación de nuevas ideas. Hoy publicamos una sesión de diapositivas que dan una idea del estado actual de la cuestión.


etiquetas:

seguir leyendo...

Cine e Historia, memoria o falsificación

escrito el 22 de Febrero de 2009 por en Cine e Historia

En esta ocasión, nos permitimos rescatar un artículo, publicado originalmente en Huelvainformación el 23 de octubre de 2007 y transcrito, a su vez, en el sitio oficial del filme de Manuel Huerga –Salvador (2006)-, que alerta al lector sobre el riesgo que entraña confundir realidad con ficción cuando la Historia se proyecta sobre la pantalla de un cine. Asómese el lector a una reflexión que debería inducirnos a detectar anacronismos y descifrar cuantos enigmas jalonan la trama de toda cinta:

Continuar leyendo… "Cine e Historia, memoria o falsificación"


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Mi cine, mi ciudad (Basilio Martín Patino)

escrito el 14 de Febrero de 2009 por en Cine e Historia

A petición del Círculo de Bellas Artes de Madrid, hoy nos aprestamos a publicar un artículo escrito por Basilio Martín Patino,  que, aunque destila grandes dosis de nostalgia, defiende el valor histórico connatural al Cine, como muy bien atestigua Canciones para después de una guerra (1971), una de sus más comprometidas firmas sobre la Guerra Civil española y la posguerra, cuya indeleble impronta ha determinado el porvenir de tantas generaciones. Dispóngase el lector a leer con la calma y la dulzura propia de quien comparte los mismos recuerdos que el presente autor tuvo la gentileza de evocar para deleite de muchos:

Continuar leyendo… "Mi cine, mi ciudad (Basilio Martín Patino)"


etiquetas: ,

seguir leyendo...

De cómo la prensa provocó una guerra

escrito el 12 de Enero de 2009 por en Cine e Historia

William Randolph Hearst

En 1973, Orson Welles daba a luz Fake, una reflexión cinematográfica que ponía en entredicho la veracidad de la no-ficción a través de lo que se ha dado en llamar “mockumentary” o falso documental. El cineasta que otrora provocó el pánico entre las masas cuando alertó a la población de una virtual invasión alienígena, dio a conocer un género que ha estado muchas veces al servicio del poder.  La “prensa amarilla” o sensacionalista, cuyos precursores fueron Hearst y Pulitzer demostraron que la mentira adopta la apariencia de noticia cuando se repite hasta la saciedad o, simplemente, cuando se le dota del efectismo necesario. Fake es una denuncia del medio, mientras que Ciudadano Kane lo es del objeto representado, en este último caso, del sensacionalismo bajo el que se ampara la “prensa amarilla” para inclinar torticeramente los acontecimientos a su favor.

Hoy publicamos un artículo sobre la guerra hispano-estadounidense de 1898, un episodio bélico que no sólo dio mucho que hablar, sino que, por si fuera poco, resultó muy rentable a arribistas como Hearst, que muy bien retrata Welles como si de un mockumentary a la antigua usanza se tratase. Esta es la historia de cómo la prensa provocó una guerra.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

José Mª Nunes

escrito el 20 de Diciembre de 2008 por en Cine e Historia

El pasado viernes día 21 del presente, se celebró la Tribuna del Cine Español, simposio anual organizado por Film-Història (UB). Este año, el protagonista de honor fue José Mª Nunes. Autor de firmas como Noches de vino tinto o Biotaxia (1966); y este último año, A la soledat, Nunes fue cofundador de la Escuela de Barcelona, nombre con el que se bautizó una corriente cinematográfica que nacía como alternativa al cine mesetario. Nunes accedió a deleitarnos con una desenfadada visión retrospectiva del llamado Nuevo Cine Español.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Entrevista a Gloria Camarero

escrito el 15 de Diciembre de 2008 por en Cine e Historia
Gloria Camarero

CineHistoria se complace en presentar a Gloria Camarero, profesora titular de Historia del Cine en la Universidad Carlos III de Madrid. Su labor investigadora se centra en el estudio de los lenguajes visuales, especialmente en el cine, y su relación de éste con la Historia, la Literatura y la Historia del Arte. Entre sus últimas publicaciones destacan: La mirada que habla. Cine e ideologías (Akal, 2002), en calidad de editora, así como Adaptaciones de la literatura española en el cine español. Referencias y Bibliografía (Biblioteca Cervantes Virtual. Alicante 2004).

Continuar leyendo… "Entrevista a Gloria Camarero"


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

El rey pasmado: notas de historia, novela y cine

escrito el 6 de Diciembre de 2008 por en Cine e Historia

El rey pasmadoA menudo, la comidilla de los mentideros de la corte se ha originado en la alcoba, que, no por casualidad, ha sido fuente de controversias de todo jaez. Con todo, el arte y la cultura han sabido transformar el funambulismo en anécdota, que más allá de las consecuencias que haya podido acarrear, ha sobrevivido al paso del tiempo, para agrado de unos y desagrado de otros. Manuel Ariza Canales ha sabido desentrañar los intrigantes entresijos de El rey pasmado (Imanol Uribe, 1991), filme que nos desvela los escarceos sexuales de Felipe IV, monarca de un Imperio crepuscular cuya sombra aún planeaba en todo el continente europeo y allende sus fronteras.


etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

Historia, teorías y cine

escrito el 5 de Diciembre de 2008 por en Cine e Historia

Historias, teorías y cineTarde o temprano, toda labor de investigación da sus frutos. Tal es el caso del libro cuya descripción adjuntamos en la presente entrada:

“Recopilación de las entrevistas que aparecieron publicadas en la revista de investigación FILM-HISTÒRIA, dirigida por el doctor José María Caparrós Lera, durante la última década del siglo XX y principio del nuevo milenio.

Se trata de siete reconocidos teóricos del Séptimo Arte -extranjeros y españoles- y 16 directores de cine; historiadores y cineastas de prestigio que se asomaron en estos años a las páginas de esta publicación especializada.

En este libro se habla de las más diversas historias del mundo contemporáneo, así como de las teorías que analizan el fenómeno fílmico: desde los norteamericanos Dudley Andrew, Eileen Bowser y Robert Rosenstone, pasando por los franceses Pierre Sorlin y Henri Agel, hasta realizadores europeos tan relevantes como Ken Loach, Bertrand Tavernier, Carlos Saura y José Luis Guerín, sin olvidarnos la presencia de los hoy fallecidos Fred Zinnemann, José Luis Sáenz de Heredia y Juan Antonio Bardem.

Una obra heterogénea, que sintetiza valiosos testimonios sobre las relaciones entre Historia y Cine, tema al que el Centre d’Investigacions Film-Història de la Universitat de Barcelona ha dedicado su tarea académica desde hace 25 años.”

Para obtener más información, asómese el lector a la página de la revista del Centro de Investigaciones Film-Història: http://www.pcb.ub.es/filmhistoria/.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

El dos de mayo en el cine

escrito el 28 de Noviembre de 2008 por en Cine e Historia

Por una de esas edificantes coincidencias que de vez en cuando nos brinda la investigación histórica, he descubierto una dulce apología del cine histórico, de la mano del ínclito historiador Fernando  García de Cortázar quien, tomando como referencia de su discurso el último filme de José Luis Garci, Sangre de mayo, enumera multitud de ejemplos que avalan su tesis, no sin recordar que “el cine puede recrear el pasado de una manera que sólo sería posible mediante una máquina del tiempo”. Nuestra percepción sensorial no es inmune al influjo del séptimo arte, de cuyas imágenes se ha ido nutriendo el imaginario individual y colectivo. Tan cierto es que nosotros somos la herencia del pasado como que nos es difícil sustraernos a la recreación que de éste se hace a través de la imagen en movimiento.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

Cine y Depresión

escrito el 24 de Noviembre de 2008 por en Cine e Historia

Las uvas de la iraEl profesor Luis Gómez Gallego, del Instituto de Enseñanza Media (IES) Los Olmos, de Albacete (Castilla-La Mancha) ha tenido la gentileza de enviarnos una propuesta didáctica que, según su experiencia pedagógica, le ha dado buenos resultados. Un sucinto análisis, por lo demás, suficiente y necesario, una particular lectura de los recursos didácticos de los que el docente puede echar mano para compensar las deficiencias del sistema educativo español. Esta vez, se trata de una retrospectiva del Cine ante la Depresión.


etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

Ficción y no-ficción. Breve historia de su origen

escrito el 11 de Noviembre de 2008 por en Cine e Historia

La herencia histórica es portadora de verdades y mentiras que, bajo el auspicio del atavismo, se perpetúan a lo largo del tiempo. Unas veces germina la verdad y otras, la mentira. Cuando lo hace la segunda, se admite como convencionalismo, pero cuando la verdad se antepone a la mentira, perdura eternamente. Tal es el caso de la confusión que durante mucho tiempo ha habido entre cine de ficción y cine de ciencia ficción. Ambos se han atribuido tradicionalmente al primer mago del suspense cinematográfico: George Méliès. Sin embargo, el cine de ficción (como el cine de no-ficción) nació de la inventiva de los hermanos Lumière. De hecho, el primer filme de no-ficción, La sortie des ouvriers des usines Lumière à Lyon Monplaisir («Salida de los obreros de la fábrica Lumière en Lyon Monplaisir») y el primer filme de ficción, L’arroseur arrosé («El regador regado»)  se proyectaron durante la misma sesión del Salon Indien del Grand Café, en el Boulevard des Capucines de París el 28 de diciembre de 1895. Ambos filmes constituyen el bautismo de fuego de dos géneros aparentemente antagónicos, pero serán otros los que como George Méliès o Segundo de Chomón se ocupen de perfeccionarlo.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Woody Allen, barcelonés accidental

escrito el 7 de Noviembre de 2008 por en Cine e Historia

El presente vídeo es la muestra visible de que el análisis cinematográfico del cineasta y su obra sugiere toda suerte de interpretaciones. La correlación con la realidad que de éste deriva, abona un sinnúmero de hipótesis. Tal es el caso de la nueva obra que el crítico de cine y profesor universitario, José Mª Caparrós ha presentado recientemente. A través de una lectura amena, Woody Allen, barcelonés accidental descodifica algunos de los enigmas socio-culturales más característicos del director neoyorquino sin olvidar que, como tantos otros realizadores que han sucumbido al encargo institucional, también él abandera el padrinazgo del tópico español que se pierde en la noche de los tiempos.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

Coincidencias de Cine

escrito el 7 de Noviembre de 2008 por en Cine e Historia

No son pocas las veces que el título de un filme con vocación historicista coincide con el hecho histórico que retrata. Basta con leerlo para hacerse una idea de qué tratará. Sin embargo, saber leer entre líneas, nos permite discernir entre verdad y mentira y desvelar, de paso, las consignas político-ideológicas que cada firma oculta. Para ello, es necesario tener en cuenta dos principios:

  1. Conocer el episodio histórico que el filme evoca.
  2. Conocer los filmes que, con mayor aproximación y certidumbre lo tratan.

A tal efecto, hoy presentamos un sencillo crucigrama que, bajo el epígrafe “Coincidencias de Cine” nos da una idea de lo expuesto atrás.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

Historia del Cine a prueba

escrito el 4 de Noviembre de 2008 por en Cine e Historia

Como se ha subrayado en otras ocasiones, CineHistoria defiende el uso de recursos didácticos digitales en aras a promover la incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el aula. De ahí que, periódicamente, se inauguren nuevas actividades que, conforme al objetivo principal del proyecto homónimo, contribuyen a difundir la enseñanza y el aprendizaje de la Historia a través del Cine y, en el caso que nos ocupa, de la Historia del Cine en particular. Pon a prueba tus conocimientos de Historia del Cine.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

La pena de muerte en el cine. De la crucifixión a la inyección letal

escrito el 1 de Noviembre de 2008 por en Cine e Historia

Iván Parro Fernández (Universidad Complutense de Madrid) ha tenido la gentileza de enviarnos un sencillo análisis de la genealogía de la pena de muerte a través del celuloide, fenómeno que, por otra parte, concita las más exacerbadas pasiones en sus múltiples vertientes. El cine no ha podido sustraerse al influjo histórico-social que ésta siempre ha ejercido a lo largo de la Historia. Es por ello, por lo que las mutaciones que ha provocado, son objeto de estudio como el presente que, bajo el epígrafe “La pena de muerte en el cine. De la crucifixión a la inyección letal” insiste sobre el valor testimonial del séptimo arte.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Cine e Historia: más allá de la narración

escrito el 25 de Octubre de 2008 por en Cine e Historia

Cinematógrafo LumièreEl Cine y la Historia han estado emparentados desde siempre. Dos son las razones de tan avenido matrimonio: su vocación historicista y su función testimonial. A este respecto, es innegable que todo filme es un subproducto de su tiempo, así como un medio de proyección del imaginario de la sociedad del momento. Asimismo, la necesidad de rescatar del pasado algunos de los episodios históricos más relevantes revela las interpretaciones que cada sociedad hace de la Historia. Presentamos, pues, un nuevo artículo: Cine e Historia: más allá de la narración.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Homenatge a les Brigades Internacionals

escrito el 23 de Octubre de 2008 por en Cine e Historia

A modo de ejemplo, CineHistoria inaugura su propio canal de vídeos (por gentileza de Youtube) con dos cortometrajes sobre las jornadas que hoy se han inaugurado en el paraninfo de la facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona (U.B.) para rendir homenaje a las Brigadas Internacionales con motivo del 70º aniversario de su despedida. En ambos vídeos, aparece Magí Crusells, secretario del Centre d’Investigacions Film-Història de la U.B. dando por inaugurado el oportuno encuentro.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Las estrategias de la memoria en el cine disidente del franquismo

escrito el 21 de Octubre de 2008 por en Cine e Historia

Muy a pesar de la incipiente disidencia que germinaba en las pantallas, los códigos cinematográficos del régimen franquista seguían dominando el imaginario colectivo de una sociedad que, tímidamente, se iba desembarazando del pasado, dispuesta a gobernarse a sí misma en aras del progreso económico y del aperturismo social. No obstante, los realizadores más contestarios no podían sustraerse a la imperiosa necesidad de burlar la férrea censura de las autoridades políticas del momento más que hablando su mismo lenguaje. Este fenómeno es el que la profesora Ana Llorente Villasevil define como “estrategias de la memoria en el cine disidente del franquismo“.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Nuevas perspectivas del cine post 11-S

escrito el 20 de Octubre de 2008 por en Cine e Historia

No deja de sorprendernos la capacidad que posee el discurso cinematográfico para adaptarse a los tiempos, a pesar de las cortapisas que el sistema impone inducido por una consigna tácita, que da por hecho qué hay que hacer en todo momento y bajo qué criterio. Tal es el caso de la censura inmanente que planeó durante un tiempo entre los realizadores más consagrados, tanto de Estados Unidos como allende sus fronteras, tras el 11 de septiembre de 2001. Con todo, el rechazo colectivo que se anteponía al recuerdo de una tragedia que sacudió a todo Occidente, pronto acabó doblegándose al deseo de proyectar en la gran pantalla cuanto ocurriera en el Nueva York de principios del siglo XXI. El Dr. en Historia de la Universidad de La Rioja, Diego Iturriaga Barco, analiza el influjo cinematográfico de tamaño episodio histórico, y, durante el transcurso de su trabajo descifra algunas de las perspectivas del cine post 11-S.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Crisis de película

escrito el 15 de Octubre de 2008 por en Cine e Historia

CineHistoria propone un nuevo recurso educativo dirigido a promover el análisis de las relaciones de causalidad por las que se rige la Historia que, no lo olvidemos, no entiende de fronteras. El ejercicio consiste en relacionar -mediante un menú desplegable- el episodio histórico o fenómeno social en el que se imbrica cada filme. Por el momento, el número de títulos asciende a treinta y cinco, aunque, huelga decir, que se podrían añadir muchos más en lo sucesivo. El orden es aleatorio, porque se pretende que sea el internauta el que establezca la periodización cronológica pertinente. Es toda una crisis de película.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

¿Sabías que "Los santos inocentes" (Mario Camus, 1984) es la versión cinematográfica de la obra homónima de Miguel Delibes?

escrito el 11 de Octubre de 2008 por en Cine e Historia

Los santos inocentesEn efecto, poco después de ser publicada la novela, los personajes nacidos de la imaginación del escritor castellano-leonés poblaron las salas cinematográficas. El éxito fue tal que el protagonista, Paco Raval, con el premio en la mano a la Mejor Interpretación en Cannes, a pesar la expresa prohibición de que los galardonados hablaran, no pudo reprimir su deseo de reproducir la aclamatoria exhortación que tiñó el filme de cierta nostalgia: “Milana bonita”.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

CineHistoria en "El País"

escrito el 18 de Septiembre de 2008 por en Cine e Historia

De vez en cuando, soñamos con acariciar la gloria. Casi sin proponérnoslo, CineHistoria ha recibido el reconocimiento de uno de los diarios españoles de mayor difusión en España y allende sus fronteras. Se trata, ni más ni menos, que del diario El País. El artículo “El cine español” rinde un merecido homenaje a nuestro cine, cuya presencia puebla todos los medios, lo que le confiere, si cabe, mayor prestigio y una no menos encomiable popularidad.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

¿Sabías que "La caza" es una alegoría de la sociedad de la posguerra española?

escrito el 14 de Septiembre de 2008 por en Cine e Historia

La cazaDe hecho, la imperativa necesidad de burlar la censura obligó a Saura a hacer algunos cambios de última hora. Para empezar, el título original, “La caza del conejo” se acortó. Huelga decir que ese corte obededía a un rígido código moral que imponía restricciones a cualquier dicho o hecho que considerase sexualmente lesivo. Obligado por ésa y otras veleidades del régimen, Saura y su equipo evitaron, también, cualquier referencia a éste, aunque no sólo se despachara con la muerte real de una cifra estimada de 40 conejos, sino también, con las secuelas psicológicas de la Guerra Civil y la subsiguiente posguerra. No en vano, tal y como recordábamos en el epígrafe, el filme es una alegoría de la sociedad de la posguerra, una sociedad que se debate entre el olvido y el recuerdo, el perdón y el rencor; una sociedad prisionera de su pasado y emboscada por sus propios fantasmas. El escenario donde se comete la carnicería, sirve de campo de batalla a un grupo de amigos que siendo enemigos en el pasado, se habían atrincherado entre las mismas madrigueras de los sorprendidos conejos a los que ahora daban caza.


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Una propuesta de Cine e Historia

escrito el 28 de Agosto de 2008 por en Cine e Historia

Algunos hallazgos en la red nos arrancan una sonrisa, otros… un ligero mohín. Tal ha sido el efecto que ha causado en mí éste último. La razón es sobradamente obvia: se trata de una propuesta didáctica sospechosamente parecida a la mía. El lector más avisado podrá ratificarlo si tiene en cuenta las fechas de publicación (huelga decir que la de mi tesis antecede a la presente). De todos modos, y a pesar de los pesares, agradezco ser el culpable de tal desaguisado, porque, a fin de cuentas, siempre hay una primera vez.


etiquetas: , , , ,

seguir leyendo...

¿Sabías que "El viaje a ninguna parte" es un biopic de su autor?

escrito el 26 de Agosto de 2008 por en Cine e Historia

El viaje a ninguna parteEn efecto, porque, si no lo es por entero, sí evoca los recuerdos de su autor quien, no por casualidad, creció durante una de esas caravanas de “cómicos de la legua” peninsulares que acarreaban con todo su atrezzo mientras vagaban de un pueblo a otro, de una comarca a otra, en busca del sustento diario. Quizás por ello, el productor del filme, Julián Mateos, quiso encomendar a Fernán Gómez que tuviera el arrojo de extrapolar a la gran pantalla las peripecias de los suyos y de todos aquellos actores errantes a los que, curiosamente, los denostados “peliculeros” también rinden un caluroso homenaje cinematográfico. Baste recordar que, como la diégesis describe, el polifacético don Fernando empezó su carrera artística más tarde de lo esperado, y aunque hoy se le recuerda más por sus anecdóticos aspavientos, es indudable, que cultivó otras artes con no poca profusión.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

Cine de película

escrito el 13 de Agosto de 2008 por en Cine e Historia

Como reza el refrán: “Nunca es tarde si la dicha es buena”. CineHistoria tiene hoy la dicha de presentar un nuevo ejercicio que no, por simple, desmerece la atención del profesor. La idea ha sido inspirada por uno de esos libros que, para mayor gloria de su autor, empieza (o acaba) vendiéndose en un centro comercial a la espera de caer en buenas manos. Y así ha sido (afortunadamente para él). Sin más dilación, invito al internauta a resolver un humilde crucigrama, que espero sea del agrado de grandes y pequeños: un cine de película.


etiquetas: , , , ,

seguir leyendo...

¿Es posible explicar la Historia con el cine? Autor: J.M. Caparrós Lera

escrito el 27 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

CineHistoria reproduce aquí un artículo del Dr. Caparrós, en defensa del valor pedagógico del cine para la enseñanza de la Historia:

Diario ABC: domingo 05 de mayo de 2002

¿Es posible explicar la Historia con el Cine? (J. M. Caparrós Lera)

Aunque el sociólogo Pierre Sorlin, uno de los principales teóricos sobre las relaciones entre Historia y Cine, haya defendido lo contrario en Filmhistoria Online, vol. XI, núm. 1-2, 2001 (www.pcb.ub.es/filmhistoria), los que hemos seguido las huellas del pionero Marc Ferro estamos convencidos de tal posibilidad.

Sin remontarnos a las teorías del gran precursor, Siegfried Kracauer (De Caligari a Hitler. Una historia psicológica del cine alemán), que ya demostraba en 1947 cómo el nazismo o el «alma alemana» estaba implícita en la producción cinematográfica de la República de Weimar, el maestro Ferro es el historiador que más y mejor ha luchado por el reconocimiento de esta nueva forma de comprender y enseñar la Historia. No sólo con las publicaciones y los documentales didácticos que este prolífico historiador de Annales dio a la luz desde los años 60-70, sino demostrando asimismo las posibilidades del cine de ficción como fuente y agente de la ciencia histórica (Historia contemporánea y cine).

Paralelamente surgieron en Gran Bretaña y los paí-ses centroeuropeos otros teóricos (Paul Smith, Ken Short, Anthony Aldgate, Kastern Fledelius, Nicholas Pronay, Stephan Dolezel, David Ellwood), que consolidarían lo que se ha llamado cinematic contextual history. Una «escuela contextual del cine» que tendría, en las últimas décadas del siglo XX, también su continuidad en España (Hueso, Monterde, Drac Màgic, Centre d’Investigacions Film-Història).

Por tanto, aquéllos que llegamos después encontramos un terreno bastante roturado, pero todavía por desarrollar, en el ámbito académico hispano. Sólo los avances de diversos historiadores norteamericanos (Martin A. Jackson, John O’Connor… hasta Robert Rosenstone), que trabajan científicamente el cine como documento y «nueva escritura» de la Historia, han comenzado a recibir la aceptación del mundo universitario y de un creciente sector de aficionados.

Si en la Universidad de Barcelona siguiendo los pasos del profesor Ángel Luis Hueso, en la de Santiago de Compostela explico la Historia Contemporánea a través de las películas desde el curso 1989-1990, en la Complutense destacan otros colegas (Emilio C. García Fernández, María Antonia Paz, Julio Montero), en cuya Facultad de Comunicación Audiovisual el primero acaba de editar un monográfico sobre este mismo tema («Historia y Cine», Cuadernos de Historia Contemporánea, núm. 23, 2001) y los dos últimos ya han organizado las IV Jornadas Internacionales de Historia y Cine; al igual que el profesor Santiago de Pablo en la Universidad del País Vasco. («Cine e Historia», Historia Contemporánea, núm. 22, 2001).

Una nueva materia de estudio

El auge que está adquiriendo esta aún joven materia se ha plasmado en las recientes publicaciones puestas al alcance de los estudiantes. Un público intelectual, que cada vez más se asoma a la pantalla con «ojos nuevos»: viendo el filme como fuente instrumental o testimonio de la Historia.

Pues si, por un lado, las películas producidas sobre el pasado reciente (que denominamos «de reconstitución histórica», en el sentido de resurrección que le daba Max Weber) evocan mejor o peor, pero con clara voluntad historiográfica, los grandes hitos de la Historia Contemporánea, los filmes realizados en su propio periodo (llamados «de reconstrucción», según la terminología de Marc Ferro) poseen un valor socio-antropológico que, con el paso del tiempo, cobrará verdadera entidad como documento histórico. La razón es obvia: tales filmes testimonian el hoy o el ayer de los hombres y las mujeres de una determinada época, retratan a la gente, su modo de vivir, sentir, comportarse, vestir e incluso de hablar. Pensemos en Los mejores años de nuestra vida (1946) o Rebelde sin causa (1955).

Sin embargo, las películas que reconstituyen el pasado venía a decir Pierre Sorlin (Sociología del cine) nos hablan más de cómo era o es la sociedad que las ha realizado, de su contexto, que del hecho histórico o referente que intentan evocar. Por ejemplo, La Marsellesa, de Jean Renoir (1937), clarifica más cómo era la gente del Frente Popular galo que lo que realmente fue la Revolución Francesa. Mientras la también magistral obra de Rohmer La inglesa y el duque (2001) viene a ser una lectura «revisionista» del hecho revolucionario en base a las memorias de una aristócrata coetánea. No obstante, ambas películas nos aproximan a la Revolución Francesa acaso con mayor fuerza que los libros, porque vemos y sentimos muy de cerca las vivencias de sus protagonistas.

Así, si la escuela contextual defiende el análisis del filme como reflejo o retrato de la sociedad que los produce, a la posmodernidad que promulga Robert A. Rosenstone le interesa primordialmente cómo los filmes explican y se relacionan con la Historia, o sea, el cine como otra escritura en imágenes del pasado o del mismo presente. De ahí que en 1995 este teórico rompiera una lanza en favor de la cuestión planteada al principio: “Ha llegado el momento en el que el historiador debe aceptar el Cine como un nuevo tipo de Historia, junto a la oral y a la escrita”.


etiquetas: , , , ,

seguir leyendo...

El Cine como recurso didáctico en Historia

escrito el 27 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

CineHistoria.com presenta ‘El cine como recurso didáctico en Historia’: una selección de materiales y propuestas didácticas para el conocimiento y difusión de la Historia a través del cine. Fuente: Cervantes Virtual. Boletín de Historia.


etiquetas: , , , ,

seguir leyendo...

Guía del espectador de Cine

escrito el 21 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

El infatigable ánimo del Prof. Caparrós ha dado como resultado multitud de obras relacionadas, siempre, con el matrimonio entre Cine e Historia. En esta ocasión, CineHistoria rinde homenaje a uno de sus últimos libros, una guía para profanos y expertos: la guía del espectador de cine.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

Entrevista a Santiago de Pablo

escrito el 18 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

Santiago de PabloSantiago de Pablo (n. en Tabuenca (Zaragoza), desde 1986, es profesor titular de Filología, Ciencias Sociales y de la Comunicación, así como de Geografía e Historia, por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 2001, es Catedrático de Historia Contemporánea en la Facultad de Filología y Geografía e Historia de la misma Universidad. Es autor, además, de numerosos artículos en revistas científicas y de comunicaciones en congresos nacionales e internacionales, así como de varios libros, entre los que se pueden destacar:

  • Tierra sin paz. Guerra Civil, cine y propaganda en el País Vasco (Madrid, Biblioteca Nueva, 2006).
  • Eman ta zabal zazu. Historia de la UPV/EHU (Bilbao, UPV/EHU, 2006) (coautor).
  • El péndulo patriótico. Historia del Partido Nacionalista Vasco (Barcelona, Crítica, 2005) (coautor. Reedición actualizada).
  • Historia del País Vasco y Navarra en el siglo XX (Madrid, Biblioteca Nueva, 2002) (coeditor).
  • De Túbal a Aitor. Historia de Vasconia (Madrid, Biblioteca Nueva, 2002) (coeditor).
  • Documentos para la historia del nacionalismo vasco. De los Fueros a nuestros días (Barcelona, Ariel, 1998) (coautor).
  • Los cineastas. Historia del cine en Euskal Herria, 1896-1998 (Fundación Sancho el Sabio, Vitoria-Gasteiz, 1998) (editor y coautor).
  • Cien años de cine en el País Vasco (Diputación Foral de Álava, Vitoria-Gasteiz, 1996).
  • Trabajo, diversión y vida cotidiana. El País Vasco en los años treinta (Vitoria-Gasteiz, Papeles de Zabalanda, 1995).
  • Los problemas de la autonomía vasca en el siglo XX (Oñate, Instituto Vasco de Administración Pública, 1991).
  • La Segunda República en Álava (Bilbao, Universidad del País Vasco, 1989).

Codirector de la revista de investigación y cultura vasca Sancho el Sabio y miembro de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España, desde 1998, Santiago de Pablo coordina las Jornadas “La Historia a través del cine”, organizadas por el Instituto de Historia Social Valentín de Foronda, de la Universidad del País Vasco. Su labor como investigador le ha hecho merecedor de los premios “Becerro de Bengoa” y “Film-Història”. Hoy, CineHistoria tiene el honor de contar con uno de los mayores promotores de las relaciones Historia y Cine en España, pues su labor académica está al alcance de cualquier bolsillo.

Santiago de Pablo: Qué tal. Pues bien, llevo casi quince años dedicándome a las relaciones entre el Cine y la Historia. Veo que, por un lado, todavía hay mucho que avanzar desde el punto de vista teórico, metodológico y práctico, pero, al mismo tiempo, es un camino apasionante. Creo que esta relación tiene una doble vertiente (además de la propia historia del cine): la lectura histórica del filme (es decir, la consideración de las películas como fuente histórica, gracias a su carácter de producto cultural) y la lectura fílmica de la historia, que deriva de la elaboración de un discurso histórico por algunas películas a partir de los medios expresivos del cine.

CineHistoria: De lo que se ha dicho hasta ahora, ¿se deduce que se puede estudiar Historia a través del Cine? De ser así, ¿qué períodos de la Historia?.

Santiago de Pablo: Pienso que sí. De hecho, es una corriente historiográfica que no puede separarse de los grandes cambios de la historiografía mundial en los últimos tiempos. Sin necesidad de caer en los excesos de una historia posmoderna, el retorno de la narración puede explicar que el cine argumental -que es, sobre todo, narración, aunque narración fílmica-, se convierta en una nueva forma de hacer historia. Además, el hecho de que la historiografía reciente preste especial atención al mundo simbólico y de las representaciones, abre, también, la puerta a este tipo de análisis, dado que el cine es precisamente, representación. Esto hace que todos los períodos de la Historia puedan analizarse desde el cine, aunque, en realidad, todo el cine es contemporáneo y por ello, todo análisis de las relaciones entre Historia y Cine (aunque estemos hablando de películas “de romanos”) nos lleva a la contemporaneidad, al momento en que se filman esas películas.

CineHistoria: ¿Cree usted, que sólo se puede estudiar Historia a través del documental o, por añadidura, también, a través del cine de ficción?.

Santiago de Pablo: Por un lado, los límites entre ficción y documental -sin caer en tesis hiper-relativistas en boga-, son a veces muy difíciles de definir. Y en cualquier caso, en la actualidad, en una sociedad post-alfabetizada como la occidental (en la que la gente sabe leer pero, de hecho, apenas lee), la ficción audiovisual es la principal fuente de conocimiento histórico para buena parte de la población. El historiador no puede ser ajeno a este fenómeno. Lo que pasa es que necesita las herramientas necesarias para usar y analizar la ficción audiovisual. Algunos historiadores son incapaces de hacerlo, pero, en realidad, lo mismo que hay buenos y malos libros de Historia, puede haber buenos y malos filmes con relación a la Historia. Y a través de buenos filmes podemos estudiar la Historia tanto como por medio de un buen libro.

CineHistoria: Usted dirige una colección de libros de Cine e Historia ¿Cómo concibió tan sugerente idea?.

Santiago de Pablo: Tras comenzar a investigar temas de Historia y Cine e implantar la asignatura optativa de “Historia contemporánea y Cine” en la Universidad del País Vasco, me pareció que las Jornadas anuales y los libros que recogen estas Jornadas sobre “La Historia a través del Cine”, eran un complemento para la docencia y la investigación. Se trataba de que pasaran por Vitoria, por nuestra universidad, los mejores especialistas de Historia y Cine de España, y creo que lo estamos consiguiendo.

CineHistoria: Para acabar, ¿apoyaría usted la creación de una red de profesores -nacional e internacional- dispuestos a crear una Historia Universal a través del Cine?.

Santiago de Pablo: Me parece una idea interesante, pero difícil de llevar a la práctica tal como la planteas. Pienso que es bueno crear redes de profesores e investigadores interesados en las relaciones entre Historia y Cine, a nivel nacional e internacional. Cada uno tenemos nuestra propia visión de la Historia, tanto en general, como a través del Cine, cada uno haría la suya. En cualquier caso, la idea sería interesante, sería un instrumento de trabajo y de debate muy útil.

CineHistoria: Gracias, Sr. De Pablo. Ha sido un verdadero placer charlar con usted. Personalmente, recomiendo la lectura de los libros sobre las Jornadas. Merecen la pena. Hasta pronto, Sr. De Pablo.

Santiago de Pablo: Gracias a vosotros. Hasta la próxima.


etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

Típicos tópicos del Western

escrito el 18 de Julio de 2008 por en Cine e Historia
A modo de aliteración, el director de Historias con historia, Iñaki Vaquero, nos desvela algunas de las falsedades históricas que se ocultan tras el Western, un género cinematográfico que ha cumplido (y cumple aún hoy) la función de reescribir el pasado más reciente de una joven nación, la estadounidense, que, para reafirmarse como tal, se ve abocada a glorificar su presente. CineHistoria invita al lector a leer el presente artículo .

etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

Historia en el Cine

escrito el 18 de Julio de 2008 por en Cine e Historia
Hoy nos permitimos poner a disposición del internauta una rigurosa defensa del valor histórico connatural al documento cinematográfico. Se trata de un artículo extraído de la revista Trípala-Trápala (núm. 24, mayo de 2005), cuyo autor, Enric Pla, hace un profundo análisis de las relaciones existentes entre la Historia y el Cine desde sus orígenes. La influencia social que el llamado séptimo arte ha ejercido y ejerce es motivo suficiente para promover o, como mínimo, contemplar su incorporación en el ámbito educativo más allá de las iniciativas individuales que perviven al abrigo del voluntarismo. Agradecemos, cómo no, que el Prof. Pla haya tenido la deferencia de citar a CineHistoria. Aquí, el documento adjunto.

etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

Lara y el Dr. Zhivago

escrito el 15 de Julio de 2008 por en Cine e Historia
Doctor ZhivagoLos feraces encuentros entre afines siempre dan buenos frutos. Prueba de ello es el trabajo que hoy presentamos, una lectura nostálgica del Dr. Zhivago (David Lean, 1966), que, a diferencia de las críticas convencionales, está narrada en primera persona, lo que confiere al relato cierto valor sentimental, sin descuidar, claro está, el histórico-documental. Nos es dado felicitar a su autor, Manuel Ariza Canales, que se describe a sí mismo en estos términos:
“Manuel Ariza Canales es Doctor en Historia Moderna. Colabora habitualmente en el suplemento cultural “Cuadernos del Sur” (Diario Córdoba) y la editorial Anfora Nova. Ha publicado diversos estudios de historia cultural. Considera que el cine es sueño y que, por tanto, puede ser sometido a un psicoanálisis que nos revele mucho de nuestro inconsciente colectivo. Además está platónica y perdidamente enamorado de dos Laras: Larissa Fiodorovna (Doctor Zhivago) y Lara Croft (Tomb Raider, los videojuegos). Como Peter Pan, se niega a crecer porque piensa que la fruta madura es la que está más cerca de pudrirse”.
Vaya para él mi más sincero agradecimiento. Sugiero que el lector lea el documento adjunto. Vale la pena.

etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

Va de Cine: ponte a prueba

escrito el 15 de Julio de 2008 por en Cine e Historia
Ludovico Longhi, profesor de Historia del Cine en la Facultad de Comunicación Audiovisual de la UAB, ha tenido la deferencia de cedernos una propuesta didáctica que tiene por objeto evaluar los conocimientos cinematográficos de sus alumnos. Se trata, ni más ni menos, que de una presentación de diapositivas. Para verla, haz clic aquí.

etiquetas: , , , ,

seguir leyendo...

¿Sabías que "El espíritu de la colmena" se inspira en un dramaturgo?

escrito el 15 de Julio de 2008 por en Cine e Historia
El espíritu de la colmenaEl origen del título, explica Erice, es el siguiente:
“El título, en realidad, no me pertenece. Está extraído de un libro, en mi opinión, el más hermoso que se ha escrito nunca sobre la vida de las abejas, y del que es autor el gran poeta y dramaturgo Maurice Maeterlinck. En esa obra, Maeterlinck utiliza la expresión “El espíritu de la colmena” para describir ese espíritu todopoderoso, enigmático y paradójico al que las abejas parecen obedecer, y que la razón de los hombres jamás ha llegado a comprender”.
El argumento de la película parte de un guión escrito por Ángel Fernández Santos y Víctor Erice, inspirado, a su vez, en el mito y en la contemplación. Por un lado, el mito de Frankenstein que, alegóricamente, se invoca como un canto a la vida, y por extensión, a la misma creación. En segundo lugar, la contemplación de una sociedad instintiva, pero perfectamente organizada, como la de las abejas da una idea del estado de letargo que subyuga a toda una familia, que no puede renunciar al hermetismo terapéutico en el que ahogan sus deseos y frustraciones.

etiquetas: ,

seguir leyendo...

¿Sabías que "¡Ay, Carmela!" es una defensa del ideal republicano?

escrito el 15 de Julio de 2008 por en Cine e Historia
¡Ay, Carmela!¡Ay, Carmela! es la adaptación del himno de Riego de 1823 que los republicanos entonaron el 15 de noviembre de 1938 en el fragor de la Batalla del Ebro, en honor de los soldados caídos en el Frente. La letra simboliza el ardor que excita un ideal elevado, el mejor revulsivo contra la desesperación que provocaba en el bando republicano la superioridad militar del enemigo, que a esas alturas de la guerra amenazaba con destruir el régimen político vigente. La Batalla del Ebro anuncia la derrota republicana, el fin de una era.

etiquetas: , ,

seguir leyendo...

¿Sabías que "La ciudad quemada" simboliza el despertar cinematográfico del nacionalismo catalán?

escrito el 15 de Julio de 2008 por en Cine e Historia
La ciudad quemada (Antoni Ribas, 1976) es el resultado final de tres ambiciosos proyectos:
  • Una historia basada en el folklore catalán en el fútbol, Crònica d’una societat, para conmemorar el 75 aniversario del
    Fútbol Club Barcelona.
  • La génesis de la familia de Els Palau, filme que, bajo el mismo epígrafe, reproducía el período comprendido entre 1898 y 1926, desde la llegada de Cuba después de la derrota, de los soldados españoles, y la pérdida de la colonia, hasta el fin de la dictadura de Primo de Rivera.
  • La ciutat cremada, cuyo guión, heredero del anterior, se extenderá hasta el desencadenamiento de la Semana Trágica de Barcelona.

La ciudad quemadaHuelga decir que de todos ellos, triunfó el tercero. El espíritu de cooperativismo tuvo mucho que ver en la financiación del rodaje del filme, ya que procedía de las “cuentas partícipes”, que no eran más que la suma de las aportaciones económicas de un considerable número de productores particulares. Además de las dificultades inherentes a la producción, la exhibición no estuvo exenta de polémica, porque la primera proyección se hizo en castellano, en contra de lo que la audiencia esperaba. Pese a todo, la película vio la luz y se convirtió en el manifiesto fundacional del cine nacionalista catalán.


etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

Entrevista a Enric Pla

escrito el 15 de Julio de 2008 por en Cine e Historia
Enric Pla

Enric Pla Vall es Catedrático de Historia del I.E.S. “Pirámide” de Huesca y Coordinador del Programa Aula de Cine del Gobierno de Aragón. En la actualidad, es uno de los mayores promotores de la Enseñanza de la Historia a través del Cine en Secundaria. Ha dirigido multitud de ponencias (entre las que cuenta la titulada Historia en el Cine, Cine en la Historia, pronunciada en el Centro de Profesores y Recursos (C.P.R.) de La Almunia de Doña Godina, como parte de las Jornadas sobre Historia a través de la Literatura y el Cine), y fue, además, coordinador del sitio web Aula de Cine. Ha publicado un ingente número de cuadernillos sobre filmes de interés didáctico para profesores y alumnos, disponibles en su sitio web.

Hoy CineHistoria presenta al Profesor Pla, y se complace en difundir, a través de esta sucinta entrevista, la encomiable labor de este diligente docente.

CineHistoria: Hola, Sr. Pla. Para empezar, ¿podría decirnos cómo surgió la idea de crear Aula de Cine

Enric Pla: Qué tal. Pues sí, cómo no. Llevaba ya varios años participando o promoviendo actividades relacionadas con el cine en el ámbito educativo, especialmente con alumnos de Secundaria así como a nivel de formación de profesores, cuando recibí una sugerencia del Jefe del Servicio Provincial de Educación de Huesca para que organizáramos una propuesta destinada a llevar estas actividades a las escuelas rurales.

CineHistoria:: ¿Y a qué niveles de la Enseñanza se dirige?

Enric Pla: Aunque yo soy profesor de Secundaria, los principales destinatarios de nuestras actividades son los alumnos de la escuela rural (primaria-primer ciclo E.S.O.) pero hay asimismo actividades para alumnos de Secundaria y para profesores.

CineHistoria:: ¿Adopta Ud. un modelo teórico-práctico determinado?

Enric Pla: Sí pero, siempre, adaptándolo a las circunstancias reales de cada sesión (afrontamos desde sesiones con ocho chicos en escuelas unitarias hasta otras con trescientos en sesiones escolares de Festivales como CineFrancia de Zaragoza). La metodología que intentamos aplicar aparece desarrollada en el libro “Taller de Cine” (escrito con Katia Torrent) y se basa siempre en actividades previas al visionado y en orientar el mismo ya que una película lanza a los estudiantes miles de imágenes. Tras el visionado hay una serie de actividades destinadas a rememorar el filme y a situar a los alumnos frente a las principales líneas del mismo. La actividad principal consiste en que los alumnos busquen hipótesis de interpretación y las relacionen con momentos concretos de la película. Se trata de enseñar a analizar, a reflexionar y, por supuesto, a amar el cine.

CineHistoria:: ¿Cómo aplica el cine en el aula?

Enric Pla: Mi experiencia con uso del cine en el aula es ya larga. Llevo años ligado a estas actividades, tanto en mi asignatura (Historia) como promoviendo su uso en otras y en temas transversales o actividades extra-escolares. Creo que su uso principal debe ser como texto fílmico en la mayoría de las asignaturas: por su capacidad expresiva y la empatía que crea, la secuencia fílmica es una herramienta didáctica de primer orden para ilustrar, recrear, analizar o provocar debate entre los alumnos. De la misma manera que no se hace leer a los estudiantes todos los libros que se citan y se les hace trabajar sobre comentario de textos fragmentarios, hay que promover el uso del fragmento fílmico como desencadenante de reflexiones en el aula. Las nuevas tecnologías (DVD, PC, cañón) facilitan y dignifican este uso del cine en el aula.

CineHistoria:: ¿Considera que el cine debería incorporarse en el sistema educativo español para la Enseñanza de la Historia?

Enric Pla: Es una cuestión metodológica que, al menos para mí, es indiscutible. La labor que lleva a cabo el profesor Caparrós Lera en la U.B. nos enseña el camino pero el uso del cine en la clase de Historia por parte del profesor implica una formación y una reflexión metodológica. Es decir, no basta con “ilustrar” de vez en cuando los temas poniendo una película histórica a los alumnos.

CineHistoria:: Para terminar, ¿Estaría Ud. de acuerdo en crear una red de profesores dedicada a promover el uso del cine en el aula para la enseñanza y el aprendizaje de la Historia?

Enric Pla: El poco tiempo que tenemos los que nos dedicamos con ganas a la enseñanza y a la reflexión metodológica es el enemigo de los nuevos proyectos pero me parece una idea magnífica y con grandes posibilidades. En la medida de mis posibilidades me gustaría participar en esa idea.

CineHistoria:: Muchas gracias por su colaboración, Sr. Pla. CineHistoria está a su disposición. Hasta pronto.


etiquetas: , , , ,

seguir leyendo...

Entrevista a Enrique Martínez-Salanova

escrito el 15 de Julio de 2008 por en Cine e Historia
Nacido en Logroño, La Rioja, España, Enrique Martínez-Salanova es profesor, pedagogo, antropólogo y tecnólogo de la Educación, escritor y dibujante. Vicepresidente del Grupo Comunicar y Subdirector de la revista científica «Comunicar», durante muchos años, ha sido profesor de tecnología educativa, antropología de la educación, didáctica y comunicación e imagen en universidades iberoamericanas y españolas. Ha trabajado en todos los niveles de la enseñanza, incluida la educación de las personas adultas, la formación profesional ocupacional y la formación de profesores. Durante algunos años, ha trabajado con infancia marginal y dirigiendo servicios de atención al menor. Ha sido fundador y director durante doce años, del Instituto Andaluz de Estudios Empresariales. Fue director durante seis años de la revista «Aularia», de educación, creatividad y medios.

Con el cine y los medios de comunicación

Investiga y publica actualmente sobre creatividad y medios de comunicación, fundamentalmente, en lo que hace referencia a nuevas tecnologías de la comunicación y de la imagen. Ha trabajado en los medios de comunicación, como director de la revista «Aularia», de educación y comunicación creativa, y como redactor de prensa, ha dirigido suplementos de educación en varios periódicos, ha sido guionista en el programa «Barrio Sésamo» de Televisión Española, y ejerció como creativo y dibujante publicitario durante varios años.

En el campo del cine, ha publicado numerosos artículos en revistas, impartido conferencias, cursos y talleres de trabajo. Ha utilizado toda su vida el cine en sus clases, y ha entusiasmado por las imágenes a infinidad de alumnos y amigos. Es autor del libro «Aprender con el cine, aprender de película. Una visión didáctica para aprender e investigar con el cine». Editado por el «Grupo Comunicar» en 2002.

Durante años, ha investigado y trabajado en temas sociales (discapacidad, maltrato a la mujer, migraciones, drogadicción y alcoholismo) y en su referencia a los medios de comunicación. Ha colaborado en los textos financiados por la Comunidad Europea, «Valores Comunes», el encuentro entre las religiones y el pensamiento laico, por medio del cómic, para la integración de los inmigrantes.

Como ilustrador

Aunque no se dedica a ello profesionalmente, no ha dejado nunca de dibujar viñetas y cómics, con los que colabora en publicaciones, revistas y páginas web. Ha sido dibujante y creativo publicitario, ilustrador de cuentos infantiles y de textos formativos. Ha realizado una gran parte de los diseños de portadas de la revista Comunicar, así como infinidad de carteles para congresos.

Por la paz y contra las guerras

Intentó en vano, junto a millones de personas de todo el mundo, parar la guerra contra Irak, aportando su granito de arena con dibujos que durante 72 días se repartieron por la Red y que quedaron plasmados en la página web: http://www.uhu.es/cine.educacion/noalaguerra/index.html. Su última publicación es Historietas de la comunicación, de la Adicción al Zapping. Un recorrido crítico visual por la comunicación y las tecnologías. (Huelva, Comunicar 2005). Es un libro de dibujos, viñetas e historietas que recopila unos años de su trayectoria como ilustrador sobre educación, medios y nuevas tecnologías, del que forman parte dibujos entresacados de la revista Aularia, de educación, que dirigió durante varios años, de la revista Comunicar, de la que es subdirector, y de otras publicaciones. En los dibujos de este texto ha compartido la tarea su hijo Pablo Martínez-Salanova Peralta.

Otras publicaciones

Ha publicado numerosos libros, artículos, ensayos y trabajos ligados a la educación. Se pueden destacar los textos de didáctica, metodología del trabajo en el aula y de utilización de los recursos didácticos:

  • En 1994: «El periódico en la educación de las personas adultas». Huelva. Editado por el «Grupo Pedagógico Andaluz Prensa y Educación».
  • En 1996, coordinó el texto: «¿Cómo y dónde puedo buscar empleo?. Manual de orientación profesional para el alumno», que editó la Asociación de Academias privadas de Formación.
  • En 1997: «Educación, aprendizaje y formación ocupacional. Curso sistemático de metodología para formadores», editado por Facep.
  • En 1998: «Didáctica, educación y aprendizaje en la formación profesional ocupacional». En colaboración con José Ignacio Aguaded publicó: “Nuevas y antiguas tecnologías en la formación profesional ocupacional” , editado por Facep.
  • En 1999: «El profesor como orientador de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Bases para la didáctica de la orientación laboral, las relaciones interpersonales en el aula y la formación profesional de los profesores», editado por Facep.
  • En 1999: «Planificación, programación y evaluación de los procesos de enseñanza-aprendizaje».
  • En 1999: «El periódico en las aulas. Análisis, producción e investigación». Editado por «Grupo Comunicar».
  • En el 2000: «Metodología didáctica para docentes en la Formación Profesional Ocupacional», editado por Facep.
  • En su libro de relatos escolares «El puntero de don Honorato, el bolso de doña Purita y otros relatos para andar por clase», entra, en clave de humor, en el mundo de la escuela. Facep hizo la primera edición en 1996. La segunda edición, el «Grupo Comunicar» en 1998.

Hoy CineHistoria presenta al Profesor Martínez-Salanova, y se complace en difundir la obra de un militante defensor de la aplicación didáctica del Cine.

CineHistoria: Buenos días, D. Enrique. Díganos: ¿Qué le animó a investigar sobre las relaciones entre Cine y Educación?.

Enrique Martínez-Salanova: He sido toda mi vida, desde pequeño, un enamorado del cine y de sus entresijos. Como espectador, primero, la primera película que recuerdo es Garbancito de la Mancha (1945), de José María Blay. Más tarde, intenté entrar en sus entresijos, como extra, siempre que he podido, en Calle Mayor (1956), de Juan Antonio Bardem, era un niño que corría por allí, aunque probablemente en el montaje fui descartado entre otros celuloides. Pasé de ahí a los “cine clubs”, en los que tomé contacto con el cine no comercial y me aficioné a ver lo que hay tras las películas. El cine me ha dado mucho, he aprendido mucho con él, y sobre todo me ha abierto ventanas, me ha servido para entrar en mundos, que después he seguido estudiando. Trabajé más tarde varios años en el guión y realización de documentales didácticos y de antropología. Llevo más de treinta años dando clases. El llevar el cine a las aulas y el de investigar sobre ello venía dado. Además, una de mis especialidades en pedagogía, la tecnología de la educación, me lo hizo estudiar técnicamente, analicé y descubrí los esfuerzos didácticos y las técnicas de los directores por hacer llegar al espectador sus emociones (Eisenstein, Hitchcock y otros muchos) que me hicieron aprender mucho para presentar de otra forma mis clases, buscar otros métodos, aplicar la creatividad y la técnica de la imagen a la transmisión del conocimiento. Me ha preocupado que en las aulas entre el cine, el mundo de la creatividad y todo aquello que pueda promover nuevas ilusiones, emociones y dar paso a la curiosidad y al conocimiento. En mis clases no faltan nunca las películas. Más abajo explicaré cómo las utilizo. He investigado sobre el cine y la didáctica, y sobre las ficciones del cine, y he logrado aunar dos grandes pasiones, el cine y la didáctica, no extrañas ni al Arte, ni a la Historia, ni a la Fotografía, ni a la Antropología, ni a la Filosofía, ni a ningún conocimiento ni idea.

CineHistoria: ¿Defiende Ud. la incorporación del Cine en el currículo educativo español? Si es así, en qué condiciones.

Enrique Martínez-Salanova: Es imprescindible que el cine pase a formar parte del currículum. Merecería una asignatura en algún lugar de primaria y bachillerato. Si no es así, debiera, por lo menos, encontrarse inmerso en los currículum junto a la enseñanza del mundo audiovisual. Participo junto a un amplio grupo de expertos en el estudio de la necesidad de potenciar la enseñanza del audiovisual en las aulas. Llevamos varios años aportando ideas para que el Ministerio de Educación valore la importancia del audiovisual y lo integre en los currículum de Primaria, Secundaria y en la formación del profesorado. Aun así, aun si no estuviera en los planes de estudio, es forzoso tenerlo en cuenta como enseñanza trasversal, desde la enseñanza infantil hasta la Universidad. El cine es técnica, arte, magia, ritmo y expresión, aporta visiones diferentes sobre la problemática humana, es ficción y documento, pone a los espectadores en contacto con el mundo, el invisible, que puede aumentar, el cercano, que lo hace significativo, y el más lejano, al que trae ante los ojos del espectador. Estoy convencido de que algunas asignaturas es imposible impartirlas sin hacer uso del cine.

CineHistoria: ¿A qué niveles de la Enseñanza se dirigen Ud. y, por extensión, el proyecto que abandera el Grupo Comunicar?.

Enrique Martínez-Salanova: El «Grupo Comunicar» está presentes en todos los niveles de la comunicación, la enseñanza y el aprendizaje, formal y no formal. Lo formamos comunicadores, periodistas y profesores de todos los niveles y estilos. Llevamos más de veinte años incidiendo en la formación de profesores, publicando libros y revistas, casi setenta publicaciones hasta el momento, reuniendo expertos en encuentros y congresos, participando en investigaciones y en todo tipo de ocasiones en que la educación y la comunicación lo requieren. Nuestra revista «Comunicar», que ya va por el número 29, es la muestra de que todo esto va adelante, que existe una excelente respuesta en nuestro país, y que internacionalmente se valora nuestro trabajo.

Si alguien desea conocer al «Grupo Comunicar», sus actividades y publicaciones puede entrar en nuestra web: http://www.uhu.es/comunicar.

CineHistoria: ¿Cree que debería haber un único modelo teórico para la aplicación didáctica del Cine en el aula y, por qué no, fuera del aula?.

Enrique Martínez-Salanova: Son muchos los modelos teóricos que pueden aplicarse, tanto dentro, como fuera de las aulas. En la metodología didáctica nos movemos con infinidad de técnicas y estrategias de trabajo. Cualquiera de ellas es positiva para aplicar. Desde la más simple, ver una película y comentarla con mayor o menos énfasis, hasta plantear estrategias trasversales que se sumerjan en una película concreta, en un estilo o corriente cinematográfica, o que analicen lenguaje e historia del cine. Es un mundo tan amplio y la metodología de trabajo puede ser tan variada, que no me gusta ponerle moldes o encasillarla en modelos. Más tarde contaré alguno de los sistemas que empleo.

Como principio de didáctica general, es necesario ir de lo conocido a lo desconocido por los alumnos, comenzar por lo que ellos conocen, ver la película, sin interferencias ni clichés, disfrutarla sin corsés, después abrirla al debate. Es importante, siempre, que se disfrute de la película, que al mismo tiempo que se trabaja o aprende con una película sea posible entrar más en ese mundo. Cuando se entra, es más fácil analizar el cine, su trastienda y su lenguaje, los temas que presenta, las posibilidades que tiene y encontrar sus relaciones con el arte, el conocimiento, la técnica. Suelo ir a institutos, a reunirme con alumnos de bachillerato, establecer coloquios sobre películas. Es de una riqueza apasionante. Los jóvenes, que van al cine, generalmente sin demasiada complicación y con poca idea de complicarse la vida, cuando ven una película, antigua o moderna, en un ambiente diferente, en un contexto de debate, responden con claridad y sin prejuicios. Es una forma de iniciar en la educación sobre el cine y por medio del cine.

En Almería, se lleva una experiencia desde hace siete años, que bajo el nombre «Encuentros con Directores de cine», reúne cada veinte días aproximadamente, a un director de cine, que a veces viene acompañado de algún actor o productor, con el público. El director presenta su película, casi siempre del año en curso, y al final del film contesta a las preguntas de los espectadores. Cuando es posible, el director va a institutos o la universidad a comentar su película con alumnos. La actividad la coordina Ignacio Ortega, miembro del Grupo Comunicar y la financia Unicaja.

CineHistoria: ¿Qué opinión le merecen los nuevos métodos de enseñanza relacionados con las Tecnologías de la Comunicación (TIC)? ¿Cómo pueden casar con la enseñanza del Cine y con el Cine?.

Enrique Martínez-Salanova: Tendrían que casar. De momento, es complicado, pues se ha confundido TIC con ordenadores e Internet, los políticos prometen ordenadores en las aulas, pero no proclaman la necesidad de un verdadero aprendizaje de las mismas técnicas. Pareciera, además, que el cine y el audiovisual hubieran quedado obsoletos tras la llegada de otras tecnologías. Los actuales currículum que salen del Ministerio de Educación hablan de TIC, pero muy poco de los lenguajes en los que se basa su percepción. Del cine no se nombra nada, y de los audiovisuales, alguna pequeña referencia. Por otra parte, el profesorado que propone el Ministerio está siempre ligado a la informática, no al audiovisual. Proponemos, desde hace algunos años, que se especifiquen y valoren claramente los dos campos, y que se ponga en su lugar el mundo de la imagen, como imprescindible en los currículum de todos los niveles.

En cuanto a los métodos de enseñanza, las TIC son un apoyo importante. Nos obligan a ponernos al día, nos aportan la inestimable ayuda de comunicarnos en la red con nuestros colegas, nos hacen pensar, nos ayudan en la búsqueda de información, nos facilitan su almacenamiento y nos dan posibilidades didácticas para hacer llegar con más claridad los mensajes. Es importante ver, además, cómo cuando los alumnos deben buscar información, Internet no solamente les facilita la tarea sino que les entusiasma en la búsqueda y les enseña a saciar su curiosidad. Puedo dar ejemplos muy completos de todo esto.

En el cine, las nuevas tecnologías hacen cambiar los modos de filmación, de producción y de proyección. Tenemos acceso a las películas de modos y formas muy diferentes, cambia el lenguaje y el tiempo cinematográfico, y los argumentos nos presentan nuevas visiones de dramas humanos, de la convivencia y de la estructura social, en la medida que reflejan y se hace documento del siglo XXI.

No hay que olvidar tampoco, que los jóvenes utilizan las TIC a su modo, filman con sus móviles, cuelgan en Internet lo filmado. Es una nueva forma de captar la realidad, a veces brutal y despiadada. ¿No podríamos orientar en esa captación de la realidad hacia objetivos y filmaciones más positivas, de documental y de ficción?. Se puede propiciar la realización de pequeños cortometrajes documentales o de ficción, en los que se utilicen los recursos que cada uno tiene en su mano.

CineHistoria: ¿Qué me dice del valor documental que el Cine encierra? ¿Es el Cine sólo testimonio de la Historia Contemporánea?.

Enrique Martínez-Salanova: El cine posee un importante valor documental. No solamente los llamados documentales, que no dejan de tener su gran dosis de ficción para presentar la realidad. El cine nació documental, los primeros momentos fueron escenas de la vida callejera y rutinaria. Aunque pronto nació la ficción, en ella se pueden apreciar los modos de vida, la cultura, las corrientes ideológicas y filosóficas, y la forma de encarar la realidad de una época. Hay también cine de tendencias y pensamiento, que puede hacer conocer una determinada ideología, arte o forma de expresión. Los historiadores de Shakespeare buscan con fruición lo que se filmó de su teatro a principios del siglo XX, son documentos de inapreciable valor para conocer el teatro de aquella época. ¿Cómo se puede conocer la posguerra europea sin Ladrón de bicicletas (1948) de Vittorio de Sica, El tercer Hombre (1949) de Carol Reed, y otras muchas? ¿Y la revolución rusa sin Eisenstein y su Octubre (1927)?.

Puse a mis alumnos en una ocasión la película Raza (1941), de José Luis Sáenz de Heredia, con guión de Franco, para que conocieran el lenguaje verbal, los sentimientos y la ideología del Movimiento Nacional. A parte de que desde aquel día me miraron con más respeto por haber sobrevivido psíquicamente a aquella época, pudieron entender un poco mejor la necesidad de la transición a la democracia y el cine posterior de Saura y otros. También en las películas de tendencias antidemocráticas o fascistas, podemos encontrar la suficiente dosis de documento.

El testimonio filmado desde que se inventó el cine es inmenso, rico en situaciones, y de un valor incalculable para los historiadores. Algunas cinematecas se esfuerzan en salvar el material que se deteriora en sus almacenes. Son documentos riquísimos que dan fe de un tiempo, tanto de la realidad, como de la ficción.

CineHistoria: ¿Puede el Cine servir de ejemplo para enseñar a los alumnos episodios remotos del pasado de la Humanidad? Si es así, en qué medida y con arreglo a qué métodos.

Enrique Martínez-Salanova: Sí. En primer lugar, porque se pone en comunicación espectacular con una época que puede despertar el entusiasmo por ella. No obstante, el cine histórico necesita de análisis, estudio y debate. Cuando vi Alejandro Magno de Robert Rossen (1955), no tenía más de doce años. Fui posteriormente a la historia de César Cantú, la que había en mi casa, y descubrí que el guión estaba basado en ella. Leí más y me di cuenta de que en la película había abundantes carencias y errores. Desde esas fechas, analizo las películas de Historia para descubrir su cercanía o lejanía con lo que nos cuenta la historia. Lo mismo hice con Shakespeare tras ver Enrique V de Laurence Olivier (1944). Generalmente, las películas históricas están llenas de tópicos, inexactitudes y anacronismos. Así es el cine y es necesario adentrase en él, y de ahí, si un tema ha emocionado, ir detrás de él por otros medios para descubrir qué hay, lo real y lo falso, lo hipotético y lo posible, lo metafórico y lo poético, y compararlo con fuentes históricas, otros documentos, otras películas sobre el mismo tema.

La visión de la película Troya (2004), de Wolfgang Petersen, nos hizo entrar en la Odisea y la Ilíada y descubrir, por ejemplo, entre otras muchas cosas, que la guerra de Troya duró al menos 10 años, y no quince días, como parece indicar la película. Leímos críticas de Grecia sobre la desacertada ambientación, el inadecuado vestuario y la exagerada libertad para adaptar los textos clásicos. No obstante, los alumnos, a partir del film, entraron realmente en los textos que sirvieron de base a la leyenda y a la película.

CineHistoria: ¿Es, pues, el Cine, susceptible de incorporarse en el aula como materia auxiliar de la Historia?.

Enrique Martínez-Salanova: Estoy convencido que sí. Hay cine histórico, como hay novela histórica, bueno y malo, pero a partir del cual se puede seguir el hilo de la Historia. En algunos casos, el cine puede ser solamente motivador, en otros, verdadera referencia documental. Es muy cotizada El hombre elefante, de David Lynch (1980), muy bien documentada, que sigue los textos de la época, un caso médico real en la Inglaterra victoriana, para estudiar la historia de la medicina, por ejemplo. Existe, también, el cine etnográfico, para conocer costumbres y culturas, y las recreaciones de épocas pasadas, en algunos casos, muy bien realizadas, que pueden tomarse como documento visual para comprender mejor las construcciones, monumentos, vivienda, vestuario y costumbres de otras épocas. En todo caso, el cine también tiene historia, ligada absolutamente a la del siglo XX, a sus tendencias y movimientos políticos e ideológicos, a sus costumbres y tecnología. Solamente por ello, sería conveniente que fuera asignatura en Historia.

CineHistoria: ¿Qué actividades sugiere Ud. en el actual contexto educativo?.

Enrique Martínez-Salanova: Te cuento el método que generalmente utilizo en mis clases para futuros profesores. Ejemplo. El pequeño salvaje, de François Truffautt, que a veces presento a mis alumnos para conocer la pedagogía de una época determinada, principios del siglo XVIII. En primer lugar, se presenta el film en su contexto histórico, pedagógico y fílmico. Se ve la película. Posteriormente, en grupos no mayores de cinco, se analiza la película apoyándose en una guía de trabajo, tanto en sus aspectos fílmicos (director, lenguaje, “Nouvelle vague”, etc.), como temáticos. Más tarde, cada grupo expone su informe, y se genera un debate con todo el grupo. En días posteriores, se investiga sobre el Doctor Itard, su importancia en la pedagogía y en la educación de niños con problemas de habla, sus métodos y resultados, la educación en la época, las aportaciones que hizo para el futuro, las diversas corrientes que se observan en la película, etc. Se puede llegar hasta donde se desee. Es de inmensa importancia que los alumnos se den cuenta de que la película está basada, y sigue en algunos momentos paso a paso los textos del Dr. Itard, al mismo tiempo que como película de ficción, se permite licencias, anacronismos e inexactitudes, que es importante que el alumno descubra. Finalmente, los alumnos realizan un trabajo individual que abarca, tanto la temática pedagógica, como los aspectos cinematográficos de la película. Tanto en mi texto «Aprender con el cine, aprender de película», como en mi sitio web, «Cine y educación», expongo multitud de sugerencias y posibilidades para trabajar con el cine. Nada hay cerrado, no obstante, y la creatividad y el conocimiento fílmico de los profesores deben ponerse al servicio de la didáctica para conseguir los mejores logros.

CineHistoria: Y, por último, ¿Tiene Ud. previsto publicar alguna obra en lo sucesivo?.

Enrique Martínez-Salanova: Tengo muchas cosas entre manos, alguna de ellas, muy avanzadas, no siempre de cine. Estoy trabajando en un tema que me apasiona, que es la relación entre los medios, también el cine y la educación para la paz. No sé cuándo saldrá, pues antes que eso, hay otros temas pendientes y de urgencia que me tienen bastante atareado. La página web «Aula Creativa/Cine educación» es también un desafío maravilloso que hay que tener actualizada y que me quita tiempo para otras publicaciones: http://www.uhu.es/cine.educacion/.

CineHistoria: Muchas gracias, D. Enrique, ha sido un placer hablar con usted.


etiquetas: , , , ,

seguir leyendo...

Crucigrama de película

escrito el 15 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

La enseñanza y el aprendizaje de la Historia a través del Cine se alimenta de recursos didácticos que, como no podía ser de otro modo, deben enriquecerse continuamente. Es por ello, por lo que CineHistoria va a introducir un nuevo apartado, que se sumará al ya abultado contenido del que a día de hoy puede presumir. Sin más dilación, presentamos CruciHistoria: crucigramas de cine. El primero, aunque algo rudimentario, nos acerca a la Prehistoria e incluye, en honor a su principal objetivo, un número suficiente de películas imbricadas en ese período (huelga decir que no las desvelaré).


etiquetas: , , , ,

seguir leyendo...

Lleva el cine a la Historia

escrito el 15 de Julio de 2008 por en Cine e Historia
Hay quien, más de una vez habrá mostrado interés por algunos de los episodios históricos más relevantes de un país determinado que la cinematografía mundial o local ha tenido a bien evocar. En esta ocasión, CineHistoria propone un ejercicio tan aparentemente sencillo como útil para entender la cosmovisión que cada cadal tiene de su lugar de origen. A tal fin, se trataría de situar en el mayor número de países del mapamundi las películas que guardan relación con un acontecimiento histórico de indiscutible trascendencia. Para empezar, y permítaseme parafrasear a la presentadora del 1,2, 3, Mayra Gómez Kemp: “Por 25 pesetas, díganme películas históricas que hagan referencia a los episodios históricos más importantes de cada país. 1, 2, 3, responda otra vez. Por ejemplo: Cristóbal Colón, el descubrimiento, en España”. Para ello, ponemos a tu disposición un planisferio mudo.

etiquetas: , , , , ,

seguir leyendo...

Una declaración de principios

escrito el 14 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

CineHistoria.com reproduce aquí un artículo del Dr. Caparrós, en defensa del valor pedagógico del cine para la enseñanza de la Historia:

Introducción

“Aunque el sociólogo Pierre Sorlin, uno de los principales teóricos sobre las relaciones entre Historia y Cine, haya defendido lo contrario en Filmhistoria Online, vol. XI, núm. 1-2, 2001 (www.pcb.ub.es/filmhistoria), los que hemos seguido las huellas del pionero Marc Ferro estamos convencidos de tal posibilidad.

Sin remontarnos a las teorías del gran precursor, Siegfried Kracauer (De Caligari a Hitler. Una historia psicológica del cine alemán), que ya demostraba en 1947 cómo el nazismo o el «alma alemana» estaba implícita en la producción cinematográfica de la República de Weimar, el maestro Ferro es el historiador que más y mejor ha luchado por el reconocimiento de esta nueva forma de comprender y enseñar la Historia. No sólo con las publicaciones y los documentales didácticos que este prolífico historiador de Annales dio a la luz desde los años 60-70, sino demostrando asimismo las posibilidades del cine de ficción como fuente y agente de la ciencia histórica (Historia contemporánea y cine).

Paralelamente, surgieron en Gran Bretaña y los países centroeuropeos otros teóricos (Paul Smith, Ken Short, Anthony Aldgate, Kastern Fledelius, Nicholas Pronay, Stephan Dolezel, David Ellwood), que consolidarían lo que se ha llamado Cinematic Contextual History. Una «escuela contextual del cine» que tendría, en las últimas décadas del siglo XX, también su continuidad en España (Hueso, Monterde, Drac Màgic, Centre d’Investigacions Film-Història).

Por tanto, aquéllos que llegamos después, encontramos un terreno bastante roturado, pero todavía por desarrollar, en el ámbito académico hispano. Sólo los avances de diversos historiadores norteamericanos (Martin A. Jackson, John O’Connor… hasta Robert A. Rosenstone), que trabajan científicamente el cine como documento y «nueva escritura» de la Historia, han comenzado a recibir la aceptación del mundo universitario y de un creciente sector de aficionados.

Si en la Universidad de Barcelona, siguiendo los pasos del profesor Ángel Luis Hueso, en la de Santiago de Compostela explico la Historia Contemporánea a través de las películas desde el curso 1989-1990, en la Complutense destacan otros colegas (Emilio C. García Fernández, María Antonia Paz, Julio Montero), en cuya Facultad de Comunicación Audiovisual, el primero acaba de editar un monográfico sobre este mismo tema («Historia y Cine», Cuadernos de Historia Contemporánea, núm. 23, 2001) y los dos últimos ya han organizado las IV Jornadas Internacionales de Historia y Cine; al igual que el profesor Santiago de Pablo en la Universidad del País Vasco («Cine e Historia», Historia Contemporánea, núm. 22, 2001).

Una nueva materia de estudio

El auge que está adquiriendo esta aún joven materia, se ha plasmado en las recientes publicaciones puestas al alcance de los estudiantes. Un público intelectual, que cada vez más se asoma a la pantalla con «ojos nuevos»: viendo el filme como fuente instrumental o testimonio de la Historia.

Pues si, por un lado, las películas producidas sobre el pasado reciente (que denominamos «de reconstitución histórica», en el sentido de resurrección que le daba Max Weber) evocan mejor o peor, pero con clara voluntad historiográfica, los grandes hitos de la Historia Contemporánea, los filmes realizados en su propio periodo (llamados «de reconstrucción», según la terminología de Marc Ferro) poseen un valor socio-antropológico que, con el paso del tiempo, cobrará verdadera entidad como documento histórico. La razón es obvia: tales filmes testimonian el hoy o el ayer de los hombres y las mujeres de una determinada época, retratan a la gente, su modo de vivir, sentir, comportarse, vestir e incluso de hablar. Pensemos en Los mejores años de nuestra vida (1946) o Rebelde sin causa (1955).

Sin embargo, las películas que reconstituyen el pasado, venía a decir Pierre Sorlin (Sociología del cine) nos hablan más de cómo era o es la sociedad que las ha realizado, de su contexto, que del hecho histórico o referente que intentan evocar. Por ejemplo, La Marsellesa, de Jean Renoir (1937), clarifica más cómo era la gente del Frente Popular galo que lo que realmente fue la Revolución Francesa. Mientras la también magistral obra de Rohmer, La inglesa y el duque (2001) viene a ser una lectura «revisionista» del hecho revolucionario sobre la base de las memorias de una aristócrata coetánea. No obstante, ambas películas nos aproximan a la Revolución Francesa acaso con mayor fuerza que los libros, porque vemos y sentimos muy de cerca las vivencias de sus protagonistas.

Así, si la escuela contextual defiende el análisis del filme como reflejo o retrato de la sociedad que los produce, a la posmodernidad que promulga Robert A. Rosenstone le interesa primordialmente cómo los filmes explican y se relacionan con la Historia, o sea, el cine como otra escritura en imágenes del pasado o del mismo presente. De ahí que en 1995, este teórico rompiera una lanza en favor de la cuestión planteada al principio: «Ha llegado el momento en el que el historiador debe aceptar el Cine como un nuevo tipo de Historia, junto a la oral y a la escrita.”

CAPARRÓS LERA, José Mª. “¿Es posible explicar la Historia con el Cine?”. Diario ABC


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

La Historia en imágenes

escrito el 14 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

Robert A. Rosenstone partiendo del escepticismo inicial que puede despertar la tesis que defiende el estudio y la difusión de la Historia escrita a través del Cine, establece una tipología de géneros y subgéneros cinematográficos que constituyen un testimonio histórico. Evidentemente, el análisis histórico de un filme debe contrarrestar el influjo que este mismo ejerce en la sala de proyección, que impone los equívocos connaturales al poder de abstracción que le es propio.

Rosenstone es, por otra parte, uno de los mejores especialistas en las relaciones Historia-Cine, léelo, te gustará. ¡Ojo!, está en pdf.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

Cine y Literatura, un buen binomio

escrito el 14 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

La profesora Gloria Camarero tiene a bien presentarnos una selección de filmes adaptados de la literatura española. La referida base de datos recoge una ingente cantidad de títulos, que, a buen seguro, servirán de referencia a los estudiosos de la Historia y la Literatura a través del Cine. ¡Toma nota!.


etiquetas: , , , ,

seguir leyendo...

CineHistoria en Profes.net

escrito el 14 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

Gracias a Profes.net, CineHistoria se reserva un espacio suplementario en la red, merced al cual dispone de I.S.S.N. Desde que CineHistoria publicara una propuesta didáctica para ayudar al docente a introducir el Cine en el aula como herramienta para enseñar Historia a través de la gran pantalla, han surgido multitud de propuestas similares, afines al proyecto que forma parte del presente sitio. Como germen de otras reflexiones, presentamos nuestra particular Propuesta didáctica.


etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

Me llamo Bond… James Bond

escrito el 9 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

James BondGracias a Manuel Ariza, Bond vuelve a blandir su pistola en actitud desafiante ante el espectador hambriento de acción ,que ausculta cuantos códigos se esconden tras cada una de las trepidantes secuencias que jalonan el relato fílmico del más célebre agente del MI6 británico (permítaseme el epíteto). Lee este artículo conmemorativo que, cómo no, está precedido de una de las más aclamadas sentencias de sus películas: “Me llamo Bond, James Bond“.


etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

¿Sabías que "Los lunes al sol" no es sólo una película?

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

“Los lunes al sol” designa a un movimiento de parados franceses que empezó a movilizarse contra el desempleo y la precariedad laboral. De ahí toma su nombre la película homónima de Fernando León de Aranoa (Los lunes al sol, 2002).


etiquetas:

seguir leyendo...

¿Sabías que "El gran dictador" fue vista por Hitler más de una vez?

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

Cuenta la leyenda que el filme que Charles Chaplin rodó en 1940 provocó la hilaridad del dictador, a pesar de que condenaba enérgicamente el régimen nazi. Baste un ejemplo del mordaz humor que la caracteriza: la traducción al inglés de Hynkel, el nombre del protagonista, es “vegetaciones”, lo que da una idea de la intensidad de tan revulsiva sátira.


etiquetas:

seguir leyendo...

Amigos del Cine (y de la Historia…)

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

Durante la celebración de las Jornadas de Cine de la Almunia de doña Godina (Zaragoza, mayo de 2005), fui invitado por un buen amigo a unas conferencias sobre Historia y Cine. Allí tuve el honor de conocer a David Trueba, director de Soldados de Salamina (2003) -basada en la novela homónima de Javier Cercas-. Asimismo, durante una cena de gala, en la que se rindió homenaje al filme Un toque de canela (Tassos Boulmetis, 2003), los comensales tuvimos un reencuentro con Aurora Bautista, Star System española de películas como Locura de amor (1948). Os hago entrega, aquí, de un retazo de mi reciente pasado.

>

etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

Érase una vez… la Historia de los Estados Unidos

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

La Historia no es siempre como nos la cuentan. Este vídeo es una encomiable sátira que sugiere que la Historia de los Estados Unidos, ha evolucionado a remolque del miedo, un instrumento de segregación del que el poder dominante siempre ha sacado provecho, en especial, en detrimento de las minorías étnicas, a las que el racismo propugnado por el “White American Anglosaxon and Protestant” (WASP) o, lo que es lo mismo, por el blanco americano de origen anglosajón y de confesión protestante; ha perseguido desde sus orígenes.


etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

¿Sabías que a "Las Hurdes, tierra sin pan" (Luis Buñuel, 1933) le tocó el Gordo?

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

Luis Buñuel concibió la idea de rodar Las Hurdes, tierra sin pan en 1933, tras leer un estudio sobre el bocio en aquella paupérrima región de Extremadura. No obstante, no contaba con el capital suficiente. Un día, durante una charla con Sánchez Ventura y Ramón Acín, este último le dijo: -Mira, si me toca el gordo de la lotería, te pago esa película-. Y lo cierto es que le tocó, y en honor a su promesa, cumplió con su palabra. Vid. http://www.cinehistoria.com/las_hurdes.pdf


etiquetas:

seguir leyendo...

¿Sabías que la censura quiso ocultar la realidad social que "Surcos" (José Antonio Nieves Conde, 1951) denunciaba?

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

Surcos (José Antonio Nieves Conde, 1951) es un ejemplo de cómo la miseria rural obligó a muchas familias a abandonar el campo para migrar a la ciudad. Las dificultades a las que éstas hubieron de hacer frente fueron proporcionales a su capacidad de adaptación. Como era de prever, en muchos casos, el paro y la delincuencia se adueñaron de los barrios periféricos, por lo que ante este desalentador panorama, el franquismo solía hacer oídos sordos. En caso contrario, se ocupaba de incoar cualquier acción que pusiera sus logros en tela de juicio. Así, cuando en Surcos Pepe es arrojado por “el Chamberlain” a la vía del tren, debería haberse visto a una nueva familia apeándose de un tren con destino a Madrid. Sin embargo, la censura hizo el resto: Evitó que se pusieran de manifiesto los graves desequilibrios económico-sociales existentes entre el campo y la ciudad. En otras palabras, el franquismo reducía a Surcos a la categoría de lo que hoy llamaríamos “caso aislado”, con el fin de crear confusión en lo que podríamos interpretar como una mezcla de realidad y ficción.

Para más información, ver http://www.cinehistoria.com/surcos.pdf


etiquetas:

seguir leyendo...

¿Sabías que el estreno de "¡Bienvenido, Mr. Marshall!" (Luis García Berlanga, 1952) pudo haber desatado un conflicto diplomático?

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

La reacciones que el filme concitó en Cannes pudieron haber derivado en un conflicto diplomático, de no haber sido por las maniobras políticas del Gobierno español, que pasaban por aceptar el liderazgo estadounidense en una campaña de cesión de parcelas de soberanía. Evidentemente, dichas reacciones no constituyen la principal causa de la política de alianzas que el Gobierno franquista emprendía mediados los cincuenta con Estados Unidos, pero sí contribuían a tensar las relaciones entre ambos gobiernos. Entre las numerosas anécdotas, valga con enumerar las siguientes:

– Durante las últimas secuencias del filme, una bandera estadounidense desaparecía por un sumidero, lo que provocaba la ira del actor Edward G. Robinson, miembro del Jurado de la Sección Oficial, que hizo presión para que¡Bienvenido, Mr. Marshall! (Luis García Berlanga, 1952) no obtuviera la Palma de Oro. Es curiosa, cuanto menos, la reacción del actor, pues él mismo había sido víctima de la “caza de brujas” en su país.

– La delegación estadounidense protestó porque la película se promocionó mediante la distribución de billetes de un dólar con las caras de Pepe Isbert, Lolita Sevilla y Manolo Morán. Berlanga fue convocado a comparecer en la “Préfécture” (Comisaría de Policía) del municipio. Todo quedó en una incómoda amonestación.

– El estreno del filme coincidió con la llegada a Madrid del embajador estadounidense quien, a su paso por la avenida de la Gran Vía, creyó que los carteles que anunciaban la película se referían a él.

Hoy, todos estos hechos forman parte de la anécdota, pero, en su momento, no pasaron desapercibidos. Afortunadamente, ¡Bienvenido, Mr. Marshall! está considerada como una de las mejores películas de la Historia del Cine Español y, como tal, una fuente primaria de la mentalidad de una época.

Para más información ver: http://www.cinehistoria.com/bienvenido_mr_marshall.pdf


etiquetas:

seguir leyendo...

Imágenes para después de una guerra

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

En homenaje a Canciones para después de una guerra (Basilio Martín Patino, 1976) me he tomado la licencia de incorporar en la presente bitácora un vídeo con imágenes sobre la Guerra Civil española, que el profesor González Serna tuvo a bien exponer en la suya. ¿Sabrías identificar las canciones que en el vídeo se acompañan? Si es así, respón: ¿A qué bando pertenece cada una de ellas?.


etiquetas: , , ,

seguir leyendo...

¿Sabías que "Muerte de un ciclista" (Juan Antonio Bardem, 1955) fue todo un manifiesto fundacional?

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

Juan Antonio Bardem fue uno de los máximos promotores de las I Conversaciones Cinematográficas de Salamanca, durante el transcurso de las cuales se debatió sobre la situación social del Cine Español, que no tuvo reparos en tachar de “…políticamente inefizaz, socialmente falso, intelectualmente ínfimo, estéticamente nulo e industrialmente raquítico”. Al efecto de dotar al celuloide de un cierto valor estético y social en lo que se dio en llamar “cine de mensaje”, Bardem se apresuró a rodar y estrenar Muerte de un ciclista, filme que no tardó en levantar ampollas entre las autoridades más afectas al régimen, que, por otra parte, no simpatizaban demasiado con él debido a su filiación política. La película, que había sido catalogada como “gravemente peligrosa”, obtuvo, sin embargo, un éxito de crítica indiscutible en el Festival de Cannes.


etiquetas:

seguir leyendo...

¿Sabías que "El Verdugo" (Luis García Berlanga, 1964) no pasó desapercibido, ni en el Vaticano?

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia
  • AMADEO: Me hacen reír los que dicen que el garrote es inhumano. ¿Qué es mejor la guillotina? ¿Usted cree que se puede enterrar a un hombre hecho pedazos?
  • JOSÉ LUIS: No, yo no entiendo de eso.
  • AMADEO: …Y qué me dice de los americanos. La silla eléctrica son miles de voltios. Los deja negros, abrasados. ¡A ver dónde está la humanidad de la silla!
  • JOSÉ LUIS: Yo creo que la gente debe morir en su cama. ¿No?
  • AMADEO: Naturalmente, pero si existe la pena de muerte, alguien tiene que aplicarla.

En efecto, el embajador español en Roma, Alfredo Sánchez Bella, envió una airada carta al Ministro Español de Asuntos Exteriores en la que calificaba el filme como “uno de los mayores libelos que jamás se han hecho contra España, un panfleto político increíble, no contra el régimen, sino contra toda una sociedad”. A través de ésta y otras acusaciones, el Gobierno de Franco quiso enmascarar, aunque sin éxito, la verdadera realidad de la sociedad española. Por aquél entonces, una marea de turistas europeos invadía el país, por lo que el Turismo y la Construcción -perfectamente retratados en el filme- empezaban a despuntar de entre el resto de sectores industriales de la economía nacional, por lo que ningún manifiesto social o cultural podía enturbiar la imagen de prosperidad que las autoridades franquistas vendían en el exterior para fortalecer incipientes relaciones comerciales con sus homólogos europeos. Sin embargo, “El Verdugo” causó un revuelo internacional, porque en el filme se veía reflejada la lucha por la libertad. Las consecuencias no se hicieron esperar, y Berlanga no volvió a dirigir en España hasta 1967.


etiquetas:

seguir leyendo...

Crítica de Cine. De maestro a discípulo

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

De acuerdo con el espíritu de esta modesta bitácora, me ha parecido oportuno transcribir el modelo de crítica que ha sido convenientemente traducida del catalán al castellano de su fuente original. Preparaos para elaborar un esquema conforme a vuestra metodología pedagógica:

1. Previamente

  • Ficha técnico-artística.
  • Bio-filmografía del autor.
  • Contexto socio-político en que se realizó el filme.

2. ¿Qué hemos visto?

  • Análisis de la historia del filme (diégesis).
  • Resumen argumental.
  • Personajes: principales y secundarios.

3. ¿Cómo lo dice?

  • Análisis de la estructura fílmica.
  • Género y escuela cinematográficos.

4. Análisis del guión.

  • Lenguaje.
  • Tratamiento del espacio y del tiempo.

5. Hechos reales e imaginarios

6. Análisis de los elementos plásticos

  • Color, iluminación, fotografía,efectos y ambientación.

7. Análisis de los elementos sonoros.

  • Diálogos y música.

8. Análisis del montaje.

  • Orden de secuencias del filme.
  • Tipo y ritmo de lanarración

9. Mensaje y contenidos

  • Tesis del film.
  • Actitudes y comportamientos de los personajes.
  • Valoración estética, ideológica, sociológica y técnica.

Fuente original: http://www.xtec.cat/audiovisuals/pagines/recursos20.html


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

¿Sabías que la primera versión de "Raza" no se recuperó hasta 1999?

escrito el 7 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

RazaLa primera versión de Raza (José Luis Sáenz de Heredia, 1941), película basada en la obra homónima del general Franco, se rescató en Berlín (Alemania) en 1993, tras la recuperación de los archivos de la UFA, productora cinematográfica de la Alemania nazi. Su extravío no fue casual, pues contenía escenas de dudosa “corrección política”. Fue por esa razón, principalmente, por la que, en la segunda versión (Raza/El espíritu de una raza, 1950) se omitieron alusiones a la Falange, al anticomunismo militante o a la democracia liberal. No hay que olvidar que, por aquel entonces, España se debatía entre su apoyo a las emergentes democracias occidentales y su acercamiento diplomático hacia el gigante soviético.


etiquetas:

seguir leyendo...

Entrevista a José Mª Caparrós

escrito el 5 de Julio de 2008 por en Cine e Historia

José Mª Caparrós Lera es profesor de Historia Contemporánea y Cine en la Universidad de Barcelona, Director del Centre d’Investigacions Film-Història (Parc Científic de Barcelona) y Redactor Fundador de la revista Film-Història.

Como especialista en el cine de la Segunda República, ha publicado una treintena de libros, entre los que cuentan: Arte y política en el cine de la República (1981), El cine español bajo el régimen de Franco (1983), El cine español de la democracia (1992), 100 grandes directores de cine (1994), 100 películas sobre Historia Contemporánea (1997/2004), La guerra de Vietnam, entre la historia y el cine (1998), Historia crítica del cine español (1999), Estudios del cine español del franquismo (2000), El cine de fin de milenio (2001), Breve historia del cine americano (2002), La cuestión irlandesa y el IRA (2003), Historia del cine europeo (2003) y Una historia del cine a través de ocho maestros (2003).

El Dr. Caparrós fue, además, vicepresidente de la International Association for Media and History” (IAMHIST, Oxford), y en la actualidad es miembro de la Academia Española de Artes y Ciencias Cinematográficas. Ha pronunciado multitud de conferencias en países como Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, Países Bajos, México, Brasil, Chile, Colombia, Perú, Turquía, Marruecos, Rusia, Israel, etc. Hoy continúa impartiendo clases en la facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona y difundiendo el estudio de la Historia a través del Cine. NOTA: para obtener más información, hacer “clic” aquí.

CineHistoria: Buenos días, Sr. Caparrós. Para empezar, le agradecemos nos brinde la oportunidad de colaborar con CineHistoria. ¿Podría decirnos cómo surgió Film-Història?

Film-HistòriaJosé Mª Caparrós: Buenos días, y bienvenidos. Pues bien, en 1983, con motivo de mis contactos profesionales con los maestros de las relaciones entre la Historia y el Cine, Marc Ferro y Pierre Sorlin, principalmente, y la asistencia a congresos internacionales enviado por la Universidad de Barcelona, decidí fundar con otros colegas el Centre d’Investigacions Film-Història, para el estudio y la didáctica de las Ciencias Sociales a través del séptimo arte.

IamhistAsí, en 1991, creamos una revista de investigación, con el título de Film-Història, siguiendo el modelo del famoso “Historical Journal of Film, Radio and Television” (Orford) y “Film and History” (New Jersey), de periodicidad cuatrimestral, en inglés, castellano y catalán. A final del siglo, habíamos llegado a 30 números. Y al iniciarse el milenio, decidimos continuar la publicación en Internet, con la misma periodicidad: ahora es digital y se titula “Film-Història On-line” y se puede leer en esta web del Parc Científic de Barcelona: http://www.pcb.ub.es/filmhistoria. Al final de cada año, la editamos en CD-Rom y la “descolgamos” de la red, para dar paso a los nuevos números. Vamos, por tanto, por el volumen XV, nº 1 (2005).

Film-HistCineHistoria: Háblenos del Centre d’Investigacions y de quiénes lo integran.

José Mª Caparrós: El Centre d’Investigacions Film-Història está integrado en el Departament de Historia Contemporánea de la Universidad de Barcelona (UB), donde trabajo como profesor titular de Historia Contemporánea y Cine. Desde el año 2000, estamos también adscritos al Parc Científic y a la Fundació bosch i Gimpera de la UB . Como no tenemos ninguna finalidad lucrativa, recibimos ayudas de empresas del sector; concretamente, de Cinesa, Yelmo y Filmax, a quienes asesoramos y para las que hacemos trabajos de investigación.

Rafael de EspañaEl centro está integrado por una veintena de miembros: 10 ya son doctores, otros están realizando sus tesis y unos pocos somos de plantillas: Director (José Mª Caparrós Lera), Director Adjunto (Rafael de España), Secretario (Magí Crussells), Asistente de Informática (Andrés Expósito) y Asistente de Investigación (Elisabet Loperena).

Asimismo, tenemos un Patronato presidido por José Batlle y Julio Fernández, y un Consejo Asesor de catedráticos de la Universidad de Barcelona (UB).

Magí CrusellsCineHistoria: ¿Cuál es su línea de investigación)

José Mª Caparrós: Nuestra línea de investigación es la escuela anglosajona denominada “Cinematic Contextual History”; es decir, cómo las películas (para nosotros, ¡todas son históricas!) sirven para explicar la sociedad, pues retratan más el contexto en que han sido realizadas que el referente histórico que intentan constatar. Es, pues, la utilización del Cine como testimonio de la Historia, como reflejo de las mentalidades contemporáneas, y medio didáctico para la enseñanza de la Ciencia Histórica. A tal fin, en 1992, organizamos un Congreso Internacional sobre “Guerra, Cine y Sociedad “, en el que participaron algunos miembros especialistas extranjeros. La Generalitat de Catalunya nos subvencionó; la conferencia internacional fue en inglés, catalán y castellano. Al año siguiente, editamos las Actas; fue el lanzamiento internacional del Centre d’Investigacions Film-Història.

CineHistoria: ¿A qué público se dirige? ¿Qué se propone?

José Mª Caparrós: Nos dirigimos a universitarios, pero también, a aficionados del séptimo arte y a los cinéfilos. Todo aquel que esté interesado por el empleo de las películas como documento histórico o medio didáctico tiene cabida en nuestro Centro de Investigaciones.

Nos proponemos la normalización del arte fílmico como testimonio de la Historia, sin más. De ahí que publiquemos varios libros cada año, y colaboremos con numerosos artículos en diversos medios de comunicación difundiendo este propósito. A tal fin, también organizamos ciclos y jornadas especializadas, aquí y allende las fronteras. Por ejemplo, hemos impartido cursos y seminarios sobre cine español en diversas universidades estadounidenses, de Gran Bretaña y Latinoamérica. Asimismo, publicamos un libro en inglés (“The Spanish Cinema: An Historical Approach”) y tenemos una colección de libros de cine, en la que han visto la luz en castellano cinco volúmenes.

Seguimos investigando el cine como testimonio histórico -especialmente, el español- y cada año se defienden tesis doctorales sobre este tema, realizadas en el Centre d’Investigacions Film-Història de la UB. Como el 2008 se cumplirá el 25 aniversario, esperamos celebrar estas Bodas de Plata de forma sonada, con nuevas publicaciones y eventos.

CineHistoria: Antes de acabar ¿qué nos sugiere, Sr. Caparrós?

José Mª Caparrós: El reconocimiento del Cine como fuente histórica -de webs como CineHistoria y revistas digitales como CineEduca – es el mejor regalo que me pueden hacer, como promotor en España de esta nueva vía investigativa, en este cuarto de siglo que llevo dedicándome a las relaciones entre la Historia y el Cine.

CineHistoria:  Pues bien, Sr. Caparrós, como deudores de este legado, también nosotros nos proponemos difundir esta línea de investigación, y extenderla, si cabe, a otros niveles de la Enseñanza reglada. Le damos las gracias por su colaboración, y nuestra más sincera enhorabuena por un proyecto, que ya es una herencia común a todos nosotros. Hasta pronto, Sr. Caparrós.

José Mª Caparrós:  Hasta pronto, ha sido un placer.


etiquetas: , ,

seguir leyendo...
Aprender a Pensar